Behemoth- “I Love you at your Darkest”

Behemoth- “I Love you at your Darkest”

Poderoso como tiene que ser, este álbum confirma lo que Behemoth es y a dónde apunta con cada trabajo de estudio. Lo que pasa es que cuando te enfrentas a un disco de la banda polaca no esperas otra cosa que sentir esa potencia y fuerza que desde la oscuridad nos propone la agrupación liderada por Nergal. Cada vez más afiatados y con una atmósfera exquisita tanto en lo musical como en la puesta en escena y arte, Behemoth sigue dando vueltas por el mundo encantando a más adeptos con sus clásicos y con su último trabajo, que luego de seis duros meses, vio la luz en 2018.

Son 12 temas, con uno que hace de intro para luego ir con toda la artillería hacia dinámicas canciones que tienen elementos interesantes, ya que con el tiempo Behemoth logró mutar a un Black Metal bastante compacto, para llegar a combinar elementos, tiempos y espacios que matizan la oscuridad con una suerte de tensa calma. La voz de Nergal está a la orden del requierimiento del álbum: impecable, sólida y aterradora.  Todas estas nuevas y bien ejecutadas técnicas hacen de Behemoth una banda que siendo de nicho, crece y crece cada vez más. Sin problemas han cruzado ese límite de lo extremo para captar un público que hace 5 discos atrás no tenía. Para qué decir lo intenso que puede llegar a ser ver a Behemoth en vivo, con una propuesta teatral e hipnotizante te llevan a una experiencia completa y maravillosa, donde logras entender el equilibrio de algo que para muchos puede ser una locura.

I loved you at Your Darkest es a todas luces un gran disco. Si es mejor o no que otros se lo dejamos a ustedes, aunque superar “The Satanist” sea difícil, no sesgaremos esta columna con una afirmación subjetiva como esa. Behemoth tiene un camino y una historia como muchas bandas, sin embargo, el concepto y la integridad que respalda el concepto que esconde esta banda es la que la hace especial. Nergal es un líder por antonomasia y básicamente su convicción es uno de los argumentos que nos hace creer en la solidez de sus trabajos.

Destacan temas como Sabbath Matter, God = Dog y Bartzabel, sin embargo, el álbum se disfruta de principio a fin. Las letras como siempre acompañan desgarradoras guitarras y baterías profundas con explícitas narraciones sobre la imagen de Dios y Satanás, jugando con teorías sobre la matriz de la humanidad y la flaqueza de una iglesia que ya no pareciera merecer respeto alguno luego de las evidentes atrocidades de sus representantes.

Por Jorge Silva C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *