Los Tres en Matucana 100: Una noche de Rarezas y nostalgia

Los Tres en Matucana 100: Una noche de Rarezas y nostalgia

Cuando una banda como Los Tres anuncia que hará un tour con el nombre Rarezas, el fanático de siempre espera esas canciones que en su época tenía que rebobinar con lápiz bic para darse el placer de volver a escucharlas, esas que no sonaban en la radio ni en cadenas de video. La cita del 27 de agosto en la explanada de Matucana 100 fue el sitio perfecto para que se congregaran esos mismos fanáticos más otros quizás más jóvenes a revivir esos viejos momentos.

 

La banda comandada por Álvaro y Roberto presento un sólido setlist de rarezas y viejos conocidos éxitos, esos mismos que si se escuchaban en radio y Tv. El show originalmente estaba pactado para abril de 2020, pero como sabemos fue en ese mes que se inició el periodo de cuarentenas a nivel nacional para evitar el avance de infecciones por Covid. En agosto 2022, esas mismas canciones sonaron nostálgicas por todo lo que evocan, pero el dúo nacional aprovecha de alimentar alguno de sus éxitos con colaboraciones como la de Jazmín Gómez en Moizefala (1995) y Quizás con quien (2015). Hábilmente la banda divide el show en dos tiempos, es un setlist largo y el frío de la noche aún de invierno en Santiago, obligaba al respetable a sacudirse y tomar una pausa necesaria.

El Rey del mariscal, Flores secas, El haz sensor, No es cierto, Agua fría fueron parte del show rarezas entre otras más icónicas como Traje desastre y No me Falles, cosas más nuevas como Seguir hasta que salga el sol (EP Por Acanga), y un momento que fue para escuchar de rodillas la gigante Amores Incompletos (1991) que suena, limpiamente, igual que la versión original.

Para el encore, solo “sandias caladas” el modo karaoke ya era una necesidad, pasaron Sudapara, Camino, La Torre de Babel, Déjate caer, Amor Violento –con dedicación de Álvaro a Olivia, su hija- la inclusión de un guerrero de mil batallas como Cuti Aste en He barrido el sol y La espada & la pared, advertían el final de una noche de reencuentro para Los Tres con su viejo repertorio de canciones algo extraviadas ante tanto hit que moldeó el cancionero nacional, y esos viejos éxitos que cantamos en cualquier fiesta o junta de cualquier buen día de gloria. A modo de desahogo ya se hace absolutamente primordial que Henríquez y Lindl hagan las paces o sellen un buen acuerdo con la otra parte faltante de la banda: Molina y Parra. Y así podamos ver al menos una vez más a la banda chilena que conquistó y dominó el mercado de la música local en los años 90’.

Por Nelson Silva A. 

Fotos: Cristian Calderón 

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.