Chile y Megadeth: El eterno romance salvaje

Chile y Megadeth: El eterno romance salvaje

Hoy uno de los pilares fundamentales del metal mundial aterriza en nuestro país ya por octava vez, en lo que debe ser el precedente de una de las bandas que más ha sellado su romance con nuestro país y vaya que si ha sabido corresponderlo.

Pero no por la cantidad de veces que la banda ha venido este concierto viene a ser menos interesante, la banda de Dave Mustaine se encuentra en un buen momento precedido de discos que han traído de vuelta el sonido de las raíces de la banda. Desde ya el 2008 que Mustaine y cia. se propusieron esta tarea después de algunos lanzamientos algo fallidos y flojos en recepción como ‘Risk’ o ‘The System Has Failed’, discos que reflejaron en parte un cierto decaímiento en el plano de composición por parte de Megadeth

Pero la incorporación de Chris Broderick en el 2008 en la plaza de guitarrista no cabe duda que revitalizó la energía de la banda y con un gran álbum lanzado el año 2009 como ‘Endgame’ la banda logra recapturar de excelente forma el sonido de sus más aclamados discos como ‘Rust in Peace’ o ‘Peace Sells But Who’s Buying?’ incluso, trayendo el sonido del thrash más visceral de sus primeras  incursiones a finales de los ochenta pero con una cuota de modernidad al mismo tiempo. Ese lanzamiento sirvió para que la banda regresara a nuestro país primero el 2010 donde vinieron a celebrar los 20 años de su aclamado álbum «Rust in Peace», tocándolo totalmente completo y luego, con el lanzamiento de otro gran disco como ‘Th1rte3n’ del año 2011, cerrando uno de los escenarios del Festival Maquinaria.

Echando mano al «currículum» de la banda en Chile recordemos que  incluso años atrás se ha despachado conciertos que han hecho historia, muy recordado es su concierto de 1994, era el primer show de Megadeth en Chile en ese entonces Estadio Chile (ahora Víctor Jara) con la formación Mustaine, Friedman, Menza y Ellefson, es decir, muy clásica, aunque con  un set algo corto (15 canciones), pero que sirvió de pie para que Megadeth quedará bien enganchado con  el fervor de un público chileno sediento de rock en vivo por esos años, por lo cual deciden volver el proximo año en 1995 en el marco del ‘Monster of Rock’, el primer festival de esta índole que se hacía en Chile y que congregó a bandas del calibre de Faith No More y Ozzy Osbourne, entre otras.

Luego 1998 vería el regreso de Megadeth a Chile, esta vez en el rebautizado Víctor Jara nuevamente, concierto el cual al contrario de sus primeras presentaciones, iba a ser bastante generoso en cuanto a setlist, de hecho 26 fueron en esa oportunidad, cosa que se repetiría para su concierto del año 2005 en el Court Central del Estadio Nacional, en lo que se recuerda como uno de los mejores shows de la banda y con una curiosa formación acompañando a Mustaine: James MacDonough en bajo, Shawn Drover en batería y Glen Drover en guitarra.

Luego llegaría su show del 2008 donde nadie pudo irse disconforme, aunque el setlist nuevamente se redujo  a la mitad en comparación con su anterior show, era la gira del “United Abominations”, disco que tuvo mejor recepción que sus álbumes anteriores, los cánticos «¡Megadeth, Megadeth!» y la incondicional entrega no se dejaron esperar en lo que fue un encantamiento ya a esas alturas recíproco entre banda y público.

Esta vez la cita será especial por partida doble, ya que en dos shows seguidos la banda estará tocando completo otra de sus obras cúlmines como ‘Countdown to Extinction’ y al día siguiente todo un clásico del thrash metal mundial como ‘Peace Sells But Who’s Buying?’, así que las expectativas están altas y no cabe duda que la devoción que genera la banda en nuestro país sabrá corresponderse tal cual lo ha hecho durante toda su historia.

Nada más que esperar, ya con ésta y la de mañana serán nueve los shows de Megadeth en Chile, impresionante. Y al parecer, la respuesta sigue siendo la misma y aún más, aumenta.

Patricio Avendaño R.

 

Patricio Avendaño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.