Queen: “Made in Heaven” y el espíritu eterno de Freddie

Queen: “Made in Heaven” y el espíritu eterno de Freddie

Parlophone / Hollywood Records, 1995

Con esa frase, John, Brian y Roger firmaron los créditos del último álbum de Queen. Qué difícil debe haber sido para ellos finalizar la mezcla y producción sin la presencia de su amigo, pero escuchando su voz en cada tema, subiendo y bajando el volumen sin su aprobación, pero tratando de que resultara el mejor homenaje o la mejor despedida. ¿Cómo grabar sin la genialidad del frontman? ¿Cómo pensar en hacer música sin la guía de un maestro en lo vocal y en lo emotivo?

La música de Queen ha marcado la vida de, al menos, 3 generaciones. No sólo por la brillante banda sonora que nos legaron luego de 15 discos, sino porque la presencia imponente de Freddie Mercury trascendió la música e hizo trascender, junto con él, a la banda. El disco fue lanzado el 6 de noviembre de 1995, aunque desde 1991 ya en los estudios de grabación Freddie empezó a dejar su voz plasmada en distintos tonos, matices, colores; pues los médicos habían sido claros con el diagnóstico. Fue el último trabajo editado junto a Freddie y al bajista John Deacon.

El álbum se caracteriza por la presencia de mucho piano, acordes melódicos, la voz de Mercury en distintas dimensiones pero siempre potente, sobresaliente. Brian May señalaba después que aunque no pudiera mantenerse en pie, la voz le salía del alma. No eran necesarios tantos arreglos ni tanto barroco, con pocos elementos ellos hacían de un álbum una presentación aún más sublime que las que tenían en  el escenario. El tema que le da título al álbum fue single del primer álbum solista de Mercury, por 1985. El grupo recupera la canción y eleva un poco más la voz de Freddie. Es una de las canciones alabadas por la crítica y tiene un tono dramático insuperable.

Made_in_Heaven_single_(1985)

‘Let Me Live’ tiene toda la potencia de la balada rockera tan característica de la banda, aunque también escuchamos influencia gospel. La emotividad inunda, da escalofríos. Si bien el tema tuvo que se ser remezclado por algunos líos legales, el mensaje es poderoso y es uno de los buenos temas del disco. ‘Mother Love’ tiene la profundidad de las letras de Queen. El mensaje potente, el minuto reflexivo. Más que escuchar la melodía hay que escuchar la letra, la que parece escrita desde una experiencia muy profunda, parece venida del interior más desgarrado del autor. Alcanza notas muy altas, siendo una pieza totalmente virtuosa. La retrospectiva final, que llega hasta el llanto del bebé, evoca la vida que llega al fin, pero también la esperanza de un recomenzar en algún otro lugar.

‘Too Much Love Will Kill You’ es un tema multi premiado. Tuvo su lugar especial en el concierto tributo a Mercury, ganó un premio Ivor Novello y la banda la tocó junto a Luciano Pavarotti. ‘It’s a Beatiful Day’ tiene todo el lado rockero de la banda y muestra otra faceta, de la misma canción, que es el primer track. De la elegancia suprema al rock clásico y mostrado en una sola canción. Buen y genial experimento.

Álbum extraño pues se empieza a armar con Freddie Mercury en vida y se termina de ejecutar con todo el cerebro creador de Brian May y compañía. Si Freddie sabía que iba a morir, su premisa fue encerrarse en el estudio y sólo grabar y grabar voces para la posteridad. Era su deseo, que todo siguiera normal, que los arreglos y virtuosismo de sus compañeros hicieran el resto. Si bien la crítica fue muy dispar, y al principio no se arrodilló a los pies del álbum, pienso que fue el cierre perfecto de un ciclo tan virtuoso, lleno de clase, de influencia y de creación, el perfecto adiós de sus amigos a su líder y el mejor broche de oro para los sentidos fans. Hecho en el cielo, por uno de los dioses del rock.

Por Macarena Polanco G. 

Macarena Polanco

Un comentario en «Queen: “Made in Heaven” y el espíritu eterno de Freddie»

  1. Emocionante hasta los huesos este ‘Made in heaven’, aunque como todo disco de Queen… no funciona en su totalidad, aunque debe estar dentro de lo que más se acerca al objetivo.
    Freddie está inmenso, como siempre, pero el contexto provoca que sus interpretaciones calen más hondo que lo habitual. Lo que logra en ‘A winter’s tale’, ‘Too much love will kill you’ o la mencionada ‘Maden in heaven’, que decir, de otro planeta. Sencillamente único.

    Hermosa despedida que, por cierto, debieron asumir Taylor y Brian May, quienes lamentablemente desde ahí le han sacado dinero sin parar a la «máquina Queen» y al recuerdo de Freddie. Son una verguenza esos dos.

    Saludos!
    http://politomusica.blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.