«Quema y Sana»: La emotiva noche de Angelo Pierattini en Teatro San Ginés

«Quema y Sana»: La emotiva noche de Angelo Pierattini en Teatro San Ginés

La noche de domingo 26 de junio quedará marcada para los asistentes cuando Angelo Pierattini celebró sus 14 años de carrera solista donde el público fue totalmente cómplice de un show muy íntimo. El espectáculo contó con destacados invitados de la música nacional. El equipo de Nación Rock fue testigo de esta especial noche para Pierattini. 

La advertencia estaba hecha: el show empezaría a las 19:00 horas con puntualidad, algo que respetó el grueso del público, además el teatro era perfecto para refugiarse del frío de invierno. Con un sobrio juego de luces que generaba intimidad y un sonido de alta calidad, la gente fue testigo de «Quema y Sana», show que será lanzado como disco en vivo a fines de este 2022. Un público transversal en edad fue testigo, seguidores desde los orígenes y rostros más nuevos que se encantan con el trabajo actual de Angelo Pierattini, músico nacional que de alguna manera consagra una carrera prolífica con el show de anoche.

Las encargadas de abrir el show fuero Dúo Pajarito, conjunto de música criolla peruana. Con una interpretación sensacional, estas dos mujeres se apropiaron del espacio sacando lo mejor de sus voces. Acompañadas de tres guitarras cantaron canciones como «Mariposas del Amor», «Te Vi Una Vez» y una polka llamada «Carnaval».

Esta armoniosa apertura calentaba motores para la aparición de Angelo Pierattini y su banda, conformada por Dominga Corral en el acordeón, Felipe Salas en batería, Pablo Jara en bajo, Martín Silva con guitarra acústica y Nicolás Quintero en piano. Los aplausos no demoraron en surgir desde las butacas y junto a un inspirado Pierattini acompañaron mas de una hora de show. 

El histórico miembro de Weichafe interpretó canciones de distintas etapas de su carrera solista, en su mayoría del último disco «Soy Un Aprendiz», lanzado en 2021. Así, el público coreó temas como «Amor por mi Condena» y el cover a Jorge Gónzalez «Carita de Gato».

Angelo Pierattini ha destacado como músico en diversos frentes, componiendo música para metrajes y colaborando con diversos artistas, amigos que esta noche lo acompañaban, tales como el guitarrista Miguel Molina, persona que le devolvió la fé en la música según confesó el cantante. Pierattini interpretó canciones como «Desayuno Chino» del disco «Fuego en Los Andes» (2012). Luego de esto hubo un espacio en que Angelo tocó canciones en solitario, generando una conexión inequívoca con el público en el Teatro San Ginés, lo que comenzó con «Tontos Bichos de Hoy», para seguir con «Vampiros» y «Las Cosas Simples», canción que compuso para Weichafe y que transparentó marcó un antes y un después en su carrera como compositor. 

 

En este punto de la noche comenzaron a aparecer mas invitados, uno de ellos fue el histórico líder de Electrodomésticos y productor, Carlos Cabezas. Con quien cantó a dos voces, acompañados por el acordeón de Dominga Corral, la canción «Alma Desierta», tema profundamente melancólico. Luego apareció sobre el escenario Dulce y Agraz, con quien interpretó «Luz de Noche». Belencha fue otra de las invitadas quien destacó por su voz. 

Entre canciones Angelo aprovechaba de conversar con su público, que tras aplausos y risas fue testigo de un invitado muy especial. Porque acompañado de su banda, Pierattini interpretó «Prisionera» de Zalo Reyes, y el «gorrion de conchalí» estuvo presente de manera digital, al proyectarse un video de él cantando uno de sus mas grande clásicos mientras la banda acompañaba en el escenario.

Hacia el cierre de la jornada subieron al escenario Pablo y Felipe Ilabaca, con quienes cantaron canciones como «Ella y Yo» del albúm «Baila Dios». Para finalmente cerrar con «Soy un Aprendiz«, canción de su último disco. Entre aplausos y gritos fue una noche inolvidable para Pierattini y su público, un músico que da muestras de su creatividad y no se cansa de seguir en esta búsqueda tan humana de algo que no se ha visto, pero que la música acerca desde la sensibilidad.

Sebastian Vargas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.