Sobernot: Destroy (2022)

Sobernot: Destroy (2022)

Cuando una banda de metal reúne todos los elementos necesarios para abrirse paso a través del profundo underground nacional habla de un proceso profesional, de perseverancia extrema y por sobre todo de exigencias tanto personales como grupales, eso y más es Sobernot, la banda chilena de extreme groove metal que desde el 2014 tienen más de un reconocimiento en la escena metalera nacional.

Sobernot enfatizan en la destreza musical, endureciendo el ataque instrumental que demuestran al modernizar el abordaje de estilos thrash, progresivo, nu metal y death, haciendo que su música sea arrolladora. A esto se les suma sus letras que abarcan desde la crítica social hasta las complejidades de la industria musical. Es así como Sobernot se está convirtiendo en una de las bandas líderes en su género dándonos a entender que el metal nacional no tiene nada que envidiarles a grandes bandas internacionales y es aquí en Chile donde se gesta un sonido capaz de competir en las grandes ligas de metal extremo.

Este 7 de julio han estrenado su nuevo larga duración Destroy el cual está masterizado por el reconocido productor sueco Tony Lindgren de Fascination Streets Studios, quien ha trabajado con bandas de la calidad de Sepultura, Opeth, Kreator, entre otros. El arte de la portada fue creada por el artista británico Sandeev Reehal de Shindy Design, quién además trabajo en la portada del próximo álbum de los brasileños de Sepultura.

El pasado 14 de abril lanzaron su primer sencillo Servants of the Yellow King el cual para su guitarrista principal Pablo La’Ronde “nació como obertura para nuestro show junto a Exodus en 2019 y ahora es parte de nuestro nuevo álbum, un viaje por el death metal, progresivo y thrash que sin duda representa la evolución de la banda. En cuanto a la letra, la canción está inspirada en la primera temporada de la serie de cine noir True Detective”. Este tema contiene estilos marcados de groove y progresivo, instrumentos acelerados definidos por tempos feroces, la voz limpia pero ruidosa de César le añade ese peso esencial para hacer de este tema uno de los mejores del disco.

Su segundo single, Smoke Masters (Gimme my money back) lanzado el pasado 9 de junio donde Pablo La’Ronde señala: «Esta canción contiene todos los elementos que nos gusta de nuestra música, una intro muy pesada, elementos del thrash clásico pero también algo de nü metal en los versos, un coro en que puede parecer raro para algunos pero para nosotros encaja perfectamente con el groove, un break progresivo en el medio y melodías inolvidables”. Aquí se deja caer una avalancha del más puro thrash sin dejar de lado su estilo y manejo propio del groove el cual dominan a la perfección.  

Ambos temas vienen acompaños se sus respectivos videoclips los cuales se pueden visualizar en sus redes sociales. Otro de los temas que destacan el álbum es “No Mercy” el tema que abre disco, el que se puede describir con un sonido metal más rápido consecuencia de sus influencias aceleradas como; Pantera, Cannibal Corpse o Megadeth, es un tema agresivo que te golpea la cabeza, sus acordes son muy enérgicos, el uso del pedal (zumbador) proporciona una unidad sónica al disco.

El tema “Across the toxic dew” es el tema que a bandas como Sobernot les permite desplegar su técnica y manejo vocal e instrumental, se destaca el rango vocal y la fuerza de Cesar, es un momento de calma en el mar de armónicos pinch, gruñidos y blast beats, esta canción es absolutamente destructora, y el intercambio entre las notas altas y limpias de Cesar y la guitarra de Pablo es lo que realmente hace la canción, temas como este hacen recordar la gran Cemetery Gates de Pantera. “Killer Winter (Psicosis Cover)” tema perteneciente a la banda Rancaguina de death/thrash metal Psicosis de su Ep Hate Regressions del 2002, Sobernot le da ese toque distinto para hacerlo aún más thrash, potente, acelerado el cual denota distinción al tema original el cual logran hacerlo propio, voz gutural y agresiva, se hace notar el aumento en la velocidad del riff, se agradece la intensidad que provoca cada acorde que ilustra su obsesión por narrar el lado oscuro del metal chileno.

Por Carlos Ramírez 

Nacion Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.