Pentagram: La armonía oscura y el renacer de una leyenda

Pentagram: La armonía oscura y el renacer de una leyenda

La noche del 8 de septiembre quedará marcada en el almanaque de conciertos que han hecho historia en Chile, y de seguro será parte de las efemérides de recordar para todos los asistentes y amantes del buen metal, ya que Pentagram una de las bandas más importantes, prolíficas y además progenitores clave del doom metal, se presentó en Santiago, no decepcionando a ningún fan. Y sólo el hecho de estar ahí sería un recuerdo histórico y digno de mantener en la memoria de los melómanos metaleros.

Club Blondie, 19:00 y contando, salían a escena los chilenos de El Gran Temor, banda que resalta ese legado de los sonidos rockeros de los 70, temas como Infortunio, Jugando con la Muerte, Años Sabáticos, Lagrimas de Ácido y el Tiuke, canciones que hicieron vibrar a un público que ya empezaba a llenar espacios en la mítica discoteque.

Ya a las 20.00 horas salía al escenario los connotados Poema Arcanvs, haciendo cabecear a los melenudos que disfrutaban de su sonido macabro, dando esa atmósfera de desolación, mezclando el death/doom metal con sus letras un tanto románticas, depresivas y llenas de misticismo, temas como Brave, Isolation, This Once Long Road, Heaven y Consummatum Est, nos daban a entender el manejo musical de cada integrante, su potencia escénica, técnica y gran profesionalismo. Ya hacia el final Claudio Carrasco,  su vocalista se despedía, no sin antes mencionar el último tema preparado, The Crawling Mirrors, donde desatan esa energía que hace vibrar a todos los presentes.

21:04 horas, los integrantes de Pentagram empiezan a salir a escena, saludan a un público que los aclama, pero más aun llamando a escena a la leyenda Bobby Liebling, el que no defraudó preparándose para soltar a todo pulmón la clásica “Run My Course”, la que generó la ovación generalizada de todos los asistentes, y ya era un hecho el enorme frontman creador de esta clásica banda estaba frente a sus seguidores haciendo lo que mejor que sabe, atraer la atención de todos con sus vibrantes movimientos y su enorme voz que a pesar de los años sigue intacta.

Siguen temas como “Starlady” y “As no More” los que son parte de la esencia de la banda por su marcado estilo doom, pero cuando los acordes de “The Ghoul” aparecen sabemos que estamos en presencia de una leyenda viva del metal mundial, un tema clásico que cumple con todos los aspectos sonoros de Pentagram, voz limpia, acordes bajos, solos de guitarra cautivantes, y una poderosa batería, hacen del ambiente propenso hacia una misa lúgubre y mística.

Es la noche de clásicos y llegan sin pedirlos, “Review Your Choices” y “Be Forewarned”, la fuerza de un tema hipnótico y la belleza casi espiritual respectivamente, de dos temas que no pueden faltar en ninguna presentación de la banda, llevados a una depresiva agonía vocal que, es automática de las raíces de los norteamericanos, cuando “Sing of the Wolf (Pentagram)” sale a la luz, se convierte en uno de los clímax más potentes de la noche, es hora de saltar, mover la cabeza con mayor rapidez y ya entregarse a la majestuosidad de Bobby y compañía.

“When the Screams Come” otro clásico de su gran álbum Day of Reckoning, hacia disfrutar la lúgubre y lenta melodía de la belleza oscura del metal, pero con “Dying World” volvemos a la rapidez de las cuerdas y la aguda perspicacia vocal de Liebling, hasta ese momento es un recorrido solo por álbumes clásicos como, Relentless, Review Your Choices, Show ´Em How, pero “Devil´s Playground” dijo lo contrario, tema de su último álbum del 2015 Corious Volume, disco que hizo renacer a Bobby Liebling después de una larga adicción a las drogas, pero que gracias a sus amistades, su mujer y su pequeño hijo logro superar y revivir el legado marcado que aún tiene con el metal.

Ya sabemos que el final se acerca, volvemos a su primera placa con el tema homónimo “Relentless” que más se puede pedir si lo mejor ya se había entregado, pensamos que sería el final, pero el cierre preparado nos daría una balada de aquellas “Last Days Here” que a más de alguno emocionó por la grandeza de su ejecución, el final que nadie quiere llega con “Forever My Queen” tema que en su momento fue adelantado a su era y que además hizo encender antorchas y bengalas para despedir a la banda con fervores y ovaciones de todos los asistentes, Liebling se despide agradeciendo la energía y entrega de los fans que llegaron para llenar ese vacío que por años les fue esquivo, pero que gracias a la negación de Caronte de llevar el alma de Bobby al hades nos fue permitido verlo, y nos recuerda que las leyendas nunca mueren.

Carlos Ramirez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.