Cancionero Rock: “Ace of Spades”- Motörhead (1980)

Pese a que es un tema ultra reconocido y aclamado por excelencia como himno transversal del rock y metal, al propio Lemmy nunca le gustó tanto. ¿La razón? es porque-y pese a tener grandes canciones en toda su historia- para la masa sigue siendo el casi único tema más representativo de Motörhead. “Es una canción más” habla en el documental de Classic Albums dedicado al disco, pero también reconoce su significancia: “Si voy a ver a Little Richard, espero escuchar a ‘Good Golly Miss Molly’, o me enojaría” decía, pese a que también dijo que “estaba enfermo” de interpretarla.

Era la época de la alineación clásica: “Fast” Eddie Clarke en la guitarra, Philty “Animal” Taylor en la batería y Lemmy en el famoso bajo Rickenbacker y voz, quienes construyeron un núcleo sin igual. Un tridente mágico del rocanrol que logró quizá el levantamiento más considerable en la carrera de la banda, y vaya cómo este single ayudó a eso. En aquel documental, cuentan que la idea original del riff de “Fast” Eddie Clarke fue cambiada de posturas LA a MI por petición del propio Lemmy, lo que le da ese sonido tan poderoso pero grave al mismo tiempo, con algunas cuotas de un seminal stoner incluso, aunque para esa fecha el estilo aun no existiera como tal. He aquí la madre de ese sonido árido, aguardentoso, pero con una onda increíble.

Tal como lo representan en la portada del álbum, el tema está inspirado en historias del Far West americano, específicamente en Wild Bill Hickok, un alguacil del siglo XIX que frecuentaba las tabernas en busca de aventuras y juegos, hasta que un día cayó abatido a manos de un jugador resentido llamado Jack McCall, quien le disparó un tiro en la nuca. De ahí es como Lemmy lo explica y se inspira para la letra del tema: Según la leyenda, en el momento de ser asesinado tenía una doble pareja de ases y ochos; desde entonces, esta jugada es conocida como “La Mano del Muerto”. Pese a las peticiones de la banda por ir a fotografiarse en un real desierto de los cowboys americanos a los propios EE.UU., fue una pobre cantera de las afueras de Londres la sede para esa tan magna y clásica portada. No había presupuesto para viajes, pero sí mucha imaginación e improvisación.

5556737e485ddf7f9f45ef110ce4c81f--lemmy-motorhead-lemmy-kilmister

Pero No ha quedado ahí el tema de las cartas, pues ese icónico símbolo del signo de la pica se quedó incrustado en tinta en la piel de Lemmy en modo de tatuaje y como emblema de la banda: “Born to Lose, Live to win”, que tiene una paradójica explicación por parte suya: “el símbolo representa la mala suerte, si usas la mala suerte como logotipo nada podrá empeorar”.

Y bueno, nada empeoró tras la salida de este single, pues fue todo lo contrario, “Ace of Spades” se apoderó de las listas e incluso Lemmy fue considerado un nuevo ícono del rock, puesto que no dejó nunca más. Y no solo por este single, sino por cada una de las canciones de los discos de la banda. “Es rocanrol salido directamente del corazón” sentenció el propio Slash de los Guns’N’Roses en el film, o “Logró unir al punk y el metal en solo uno” comentaba Lars Ulrich de Metallica,  porque Motôrhead es eso: rapidez, fuerza, actitud y lo mejor de los dos estilos y “Ace of Spades” es su más fiel representante.

Por Patricio Avendaño R.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...