2×1: “Tears” Rush vs. Alice In Chains

Referirse a “2112” es describir una gema absoluta del rock progresivo, junto con ser el cuarto disco de la exitosa banda canadiense Rush. Editado en 1976, se caracterizó por profundizar ese lado progresivo afianzado en “Caress of Steel”, pero sin olvidar que la misma banda lo definió como un álbum semi conceptual, lleno de ciencia ficción y focalizado en las peripecias de Starman, un hombre que encuentra un instrumento creado por deidades antiguas (guitarra), por lo que se dedica a aprender a tocarlo y, en definitiva, aprende a hacer música.
Como parte de “2112”, encontramos la balada “Tears”.

La original de Rush es una hermosa canción (letra de Geddy Lee) que cuenta con una sutileza abrumadora. Calidad no le falta y desprende ese aroma setentero tan añorado en la discografía ochentera de la banda. Es un tema muy completo en su estructura al poseer cautivadoras melodías vocales (Geddy Lee), hasta arreglos de flauta, violines y teclado, pasando por las delicadas cuerdas acústicas de Alex Lifeson. Desafortunadamente, nunca llegó a ser single y tampoco la hemos escuchado en los numerosos conciertos de los canadienses, algo lógico si pensamos en que el fan de Rush no quiere escuchar, precisamente, baladas en sus conciertos.

Los 3:30 minutos son una invitación a la reflexión, al pensamiento, lo que calza perfectamente con la atmósfera que quiso crear la banda a través de un álbum de lujo, como lo fue “2112”.


Alice in Chains

La versión de “Tears”, a cargo de Jerry Cantrell y compañía, fue una de las novedades que trajo la reedición de “2112” en 2016, la que fue producto de los 40 años del disco.

El cover mantiene ese aire poético pero igualmente le introduce intensas guitarras y un aire country bien trabajado. Todo esto se combina con voces armoniosas y sutiles bombos. El minuto final del tema es una interesante variación, pues cae en un letargo de tremenda instrumentalización; las guitarras hacen un juego dulce al oído, creando distintas armonías. Cuando la escuchamos, nos llega de inmediato ese halo triste y emotivo tan característico de AIC, sin embargo, el tono luminoso y altisonante de William Duvall suena idéntico, en esta interpretación, a Klaus Meine, lo que se exacerba cuando acompaña Jerry Cantrell. De repente, nos pareció estar escuchando un tono muy Scorpions, pero así y todo es un cover muy emotivo.

La canción, en ambas versiones, es puro sentimiento, pero la diferencia radica en que ambas bandas juegan con elementos distintos para transmitir ese aire de canción “sentida”.

Lo de Rush es más “extraterrestre” porque fue de la mano con un concepto de álbum, mientras que AIC agregó su noventero tono lastimero para hacerla más propia y desmarcarse, en algunos pasajes, de la versión original. Sin duda le suma, fue un tremendo aporte a la reedición de “2112” y reivindica una canción que los autores originales siempre dejaron tras bambalinas.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...