2×1: “I Shot the Sheriff” Bob Marley vs. Eric Clapton

2×1: “I Shot the Sheriff” Bob Marley vs. Eric Clapton

Bob-Marley-I-Shot-The-Sherif-381630

Posiblemente algunos lectores se pregunten qué relación tendría una canción emblemática del reggae con el rock. En primera instancia la verdad es que, bastante poco, pero no hace falta indagar mucho para empezar a encontrar enlaces y conexiones entre estos dos estilos de música. No por nada el gran Bob Marley fue introducido al Rock & Roll Hall of Fame el año ’94.

Si bien, es a este último a quien hay que darle todo el crédito de la composición de este famosísimo tema, es un tal Eric Clapton el que lo lleva a lo más alto de los rankings el año 1974. En su época de absorción musical nivel esponja, como él mismo lo ha descrito en entrevistas, Clapton trabajaba en el “461 Ocean Boulevard”  y, aunque él mismo creía que su versión no se debía incluir en el EP final porque a su juicio no hacía justicia a la versión original de Bob y los Wailers, ‘I Shot the Sheriff’ terminó siendo lanzado como single del disco, llegando al número 1 en distintos rankings, entre estos el Billboard Hot 100.

Acá La versión original:

125930-a

Curioso que uno de los temas que más se aleja de la enorme influencia bluesera que tuvieron sobre Eric los capos del blues como Robert Johnson, B.B. King, Buddy Guy y otros, terminara siendo el único que se tomó la cima del Billboard. Más aún, terminaría siendo una canción prácticamente infaltable en la mayoría de los conciertos que tendría Clapton por venir y que ha tocado para audiencias hasta esta década. Afortunadamente para todos sus seguidores, ahora internet nos permite revivir todas las versiones de las que hay registro, siendo quizás la más memorable, la del festival Crossroads del año 2004.

Camisa manga corta, shorts hasta bajo la rodilla y un bailecito, todo da la impresión de una naturalidad y soltura que pegan excelentemente con el reggae de ‘I Shot the Sheriff’. Es justamente lo que transmite Eric durante los casi 9 minutos que hizo durar esta versión del tema, de los cuales cada segundo parece una fiesta. Pero, es desde el minuto ‘5 y hasta el final de la canción que Clapton se luce con uno de los solos improvisados más notables que se le haya escuchado. Simplemente da una clase magistral de cómo se debe tocar guitarra ante miles de espectadores haciendo parecer como si esa Stratocaster de pinta caribeña no fuese más que una extensión de su fisonomía.

Resulta impresionante como a sus 70 años, como todos los músicos de esa generación dorada que aún siguen esparciendo su magia por el mundo, Clapton siga llenando estadios, organizando festivales y regalando presentaciones de primera categoría.  Es de suponer que, simplemente, el talento no envejece.

Por Felipe Pérez Lagos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *