Pedro Aznar: La belleza inmarcesible de la prosa poética

Pedro Aznar: La belleza inmarcesible de la prosa poética

Pensar en el reencuentro implica muchas veces habitar el terreno del deseo, una articulación compleja entre la proyección temporal de un futuro que -en efecto- es ideal, pero que eventualmente se transformará en parte vívida de la consecución de una utopía. Reencontrarnos desde la piel, desde la cercanía y también sintonía con una colectividad que luego de cronologías sociales estancadas en el tiempo, dan cuenta de la necesidad de experimentar este reencuentro desde el anhelo, y de esto es lo que nos comenta Pedro Aznar ad-portas de iniciar su participación en la primera edición del Festival Únicos: “Estoy bien, muy contento. La verdad, están siendo meses muy lindos, también de mucho trabajo. La vuelta a los escenarios y el retomar el trabajo con la gente, me tiene muy muy contento”.

La marca temporal pandémica en la trayectoria existencial de Pedro, es un tópico relevante en esta discursiva, puesto que reflexiona profundamente respecto a la impronta psicosocial que comprende el encuentro físico en marcos de la dialéctica presencia/ausencia, por lo mismo es que el ideólogo de “A Primera Vista” nos señala: “Yo creo que recién ahora nos estamos dando cuenta todos y todas lo duro que fue. Creo que al poder volver a tomar contacto y al poder volver a vivir de una manera más normal -por decirlo de alguna manera- nos damos cuenta de lo duro que fue todo ese tiempo, y lo difícil que fue de cuánto pesa el aislamiento”.

“Yo creo que nos ha hecho también revalorizar la proximidad, el contacto humano y el hecho de poder disfrutar de un concierto, de una conferencia, de ir al cine, de hacer actividades que nos congregen, que nos convoquen, con las cuales podemos disfrutar todos juntos, porque es una gran parte de lo humano, y haberlo perdido fue muy traumático. Yo creo que por eso ahora que estamos volviendo a sentir la emoción de estar juntos, nos damos cuenta lo difícil que fue atravesar todo ese tiempo de aislamiento”.

Esta profundidad reflexiva por parte del músico, le ha permitido mirar con distancia y repensar la ejecutiva propia de sus shows, encontrando en este contexto un verdadero espacio de redefinición de su propia puesta en escena “En lo que ha modificado [la pandemia] es que los shows que estoy haciendo este año, de hecho son shows de reencuentro. Como tal son shows que están llenos de clásicos, porque es un poco como un volver a encontrarnos después de un larguísimo tiempo, un larguísimo y desolado tiempo, así que es necesario que sea una fiesta, entonces, están todas las canciones que aseguran eso, que este show sea una fiesta”.

Bajo esta arista es que la creatividad se toma la conversación. Por lo mismo, es que se hace imperativa la contemplación de la articulación de la poesía y la música, como nodos de acción creativa en lo propuesto por el músico, por lo mismo es que nos invita a sentarnos y contemplar la belleza conciliadora de la poesía en toda expresión de arte “Yo siempre digo que la mirada poética es un requisito esencial para cualquier artista. No importa a qué disciplina se dedique, sea la danza, sea la escritura, sea el teatro, lo que sea tiene que haber una mirada poética, una mirada sensible del mundo para poder comunicar de manera poética lo que uno quiere decir, porque en definitiva es eso, esto es comunicar una mirada incisiva con el mundo, pero que a la vez es estética y la poesía tiene esas dos características, va al fondo de las cosas y las muestra con belleza”.

“A veces con belleza salvaje, la belleza no siempre tiene que ser… cuando decimos belleza muchas veces pensamos en que la belleza es lo armónico, lo suave y no, es furiosa, es salvaje y es bella, y es atormentada. Pero yo creo que esa mirada debe estar en primer lugar, en el corazón de un artista para que después comunique en su obra eso mismo, más allá de la disciplina a la que se dedique. Y para mi escribir poesía es algo que nació conmigo, y después se trasladó a la música, y el hecho de hacer canciones. Y si bien, escribir poesía o escribir prosa, también escribir cuentos -yo también escribo cuentos- es escribir literatura, escribir canciones no es solamente escribir literatura, porque si bien las letras de las canciones son poesías, a su manera, también están imbricadas con la música. Entonces, van de la mano con lo musical”.

Ante esta línea argumental es que hace manifiesto aquel vívido recuerdo del abrazo que se materializa en el poema “Carta de amor urgente a la tierra de mis hermanos”, escrito que en tiempos álgidos y nebulosos se transformó en una carta de esperanza a un pueblo habita en una constante herida abierta, por lo mismo es que el artista nos comenta que “Para mi fue una necesidad imperiosa escribir eso, y estar presente y hacer fuerza junto con ustedes. Le tengo un inmenso cariño a su querido pueblo, y también he de reconocer que el cariño con el público chileno es mutuo, yo creo que es de ida y vuelta”.

Sobre esta arista de articulación de lazos entre pueblos hermanos, es que emerge la experiencia discográfica de “Abrazo de Hermanos”, álbum de estudio lanzado el pasado 2019 que fue trabajado en conjunto con el cantautor nacional Manuel García “Es un disco que lo quiero mucho. Quiero muchísimo a Manuel, es un gran, gran artista y un gran amigo, y trabajar con él fue una alegría inmensa y es algo que va a continuar por muchos años más si quiere. Nos entendemos muy bien, y un poco como que completamos uno las ideas del otro, somos un muy buen complemento”.

Ante esto, es que también nos comenta sobre el nuevo sencillo lanzado con el ideólogo de “El Viejo Comunista” agregando que la canción “Un Rey y un Diez» la empezamos haciendo durante los conciertos de abrazo de hermanos, donde además se dio que grabamos el disco, decidimos poner música del repertorio del uno y del otro. Y «Un Rey y un Diez» es una canción de él que cantaba yo, y había otras canciones mías que cantaba 100% Manuel, por lo que dijimos ¿Y qué pasa si cada uno de nosotros se mete en el mundo del otro y lo reinterpreta?, y eso es una canción que me fascina, es una canción bellísima. Y tiempo después, cuando Manuel hizo un disco de dúos me preguntó si quería grabarla junto con él, y por supuesto que acepté inmediatamente porque es una canción hermosa”.

Cerramos la conversación con profundos agradecimientos y buenos deseos, acciones que dan cuenta de la grandeza indiscutible del trasandino fanático de Pink Floyd que se presentará en territorio nacional este viernes 26 de agosto haciendo un repaso por sus más grandes éxitos en la primera versión del Festival argentino “Únicos” en territorio nacional. Entradas por Puntoticket.

Karin Ramirez Raunigg

De música, libros y otras cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.