Cancionero Rock: “Beauty Through Order” – Slayer (2009)

Cancionero Rock: “Beauty Through Order” – Slayer (2009)

Dentro del cancionero de Slayer podemos encontrar mucha información y ‘dedicatorias’ a los más abominables asesinos en serie de la historia, como es el caso de “413” que habla del número de la macabra habitación de Jeffrey Dahmer, célebre serial killer americano o ‘Psychopaty Red’, inspirada en el monstruoso asesino ruso Andréi Chikatilo, que no solo asesinaba mujeres y niños, sino que también se los comía.

Pero hay otro tema en que Slayer da cuenta de su fijación por este tópico y por una de las mas macabras asesinas de la historia, la condesa Elizabeth Bathory, quien por cierto cuenta con el infame récord de ser la persona que más ha matado en la historia, adjudicándosele 650 muertes y de la cual hablan en “Beauty Trough Order” del “World Painted Blood”, un disco que tiene como hilo conductor la muerte, los genocidios, el apocalipsis y la guerra y su destrucción.

elizabeth_bathory_portrait

De cuna Aristócrata húngara y de familia de alto linaje, Bathory vivió entre 1560 y 1614 y fue una mujer muy inteligente y relativamente tranquila en su juventud, pero fue a sus 44 años y luego de la muerte de su esposo “el Caballero Negro” de Hungría que se volvería criminal y empezaría a realizar atrocidades como de las pocas vistas en la humanidad.

Tras la muerte de su esposo expulsó a su suegra, a quien odió durante toda su existencia y luego de esto y en complicidad con su mayordomo y sirvientes más cercanos y tras consultar con brujas y alquimistas comenzó a experimentar la “magia roja” y a creer fehacientemente que la sangre de sus sirvientas jóvenes la iba a rejuvenecer, bañándose en ella.

La condesa no sólo mutiló, perforó y degolló a cientos de sirvientes durante los siguientes seis años, también tuvo relaciones sexuales con muchas de ellas y en muchos casos les aplicaba heridas y mordeduras terribles. Finalmente se descubrieron todas sus aberraciones, debido a los cuerpos encontrados mutilados y desangrados en su castillo y por el fuerte olor a putrefacción que emanaba de él.

Debido a su linaje no pudo ser juzgada y condenada a muerte, pero fue confinada a vivir encerrada y sola, además de confiscarle todos sus bienes y ejecutar a la mayoría de sus ‘ayudantes’. Murió en su cautiverio sola, aunque mucha de la población encontró injusta su muerte después de tanta atrocidad cometida.

Slayer y la letra compuesta por Jeff Hanneman recrea sus sangrientas prácticas mediante una fuerte y desquiciada letra poniéndose en lugar de la condesa, experimentando cómo si ella la hubiese escrito, tal y como si saliera de la enfermiza mente de esta malvada mujer:

“Vida joven despojada de toda su dignidad/Carne rebanada derrama su juventud/Mi lujuria nunca estará totalmente apagada/Tus gritos me cuentan que no estás preparada para ¡morir!”

Por Patricio Avendaño R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *