Amon Amarth: Berseker (2019)

De las mejores bandas death que se han conocido y que es amada por todo metalero gracias a su insuperable habilidad de sacar temas que resisten el olvido. Sin embargo, el camino para estas agrupaciones se ha vuelto complejo estas últimas décadas, escogiendo algunas el camino de la dosificación de un sonido infravalorado y que se ha ido volviendo suave y digerible al oído. ¿Qué pasa efectivamente cuándo se toma la decisión de alejarse de las raíces?, pasa que el triunfo es transitorio.

Estamos hablando de Amon Amarth, quienes han lanzado su 11ª trabajo de estudio titulado “Berserker”, el que a primera revisión ofrece más de lo que mostraron en sus anteriores 3 producciones, cargadas de mitos vikingos cantados con tono gutural, pero con un aura más edulcorada y alejada de esa propuesta depredadora que conocimos.
“Mjolner, Hammer of Thor” es el tema más comercial. Olvidan el death y presentan un metal melódico a buen riff y solo, pero con estructura previsible. “Shield Wall” destaca más. Son los Amon Amarth tirando su carta bajo la manga, con esencia del power metal más épico y cierto ritmo oscuro muy logrado. “Valkyria” posee buen ritmo pero le falta desarrollo, “Raven’s Flight” son típicos riffs afilados mezclados con death melódico sueco de la primera oleada, del tipo Desultory, con un resultado más impetuoso.

¿volverán Johan Hegg y los suyos a dañar como lo hicieron en antaño?.

“Ironside” tiene un excelente cambio de ritmo pero le falta la culminación, el brillo, mientras que “The Berserker at Stamford Bridge” da paso al heavy y la épica lenta que los suecos llevan desarrollando desde los ’70; al tema le podrían haber agregado más fuerza, pero sí tiene esa melancolía típica de la banda. “When Once Again We Can Set Our Sails” es el medio tiempo de siempre y que los instala en su zona de confort. Los temas del cierre son bastante previsibles.

La portada tampoco sorprende. Va en la línea usual de la banda, mostrando al berseker (guerrero nórdico) listo para enfrentar la batalla, para recibir las flechas y lanzas (de quienes reseñan este trabajo y de los propios fans, quizás).

Hay algunos detalles que destacar, como los pasajes acústicos, las voces limpias, los indicios de hermosa orquestación, pero la propuesta en general, sigue siendo la misma de hace unos 10 años. Si bien “Berserker” logra enganchar más que “Twilight of the Thunder Gold”, “Surtur Rising” y “Jomsviking”, cansa la sensación de seguir insistiendo en el death comercial de estos tiempos. Replanteando la pregunta del inicio ¿volverán Johan Hegg y los suyos a dañar como lo hicieron en antaño? . Este álbum propone una respuesta no muy satisfactoria, porque se disfruta a ratos, pero es una sensación ligera y que no cala hondo.

También en Nación Rock:

Comentarios

Loading Facebook Comments ...