La oscuridad y el doom se apoderaron de MiBar con la solidez de Mourning Sun

La oscuridad y el doom se apoderaron de MiBar con la solidez de Mourning Sun

Pese a que el frio gélido de las últimas semanas ha amainado un poco, Santiago de noche en Barrio Italia recibió nuevamente un halo de frialdad lúgubre y muy atmosférica con la bienvenida a una banda que goza de una solidez a nivel internacional. Hablamos de Mourning Sun, desde hace varios años cultores de un doom muy anclado en los clásicos como The Gathering, Paradise Lost o My Dying Bride, pero que ha mutado en interesantes vueltas de llave a su sonido, variando entre aquellas vetas underground del estilo a las propuestas más melódicas y reconocibles del género, que solo en contados casos puede gozar del mainstream o reconocimientos masivos. A bar lleno se presentaron dejando una ovación y un grato momento en una noche de metal de primera mano en el barrio, donde muchas cosas pasan un sábado por la noche.

Con ‘Vena cava’ de su álbum «Último Exhalario» (2016) arrancaban los verdaderos latigazos de doom guitars mezclados con la deslumbrante voz de Ana Carolina, quien con su apariencia mística y entregada por completo a la música se convirtió en una cálida anfitriona de una noche de penumbras, pero con una calidad en la ejecución y sonido que las pocas vistas en la capital. 

Hablando de la gente, de su público, de los que viajaron desde regiones la vocalista hace una afrenta a las «nuevas y viejas conexiones» que llegan a ser partícipes de la versión 2022 de la banda. Se dieron el tiempo de mostrar cosas de su nuevo trabajo «Bahia Desolación» que está en etapa de finalización, hasta los cimientos de su trabajo como el tema «Cabo de Hornos», con la vocalista luciéndose con efectos vocales espectrales que de verdad sorprendieron a un público entregado a esta secular simbiosis entre la conexión geográfica mezclado con el peso de los riffs de las guitarras de Rodrigo Morris y Ramón Pasternak aclimatadas para la ocasión. 

Guiños a referentes obvios como «Mandylon» o ‘Nightime Birds» del ala más pesada de The Gathering llegaban, junto con el tema que dará nombre al nuevo álbum. Ana Carolina se dio el tiempo para presentar a sus compañeros de banda que la acompañan antes de cerrar con «The Exhaustion of Life», tema de su split de 2018, sellando todo de una forma ceremonial y contundente alrededor de una hora de presentación, entregando tanto la rudeza característica del peso de sus instrumentos, como oníricos momentos bajo el hechizo de una encantadora calma. 

Patricio Avendaño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.