«Hail to The King»: Avenged Sevenfold expandiendo territorios

«Hail to The King»: Avenged Sevenfold expandiendo territorios

2013 nos presentaba unos pulidos y quizá maduros Avenged Sevenfold, ya lejos de sonido speed y algo melancólico de sus inicios (Waking the fallen – City Of evil) los oriundos de Huntington Beach regresaban con un cristalino pero poderoso sexto disco; Hail to the King era la nueva excusa con que los A7X pretenden entrar de lleno en las grandes ligas del rock y convertirse en unos de los grandes referentes del metal americano.

Producido por Mike Elizondo, el quinteto americano demostró que tiene pergaminos de sobra para conquistar otras audiencias, tomando como punto referencial la transversalidad como ente sonoro, en Hail to the King nos invitan a pisar el acelerador y disfrutar de un disco muy poderoso en su sonido, y que contiene canciones más compactas sin notar el lucimiento que antiguamente demostraban sus integrantes cuando el hombre que estaba detrás de los tambores era el fallecido baterista James Sullivan – The Rev-.

Clara muestra de esto es advertir que al minuto y medio de reproducción del track que abre el álbum; Shepherd of fire podemos encontrar referencias a singles de otras bandas que ya conquistaron el orbe con un sonido más ganchero y menos denso. El tema que da nombre al disco, Hail to the King tiene todos los elementos que demuestran que A7X puede ganarse el corazón de rockeros mas tradicionales y de los metaleros old school que gustan de melodías Megadethianas, aquí los seis cuerdas Vengeance/Gates se lucen por su feeling y total control en pos de buenas canciones. El sonido de batería es potente y su ejecución precisa, la que rememora el sólido trabajo que realizo un baterista danés en un exitoso disco de caratula negra, argumentos que por cierto debe tener el nuevo baterista Arin Ilejay (ex Confide).

Doing time le saca partido a la voz del corpulento Mr Shadows, y su galopante ritmo e intensión nos recuerdan el debut de unos probados Velvet Revolver en 2004. This Means War, nos recuerda a ese danés baterista y su banda de dantesco éxito en 1991, a ratos parece un tributo pero de los buenos, quizá sea la manera en que A7X agradece a los de San Francisco su “apadrinamiento” como banda referente del rock americano de los nuevos tiempos. Requiem tiene un comienzo muy a lo Queen, similitud sónica que por estos días ocupan unos populares Ghost, sonidos como este confunden la recepción de Hail to King, siendo que la banda tenía un sonido tan distintivo hace un par de discos, hoy en las dos últimas menciones parecen realizar un absurda copia. Quizá este sea el punto más bajo de Hail to the King.
Heretic (que por momentos revive el Avenged de Waking), Coming home y la épica Planets (elixir de metal moderno) traen de vuelta lo cabreado y pichanguero de los primeros Avenged Sevenfold con velocidad y emotividad como puntas de lanza de la parte final del disco, pero si se advierte el filtro que les impuso el querer abordar más con menos.

Crimson day pone la nota de contemplación, que junto al track que cierra el disco Acid Rain van por la tangente reflexiva o madura que mencionamos, aquí incluso ocupan el manoseado recurso del piano que ya escuchamos en otro disco primordial de 2013 –sí, QOTSA- sería injusto tachar a Hail to he King como un disco carente de ideas, ya que al escucharlo lo asociamos de inmediato a elementos que ya probamos en otros consagrados del ramo. Lo que si merece mención es la intención de pulir el sonido de una banda que ya tenía terreno ganado en sus huestes y que decida expandir su sonido hoy, después de los ejemplos de Metallica y otros que supieron como evolucionar y escapar de etiquetas estrictas que tiene el rock más duro, no hacen más que valorar la potencia y producción de Hail to the King, un disco que sin duda seguirá creciendo en sus escuchas.

Por Nelson Silva A. 

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.