20 años de la muerte de Freddie Mercury: Alma de arte y de mercurio

20 años de la muerte de Freddie Mercury: Alma de arte y de mercurio

Hace justo 20 años uno de los músicos más versátiles que nos ha entregado el rock  nos dejó, así de simple. Si su muerte  en primeras instancias de alguna forma fue enigmática, también lo fue su niñez, de la cual él mismo se encargó de que no se supiera mucho.

Y es que Freddie Mercury siempre tuvo esa aspiración cada vez mayor con lo grandilocuente o quizá hasta divino,  que renegaba de su infancia en Tanzania o de su estadía en el internado Indio donde se educó. Un internado con costumbres y formas de educar bastante rígidas, lo cual suena casi paradójico dado el espíritu liberal y su pasión artística la cual siempre llevo consigo. Quizá esto mismo gatilló con más fuerza a que abriera más aún sus alas de libertad.

Freddie no tan solo poseía una voz de oro y un talento extremadamente genial para componer música, de joven adquirió una gran virtud para realizar bocetos y diseños de moda, los cuales incluso él mismo vistió en sus teatrales actuaciones junto a Queen. Más adelante inclusive asesorado con profesionales del estilo como Zandra Rhodes, quien vistió y diseñó para toda la movida glam rock setentera en sus comienzos y quien  finalmente terminó diseñando hasta para la princesa Diana de Inglaterra.

Esta alma artística en Freddie y su admiración por otras vertientes derivaron a que se inclinara incluso por la ópera, realizando hasta un disco en 1988  llamado Barcelona junto a la robusta cantante de ópera Montserrat Caballé. Mercury siempre estuvo ligado a este estilo incluso desde las trincheras del rock, su obra maestra ‘Bohemian Rhapsody’ es en forma el gran tributo que le rindió a esta representación artística.

Además fue un maestro del disfraz, los colgadores de Mercury cada vez eran mas abundantes con esas estrafalarias vestimentas con que solía  ir a fiestas transformistas junto a sus amigos. Eran años de locura. Su compañero de juerga Mick Rock  tildó a esas decadentes noches junto a Mercury en Nueva York como el lugar donde pudo haberse infectado el VIH, el lugar fatídico donde tantas jornadas de buen rato pasó pero que le jugaron la peor de las pasadas.

Muchas veces se le llamó la Edith Piaf de los ochenta, con un alma avasalladora, encantadora, Mercury era una caja de sorpresas y cada persona a la cual conoció no pudo hacer más que rendirse hacia sus encantos. Un ser humano íntegro y completo que daba gusto seguirle el paso y reír a carcajadas  con su genialidad o llorar desconsoladamente con las consecuencias de su infortunio.

Freddie Mercury perfectamente pudo haber sido un artista o intelectual incluso, pero donde pudo desarrollar toda esa ambigüedad , libertad y ambiciones de grandeza fue justamente con el rock , el cual reúne todos estos elementos. Si uno hace el trabajo de revisar personajes que hayan desarrollado más que una carrera, una experiencia de libertad con la música y definitivamente encajar y haber hecho lo que se te plazca y conquistando y haciéndolo bien ese es Freddie Mercury en Queen.

¡Grande alma de Mercurio!, como una de las primeras letras que salieron de tus plumas y que te apellidaron además, te saludamos y te estaremos agradecidos eternamente por todo tu legado y la emoción que nos has transmitido con cada una de tus canciones. Gracias por explotar a niveles inimaginables tu tremendo talento y arte y entregarlo hasta la eternidad.

Patricio Avendaño R.

Patricio Avendaño

Un comentario en «20 años de la muerte de Freddie Mercury: Alma de arte y de mercurio»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.