Bridge School Festival, el evento con que Neil Young ha ayudado a los niños discapacitados año tras año

Cada cierto tiempo recibimos en nuestras redes más que algún notable video de presentaciones improvisadas de músicos tanto en conjunto como en paralelo. Tenemos los Grammys, el Rock’N Roll Hall of Fame, los Late Show de la TV estadounidense, en que se han dado inolvidables reuniones y prácticas innovadoras de música en vivo generalmente colaborativa, pero también muchos de ellos han sido extraídos de este festival del que su nombre no nos dice mucho, pero que en el fondo se ha convertido en una de la causas benéficas en torno al rock de las más grandes de Norteamérica, donde bandas y artistas como R.E.M, Pearl Jam, Guns N Roses, The Who, Foo Fighters y tantos otros nos han dejado momentos icónicos, además de, por supuesto, el gran Neil Young, creador de todo esto y hombre que se motivó a mediados de los ochenta en ayudar a crear una institución que tuvo raíz en sus propias experiencias personales y en el duro camino que le puso el destino.

Neil en primera instancia se motivó con las causas benéficas cuando participó en el Live Aid, aquel multitudinario concierto de 1985 diseñado para paliar el hambre a los niños de África, y fue justamente en ese show donde-y gracias a un comentario de Bob Dylan acerca de la difícil situación de los granjeros- ideó una forma de ayudar a los trabajadores agrícolas que perdían sus viviendas a manos de las facinerosas hipotecas. Esta fue la primera incursión real de ayuda benéfica de parte del canadiense, teniendo padres y abuelos granjeros (claramente reflejado en su estilo), y sintiéndose parte de la situación, para así crear el Farm Aid, un festival orientado al country y folk , pero con una convocatoria y poder de ayuda enorme con el paso de los años.

Neil y su hijo Ben, que sufre de parálisis cerebral

Pero no quedó todo ahí. La vida no ha sido fácil para Neil que ha tenido distintas parejas e hijos, y si su hijo Ben nació con problemas de Parálisis Cerebral y su hermana Amber con epilepsia, su otro hijo Zeke, de su matrimonio con la actriz Carrie Snodgress, sufre exactamente el mismo mal que Ben. Fue su esposa Pegi quien crea la Bridge School, una organización sin ánimos de lucro creada para ofrecer tratamientos personalizados y estrategias educativas a personas afectadas con severos problemas de habla y de discapacidad física, y la influencia de Neil, indiscutible ya a esas alturas, ayudó para recaudar fondos a gran escala para concretar tamaña iniciativa.

El primer concierto fue realizado el 13 de octubre de 1986 en el Shoreline Amphiteatre en Mountain View, al norte de California y contó con figuras del calibre de Tom Petty, Bruce Springsteen y la banda de Neil, Crosby, Stills Nash & Young (que se estaba reuniendo por ese entonces) y recaudó alrededor de 250.000 dólares. De ahí en más se ha convertido en todo un acontecimiento, y ya son 30 versiones, pese a que desde el 2016 el evento ha quedado stand by.

Pegi, quien por cierto se divorció en 2014 de Neil,  fue siempre una luchadora y Neil la apoyó desde la parte musical para que todo funcionara. Todo nace de la frustración de ambos por no poder encontrar un programa adecuado de atención para Ben. “No hay nadie que pueda ayudar ni a nuestro hijo, ni a otros como él” decía la madre angustiada, hasta que recibió el consejo más adecuado de parte de Elliot Roberts, mánager de Young: “Abre tu propia escuela”, por lo que Pegi, una semana después comentó: “Organizaremos un concierto. Recaudaremos fondos y después construiremos una escuela y crearemos un lugar para que personas como Ben consigan la ayuda necesaria”.

Neil Young hizo el llamado a sus colegas músicos y la respuesta no se ha dejado esperar durante años.  “soy recaudador de fondos y pienso de forma creativa en la experiencia de los niños” afirmaba. En el festival, participan sus hijos y niños discapacitados, reciben el amor de los músicos y las personas y de verdad llegan a conmover algunas de las imágenes y momentos que se han dado.

Por otra parte, la década de los 80′ no había sido amable con Neil Young: cambios de estilo, irrisorios videos, rechazo de un confundido público debido a ello y demandas de empresarios discográficos como el mismísimo David Geffen, pero todo indicó que el fuego que le dio esta satisfacción de ayudar a esos niños se iba a encender de una vez por todas para la próspera década de los noventa para él y el rock.

Momentos icónicos tiene de sobra el festival: Neil Young y Pearl Jam, Metallica dejando grandes performances en acústico o aquella célebre vez de reencuentro entre Chris Cornell y Eddie Vedder interpretando “Hunger Strike” de Temple Of The Dog o Foo Fighters tocando con los niños a menos de un metro de distancia, entre muchos otros.

Compartimos algunos videos:

Por Patricio Avendaño R.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...