“Blue Lines”: la simbiosis explosiva del gran debut de Massive Attack

“Blue Lines”: la simbiosis explosiva del gran debut de Massive Attack

1991 fue un año de álbumes que pasaron la historia. La dicha abarcó desde el Blood Sugar Sex Magik de los Red Hot Chili Peppers, Achtung Baby de U2, Mudhoney con Every Good Boy Deserves Fudge, Ten de Pearl Jam o el Nevermind de Nirvana.  Entre tanta guitarra y actitud se gestaba una banda que de a poco comenzó a dar de que hablar en el Reino Unido: Massive Attack.

Los ingleses, fundados a fines de los 80’, son considerados los padres del trip-hop, pero siempre han dicho, pública y abiertamente, que esa etiqueta no les pertenece. Actitud, jazz, hip hop, dub y rock experimental es lo que siempre han abordado en su gran abanico de sonidos. Su debut, el cual condensa la última frase, se dio en 1991 con “Blue Lines”, disco en el cual el trío compuesto por 3D, Daddy G y Mushroom, invitó al vocalista Tricky, Shara Nelson y a Horace Andy para darle la brillantez y frescura necesaria en las frecuencias vocales de este trabajo.

Cuando estábamos haciendo ‘Blue Lines’ post Margaret Thatcher, fue el comienzo de uno mismo. Era todo sobre uno mismo y nada sobre la comunidad. Nunca me sentí inglés. Todos los involucrados en discos venían de diferentes ambientes étnicos. Nunca tuve un sentimiento inglés”, declaró 3D en una entrevista concedida para el documental Live Forever, The Rise and Fall of Britpop sobre el ambiente en el cual se produjo el primer larga duración de la banda.

“Safe from Harm” es un sample basado Sly&Robbie y fue uno de los dos singles elegidos de este álbum que fue lanzado en agosto de 1991. El otro, para muchos, la canción de la década fue “Unfinished Sympathy”, la cual contiene uno de los puntos más álgidos al tener a Shara Nelson haciendo casi una especie de hipnosis a través de la majestuosidad de los tempos de los oriundos de Bristol, Inglaterra.

Sin embargo, no podemos obviar lo que es todo el resto del LP, pues tiene momentos de sonoridad equilibrados y eximios, como “Five Man Army” con una línea de bajo que estremece o “Hymn Of The Big Wheel”, la cual destaca por ser una gran balada.

La simbiosis de sonidos se da en todo el espectro del disco y ese es un gran detalle de esta obra que ostenta muchos momentos valiosos, siendo una pieza esencialmente británica, pero, a la vez, sin quererlo.  “Lo que más me impresionó de la música inglesa, en hip-hop y rock es que había una inclinación en el acento hacia Norteamérica. Nunca sentimos esa inclinación, queríamos sonar como nosotros. No era una necesidad de sonar ingleses o suecos. Nada más queríamos ser nosotros. Tratábamos de usar referencias que nos significarían algo, que la gente entendiera, que captara”, explicó 3D sobre el sonido que caracteriza a este álbum.

Desde “Daydreaming” que tiene un toque funk hasta “Lately” se notan los ecos resonantes de las calles de Bristol. La pandilla de Massive Attack no olvidó sus raíces al sacar este disco y tuvo en sus barrios la clave para editar un trabajo depurado pero a la vez callejero y artístico. La portada del disco estuvo a cargo de la banda y Johnny Dollar junto a Massive Attack y The Wild Bunch le dieron vida a este LP, que fue elegida como una de las piedras angulares de uno de los sonidos más vanguardista de los 90′.