Mark Farner en Chile: El arrollador paso de la vieja locomotora

Mark Farner en Chile: El arrollador paso de la vieja locomotora

Una verdadera locura fue lo que se vivió anoche con Mark Farner y el lujo de banda que trajo de soporte en su regreso después de doce años a Chile. Ya para las 20:30 hrs. mucho público había ingresado al recinto del Teatro Caupolicán y de ahí casi llegando a las 21:00 casi todos los sectores se fueron copando, en cancha si bien se encontraba bastante poblado, no estaba atestado, lo cual nos daba la libertad de movernos de lado o buscar la mejor ubicación.

A las 21.00 en punto ya estaba Mark Farner y cia. abriendo los fuegos con ‘Are You Ready’, uno de los clásicos más reconocidos de la banda. Desde el inicio pudimos notar un Farner muy jovial y movido. El resto de la banda consistía en dos músicos de color como Lawrence Buckner (The Doctor of Funk) en bajo y voz, y Hubert (The Bomb) Crawford en batería y voz acompañando, además del veterano tecladista Karl Propst, quien entraba y salía de escena según el tema lo requería.

Y es que esta banda se comportó de forma incombustible durante todo el concierto, lo que sucedió fue ‘Foot Stompin’ Music’ y el clasicazo ‘We’re an American Band’ con ya todo el Caupolicán totalmente entregado al delirio y la excitación del hecho de poder revivir estas gemas del rock de todos los tiempos. Luego sonó ‘Paranoid’ , una canción que no avejenta nunca y que se caracteriza por tener un poder en el bajo demoledor y muy bien ejecutado por Buckner. También la pedalera sirvió para los poderosos efectos en ‘Mr. Limousine Driver’ y hasta que llega el primer respiro donde Farner aprovecha de refrescarse y saludar al público.

El regreso fue con’ Shinin’ On’, ‘Some Kind of Wonderful’ y la muy emotiva ‘Mean Mistreater’, donde los dotes vocales pese a la  avanzada edad de Farner pareciera que permanecieran intactos, pudimos dar prueba de aquello sobre todo en las canciones que requirieron de mayor registro, realmente sorprendente como se mantiene el vocalista norteamericano, digno de todo elogio.

Llega el turno para más clásicos de la talla de ‘Bad Time’ y la inesperada ‘Sin’s a Good Man’s Brother’, con el joven baterista calzando unos guantes blancos con ribetes rojos y haciendo gala de todo su talento. Con ‘The Loco-Motion’ la audiencia se prendió aún más de múltiples colores para corear a todo pulmón este gran cover de la banda, y lo que siguió era un momento muy esperado, hablamos de ‘Heartbreaker’, donde se sintió la emoción y alegría al mismo tiempo en todo este ambiente de fiesta que se vivió en pleno.

Llega el momento de la primera despedida y tras un par de minutos el solo de batería infaltable en un concierto de esta índole, esta vez con el propio Mark Farner acompañando después de un lapso en unos tambores improvisados. La tremenda ‘Inside Looking Out’ se vino a continuación provocando nuevamente la euforia, la jam ya conocida para este tema con Farner tocando la armónica incluso. El cierre vino muy romántico con ‘I’m Your Captain’ y previas palabras de Farner indicando que era una canción para todos los que necesitáramos amor.

La despedida fue caótica, el Caupolicán casi se vino abajo pidiendo el regreso de estos monstruos del rock, pero ya todos sabíamos que con lo que había entregado ya era suficiente, tuvimos derroche de espectáculo y por sobre todas las cosas de rock y del directo, sin mayores trucos ni parafernalia. Un gran regreso de Farner a nuestras tierras y una delicia poder haber revivido estos grandes clásicos de una de las bandas más influyentes en el rock contemporáneo como lo son los inolvidables Grand Funk Railroad. Nadie de los que pudimos haber estado presentes en esa acalorada noche podrá decir que la pasada de un grande del rock pasó en vano, sin duda un gran concierto que quedará para el recuerdo en nuestras memorias.

Patricio Avendaño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.