2×1: «God Save the Queen» The Sex Pistols vs. Motörhead + Bonus track

2×1: «God Save the Queen» The Sex Pistols vs. Motörhead + Bonus track

Una de las más radicales declaraciones de todo ese raigambre contestatario del que fueron característicos los Sex Pistols claramente fue su insulto a la monarquía y a todo el establishment británico. La banda de Johnny Rotten, Sid Vicious y Steve Jones y su vulgar e incendiaria letra desafiaba más que a la propia Reina Isabel II de ese momento, a la burguesía, y por lo demás salían en defensa de la raza obrera como tendrían que declarar más tarde. Por supuesto, que esto a la realeza no le cayó para nada bien y simplemente no se quería creer lo que esta banda estaba representando para la juventud en ese momento, más aún con la reciente elección de «la dama de hierro» (Margaret Thatcher) al gobierno británico en 1979.

La canción, que sin duda es uno de los grandes clásicos de la banda, emblema de su único y decidor disco «Nevermind the Bollocks», cuenta con la ya legendaria anécdota de haber sido intencionalmente tocada al frente del Palacio de Westminster, el día que la Reina celebraba su aniversario en un bote en el río Támesis, hecho que finalmente nunca se llevó a cabo debido al arresto policíaco del que serían víctimas; más tarde, se rumoreó que todo era parte de uno de los trucos publicitarios de su mánager Malcom McLaren, quien se había hecho un especialista en ese tipo de ‘pillerías’ y que fue hombre clave en lo que se llegó a convertir la banda.

La canción, compuesta por frases como «There is no future in England’s dreaming», fue considerada himno de la actitud punk británica desde entonces y el rock que caminó posterior a su lanzamiento no quedaría del todo indiferente, pero veamos a los Sex Pistols primero:

Motörhead por su parte y Lemmy Kilmister hacen su versión en su álbum «We Are Mötorhead» del año 2000, una versión que es casi un tributo a los pioneros punk rockers británicos. No cabe duda que la actitud de la banda quedó plasmada en la oferta de Motörhead y Lemmy Kilmister, ya que más que algo de actitud punk rock tiene, y aunque su sonido está considerado dentro de la rama del heavy metal, el propio Lemmy se ha encargado de refutar añadiendo «nuestra música es sólo rock’n roll».

El sencillo es recordado por su videoclip, en el cual aparecen sobre un bus recorriendo calles de Inglaterra y con la propia reina conduciendo, más aún se ven muchos chicos punks dentro del público de su concierto. Una cruza perfecta de actitud punk y rock’n’roll que ha caracterizado a los ingleses.

No podemos terminar este artículo sin mencionar a otros grandes, en este caso del thrash metal, hablamos de los incombustibles Anthrax, quienes también tomaron toda la locura del punk para provocar sensaciones de catarsis en sus canciones. Siempre con el factor lúdico por delante y en su época seminal grabaron esta canción. Fue parte de su EP «Armed & Dangerous» de 1985, primer lanzamiento de la banda, con una formación que se anteponía con la clásica estructura que más adelante iba a dar mucho que hablar, claro que con los clásicos Joey Belladona y Frank Bello en voz y bajo respectivamente, con Scott Ian y Dan Spitz en las guitarras y con otro clásico como Charlie Benante en la explosiva batería. Una sucia y agresiva versión que no podíamos dejar fuera:

Patricio Avendaño

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.