Anneke Van Giersbergen – The Darkest Skies Are The Brightest (2021): belleza en las cicatrices del alma

Anneke Van Giersbergen – The Darkest Skies Are The Brightest (2021): belleza en las cicatrices del alma

InsideOutMusic, 2021

La neerlandesa Anneke Van Giersbergen regresa en solitario con The Darkest Skies Are The Brightest para nutrir nuevamente su basta carrera musical que ya llega a su álbum número 23. Siempre sorprendiendo, Anneke brilla por sí sola y nos introduce en los submundos de un alma fracturada, pero en proceso de sanación y reparación. Un disco sumamente íntimo y conceptual, que nos invita a reflexionar sobre las vicisitudes más arduas de la vida; cualesquiera sean sus causas y aunque éstas puedan parecer las más oscuras, siempre existirá la posibilidad de hallar luz y esperanza.  Con entereza y determinación, se abre ante nosotros un relato que habla de amor, felicidad, libertad y aprendizaje, conceptos que sobre todo hoy cobran tanta importancia en nuestras vidas, cuando el mundo pareciera caerse a pedazos.

Anneke Van Giersbergen nos muestra su resiliencia, sus cicatrices del alma y su arte de recomponerse frente a la adversidad; un concepto inspirado en el Kintsugi, milenaria técnica japonesa que consiste en la reparación de cerámicas agrietadas mediante resinas y polvos de oro. Partiendo de la idea de que las roturas son igual de importantes en la historia del objeto, y que ellas deben mostrarse en vez de ocultarse, se inicia el disco con ‘Agape’, tema que despliega la esencia de un amor reflexivo e incondicional. Se trata de una apertura melancólica, pero a la vez esperanzadora: “The darkest skies, are the brightest. In every chance we long to take, lies a radiant golden shimmering luminous star”, líricas que se hacen acompañar de un arreglo de cuerdas, acorde a la suavidad y delicadeza de toda la pieza musical.

Hurricane’ prosigue con un groove de percusiones tribales, un juego de armonía, voces fantasmagóricas y un inspirador acompañamiento en trompeta, que actúa como si se tratara de un verdadero rayo crepuscular, luminoso en medio de la oscuridad. Con letras que hablan de tristeza y dolor, queda de manifiesto que el sendero de Anneke es el aprendizaje y la fortaleza. ‘My Promise’ sigue la misma tónica, reflejando luz frente a un proceso doloroso, concretamente, el quiebre que estuvo a punto de sufrir su matrimonio.

I Saw a Car’ como si se tratara de una especie de danza, trae consigo refrescantes brisas nórdicas y aires tranquilizadores, mientras que ‘The Soul Knows’ y ‘The End’  se empapan de emotivas líricas. Una también reflexiva ‘Keep it simple’ invita a un estado de purificación, velados por la calma, la prudencia y la simpleza. ‘Lo and Behold’, representa los vínculos con aquellos seres amados, una fortaleza que se hace presente gracias a un acertado protagonismo de percusiones. ‘Losing You’, enfrenta la tormentosa sensación de estar perdiendo a quien amas, mientras ‘Survive’, saca las últimas energías para no dejar ese amor a la deriva. Finalmente, ‘Love You Like I Love You’, deja una sensación de aprendizaje tras un largo camino recorrido,

Sin lugar a duda, Anneke Van Giersbergen ha sabido sobrellevar los dilemas de la vida. Luego de haber enfrentado problemas financieros y matrimoniales, supo dar un giro y procurar respuesta a la incertidumbre con total madurez. Versátil como nadie más, esta vez nos muestra un lado mucho más acústico e introspectivo, enraizado en el folk y country y su siempre mágica voz. Anneke nuevamente se reinventa y decide dejar al descubierto la transformación de su alma, luego de un difícil, pero no por ello menos hermoso proceso, hacia un estado de paz interior que hoy la hace resplandecer más que nunca.