Cancionero Rock: “Burden in My Hand”- Soundgarden (1996)

Luego que Soundgarden ya se había probado la corona dentro del rock alternativo de los ’90, gracias a esa tremenda placa llamada “Superunknown” llena de hits, canciones de poderío rockero inmenso, gancho y también mucha oscuridad, la banda siguió un poco en la senda del éxito, pero podríamos decir que se acentuó esa lírica oscura, depre y a veces trágica, algo que marcó siempre el devenir de la banda. Para “Down On The Upside”, su quinta placa, hubo un tema que hablaba abiertamente en la letra de Chris Cornell del asesinato de una chica y todo lo que eso conlleva.

Si bien, muchos no la han querido leer tan literal, defendiendo la teoría de la metáfora y que esta mención femenina del tema refiere a la heroína (una época en que casi todo lo que se escribía grunge era asemejado con la droga predilecta de los rockstars), han habido algunas declaraciones de sus propios integrantes de que en el tema sí se habla de un asesinato a una mujer.

En efecto, fue el guitarrista y compositor Kim Thayil quien se refirió al tema tanto por su contenido como por su música en la Rolling Stone hace unos años:

“Tiene ese “elemento del rock clásico”, pero no sé, pensé que “Black Hole Sun” también podría haberlo tenido. Pensé en “Burden in My Hand”  como una contemporánea “Hey Joe”. Pensé que había algo en la melodía, la letra y la sensación: el tipo de incomodidad y belleza emocional en general de la canción era muy similar a ese tipo de belleza retorcida que “Hey Joe” provocó.”

Recordemos que Hey Joe”, popularizada por Jimi Hendrix, habla precisamente de un hombre que dispara a su esposa en un pueblo del sur de Estados Unidos, y que planea huir hacia México para escapar de una segura condena a muerte. En el caso de este tema lleno de melodía y grandes momentos con las guitarras y una interpretación enorme de Chris Cornell, ocurre algo parecido:

“I shot my love today, would you cry for me?” (Le disparé a mi amor hoy, ¿llorarías por mí?) y “I left her in the sand, just a burden in my hand” (La dejé en la arena, tan sólo una carga en mi mano). También canta: “Just a burden in my hand, just an anchor in my heart…” (Tan sólo una carga en mi mano, tan sólo un ancla en mi corazón), lo que clava en su corazón con esa ancla es una inmensa culpa, por cierto, aunque en la letra nunca se deja muy claro porqué mató a la chica, pero sí se complementa todo con letras muy fuertes: “So kill your health and kill yourself/And kill everything you love/And if you live you can fall to pieces/And suffer with my ghost” (Así que mata tu salud y suicídate/Y mata a todo lo que amas/Y si vives puedes hacerte pedazos/Y sufre con mi fantasma). Algo que suena escalofriantemente profético sobre todo viniendo de Cornell.

Sin embargo, por esa fuerte metáfora, esa pena, angustia, desahogo y mucho más, es una de las mejores canciones de los ’90 y una favorita del disco de muchos. Hoy la recordamos:

Por Patricio Avendaño R.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...