La pluralidad de Primavera Sound Santiago: De cyborgs, ternura y revelaciones urbanas femeninas

La pluralidad de Primavera Sound Santiago: De cyborgs, ternura y revelaciones urbanas femeninas

La ansiada espera terminó. El parque Bicentenario Cerrillos se llenó de luz y energía para dar inicio a la jornada inaugural de la primera versión de Primavera Sound Santiago de Chile. La convocatoria inició con una apertura de puertas a las 14:30 horas, proceso que se caracterizó por la coordinación logística que hizo de esta bienvenida, una sin mayores aglomeraciones. 

A las 16:00 horas irrumpe en escena la banda andaluza Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, quienes con especial enérgica rock, se inmiscuyen en la vertiginosidad de la psicodelia, la que sumada a una identidad propia del flamenco, hacen de este show una de las sorpresas y los puntos altos de este inicial encuentro. 

CHAI: La versatilidad cyborg en clave rosa

Si tuviésemos que definir en una palabra esta primera jornada de Primavera Sound Santiago de Chile, sin duda sería la palabra: Puntualidad. Una palabra que reviste de responsabilidad, respeto y perfecta coordinación, una descripción también extensible al carácter y puesta en escena de la girlband japonesa CHAI. 

Exactas las 17:45 las y los asistentes al evento se agolpaban en el Punto Ticket Stage. Suaves colores rosados pastel revisten el escenario que tendrá como protagonistas a las cuatro Nagoyesas que desde el minuto uno, buscaron diversas estrategias idiomáticas para conectar con un público que las quiere a rabiar. Ni un español bruto, mucho menos un inglés de compleja pronunciación fueron obstáculos para que la querida girl band se conectara con este público chileno que tranformó esta presentación, es una fiesta con pop de color. 

Pese a que la girlband se presentó con un setlist similar a lo realizado Primavera Sound Sao Paulo, en Chile apostaron por un show levemente más largo, dotando de profunda relevancia la articulación entre la multiinstrumentalidad de cada integrante, y la virtuosidad interpretativa por medio de coreografías perfectamente sincronizadas, que dejan de manifiesto la impecable armonía entre lo auditivo-sensitivo y visual. 

La máxima sorpresa del show para el público chileno, fue el potente repertorio de covers con el que CHAI conquistó a las y los asistentes de este espectáculo, puesto que no solo dejan de manifiesto desde donde se construyen las bases influenciales, sino que también da cuenta de la transgeneracionalidad y atemporalidad con la que articulan tan potente sonido y puesta en escena. Por lo mismo, lo que en su momento inició como una perfecta performance, en el transcurso de la presentación nos vemos envueltas y envueltos en un gran karaoke con Daft Punk, Pharrel Williams y las Spice Girls. 

Kevin Kaarl: La simplicidad de la ternura en clave post-folk

Siendo las 18:45, Primavera Sound Santiago de Chile duplicaba la masa de asistentes. Ya conocidos los escenarios Punto Ticket y Bits, ahora decidimos tomar un respiro en el escenario Santander para sucumbir ante el mexicano Kevin Kaarl y su nuevo trabajo discográfico: Paris Texas. 

Con especial candidez Kevin Kaarl irrumpe en escena. Se siente la ternura, se siente la simpleza, y también se siente el afecto de un aguerrido público que no sabe ni de frío, ni de cansancio. Ante esto la simpleza de una particular camisa roja y el poder que solo te otorga la delicadeza de una guitarra, sensibiliza en un espacio de completa seguridad, a las miles de personas que disfrutaron su show.

La desbordante humildad se hace presente en el artista, puesto que el mexicano no teme en conversar con su público, al parecer Kevin escucha a todas y todos quienes quieren hablar con él. Desde lejos una pareja comenta a viva voz el profundo orgullo de su relación de larga data, por lo que el ideólogo de “Amor viejo”, les dedica “te quiero tanto”, track que con tenues trompetas unifica un sentimiento de desbordante alevosía. 

Con íntimas grabaciones familiares en el fondo del escenario, Kevin Kaarl abraza al colectivo que le secunda en el track “Es que yo te quiero a ti”, expresión de lenguaje cotidiano que en este momento pluraliza un amor emancipatorio de profundo apoyo e incondicionalidad. Nos despedimos de Kevin bajo los últimos rayos de sol, una postal poética en términos artísticos para una jornada inolvidable en código Primavera Sound Santiago de Chile. 

El posicionamiento de la escena urbana femenina en Primavera Sound

Una de las características diferenciadoras del arribo del festival Barcelonés en territorio nacional, fue la posibilidad de albergar tantos sonidos, como diversidades melómanas, y el fenómeno ocurrido a las 21:30 en el parque Bicentenario Cerrillos fue una excelente prueba de ello; puesto que mientras la mayoría de las y los asistentes habitaba la emotiva presentación de Beach House en el escenario Santander, Akriila apostaba por un punzante y directo trap en el escenario Bits. 

Con eternas trenzas rojas que decoraban su cabello, Akriila apuesta por un outfit en que el non-gender se hace carne. Shorts anchos y poleras sin mangas serían la única pista que tendríamos para saber que en este show, el frío no existe, acá se vacila el trap, la palabra certera, la realidad apabullante y el poder desbordante de una mujer que se construye en sinceridad sin miedo a enunciar sus propias reflexiones. 

Desde el fondo se escucha que Akriila es la “más dura de Chile”. Calificativo que fuera de contexto, puede tener graves consecuencias; pero para la ideóloga de “VATA” esto solamente materializa la fuerza y potencia con la que cimenta su puesta en escena. El escenario se tiñe de rojo, rojo sangre, rojo rabia, rojo fuego; casi como un símbolo tácito de que la mujer en TRAP, también puede desdeñar los estereotipos de género y reconstruir con punzante valentía el rol de la mujer en la música urbana. 

Una de las características más llamativas de esta primera versión de Primavera Sound es la mezcla de géneros musicales. Y a pesar de la impronta más alternativa o indie que caracteriza al festival, la música urbana ocupa un espacio importante en esta versión. DJ Lizz (artista chilena que ya había participado en la versión europea del festival mostrando material de sus EP’s y singles) entregó su cuota de trap, neoperreo y música electrónica en el escenario Bits con un set variado que encendió a los asistentes.

Lo propio con AKATUMAMY, la dueña de «Visera Yankee», otra impulsora chilena del neo perreo que se subió al escenario con una performance estrictamente provocadora, artística y visual sin dejar la ternura de proyecciones de Hello Kitty por ejemplo, y posada en un trap de tintes estéticos de lo que mejor entrega o quiere transmitir el estilo, tal como si estuviese filmando un videoclip full producción, pero in situ, arriba del escenario; en tanto destacamos además la performance de Aura Bae, la joven oriunda de la Población Santa Julia de Macul, quien creció bajo los aleros siempre nutrientes de la calle como el freestyle pero que está con la expansión musical siempre en la mira. “No sé si me siento parte de un estilo, me gusta toda la música. Lo que yo hago es urbano, en ese sentido, me podría identificar con eso desde el lugar en el que estoy trabajando, me muevo en el hip hop, el reguetón y el trap. Eso es a lo que apunto”, contó hace un tiempo y su performativa hace un buen viaje por todo lo que la identifica.

Fotos: Jerrol Salas/ Cristián Calderón

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.