Videografía Rock: «One» – Metallica

Videografía Rock: «One» – Metallica

Metallica en su etapa thrash ochentera nunca fueron muy expertos en hacer videoclips, pese a la cantidad de himnos que cosecharon en esa etapa en que sí podrían haberlos hecho, pues no les interesaba mucho, aunque ya llegando a los noventa el «mercado» del videoclip como apoyo de promoción a singles se iba abriendo cada vez más. «One», es uno de los videos más oscuros y escalofriantes de la banda, pues la historia que se cuenta en la letra es bastante similar.

Fue de casi terror psicológico cuando llegó «One», un sencillo sobre un soldado cuadripléjico que rogaba por su muerte. «Cuando estábamos escribiendo el álbum Master of Puppets, a James (Hetfield) se le ocurrió la idea: cómo sería si estuvieras en esta situación en la que eras una especie de conciencia viva, como un ‘Basket Case’, donde no podrías comunicarte con cualquier persona a tu alrededor», dijo una vez Lars Ulrich. «No tenías brazos ni piernas, obviamente no podías ver, oír ni hablar» y eso es justamente lo que le pasa al personaje principal en ese impactante video.

Y si la idea surgió años atrás y no se había hecho mucho al respecto, la repasaron a fines de 1987, cuando sus mánagers lo hicieron con la idea de convertirlo a video desde la novela anti guerra de Dalton Trumbo y su película Johnny Got His Gun, que relataba la agonía de un patriota soldado estadounidense, Joe Bonham, en la Primera Guerra Mundial, que despierta un día y encuentra que un campo minado le había despojado de sus extremidades, ojos, oídos y la mayor parte de su boca, pero aún podía pensar y sentir. En la novela (y aunque no lo consigue) decide ser puesto en una caja de cristal para ser expuesto por todo el público y mostrar los verdaderos horrores de la guerra, que es el propósito de esta especie de «trilogía» (novela/película/video) que bien contó Metallica.

Su condena es terrible. Es un trozo casi inerte que clama por su muerte. Eventualmente mediante código Morse en la almohada, les pide a sus doctores que lo maten. Metallica no se sacaba esa historia de la cabeza y lo dimensionaron tan bien musicalmente, poniendo un sentimiento devastador en las letras y sus versos construidos y una rabia inmensa en el epílogo basado en riffs thrash cual ametralladora durante casi ocho minutos y dejando uno de los mejores solos de guitarra de la historia. Resultó en un improbable hit, un video musical inolvidable con imágenes de la película y una victoria, en la categoría Best Metal Performance, por primera vez en su historia, en los Grammy, para la banda de San Francisco.

Quizá no hay una creación propia de video tan genuina, pero estos trozos de la película, combinados con las dantescas interpretaciones de Metallica, en plena era «…And Justice for All» nos dejaron más que una épica canción, incluso hasta el día de hoy, junto con una sabia reflexión anti bélica al respecto.



Por Patricio Avendaño R.

Patricio Avendaño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.