Cancionero Rock: “Autobahn” – Kraftwerk (1974)

Cancionero Rock: “Autobahn” – Kraftwerk (1974)

Los Beatles del laboratorio, los papás de Nine Inch Nails. Pioneros, eternos. No es fácil destripar las obras seminales de los robots de Düsseldorf, porque todo su aporte parece haber sido resumido en la primera línea de este texto; pero nunca estará demás enfatizar que fueron implacablemente detallistas y jugados por la innovación, y que esa marca los distinguió para siempre. ¿Cómo lo hicieron? haciendo jugar la fantasía con los sintetizadores; experimentando con esta mezcla, que fue tierra de siembra para la semilla de la música electrónica y que logró volverse una posibilidad artística tan válida como la de Presley, Beatles, Hendrix y otras figuras de esa talla.

La fundamental unión entre Hütter y Schneider, más la ayuda de Wolfgang Flur  en percusión y de Klaus Roeder en violín y guitarra, dio su primer gran fruto en “Autobahn”, un single de exquisita mixtura, dinámico y original, de naciente rock progresivo, de sonidos de motores, de carreteras. Cualquier grupo synth posterior a ellos , y hasta bandas de la actualidad de la electrónica progresiva, se miraron en el espejo de Kraftwerk y en “Autobahn”, para trabajar con una base sólida de sofisticación pop.

Escrita por Hütter y Schneider, inspirándose en la carretera que iba de Colonia a Bonn y que había sido recién inaugurada, la idea principal era captar la emoción de recorrer esa autopista: la soledad del viaje, la velocidad del motor, la radio como compañera. Sensaciones. Esa era la base de su propuesta. La introducción nos va metiendo en su atmósfera apacible e innovadora, como si desde ese auto se observara el futuro a través de su ventana. Ralf y Florian le cantan a la autopista con algunos ritmos motorik, con varias capas de sintes analógicos, secciones de viento, efectos trabajados. Quizás sin quererlo, estaban bajando la bandera para la exploración ilimitada de las posibilidades de la electrónica; y si a eso le agregamos las letras,  que eran muy simples pero igual de definitivas, nos ponemos en los zapatos de quienes dieron el primer paso para el tecno pop.

A menudo utilizamos mal los adjetivos que dan cuenta de la genialidad, de la trascendencia de algo, pero para describir “Autobahn”, el término “pionero” nunca tuvo más sentido. Como Conny Plank lo fue para el krautrock, Kraftwerk se sentó en el ritmo minimalista de una novedosa batería electrónica (patentada por Florian y Ralf), un reluciente minimoog, los sonidos metidos al procesador análogo ARP, para armar el diseño, la estructura de un sonido de vanguardia, el que ahora es reconocido como un manual absoluto para todo lo que vino después, y para lo que puede seguir germinando de estos 22 minutos excepcionales.

Macarena Polanco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.