Cancionero Rock: “Changes”- David Bowie (1971)

“Changes” es un título y canción tan definitorias de David Bowie que casi habla por sí sola. El tema sigue siendo un clásico indiscutido del fallecido ícono, porque su melodía es muy rica, pero también porque representa la esencia camaleónica que todos le conocimos. La vida de Bowie ha estado llena de cambios y direcciones musicales y eso fue justamente lo que lo separó de muchos otros rockstars legendarios. La constante búsqueda y el cambio de color siempre en favor del arte y que inmortalizaron su figura.

Esta es una canción reflexiva sobre desafiar al destino, a tus críticos y hacer lo que realmente quieres.  Bowie siempre defendió eso. También toca la inclinación por la reinvención artística de la cual puede ser el mejor ejemplo en la historia del rock.

Bowie escribió esto cuando estaba pasando por muchos cambios personales. La esposa de Bowie, Angela, estaba embarazada del primer hijo de la pareja, Duncan. Bowie pese a lo joven, estaba muy entusiasmado con su nuevo rol de padre y estaba muy emocionado de tener un hijo propio. Este optimismo brilla a través de “Changes”.

De acuerdo con Bowie, esto comenzó como una parodia de una canción de un club nocturno, “un poco desechable”, pero la gente la cantaba en los conciertos y se convirtió en una de sus canciones más populares y duraderas. No lo imaginaba, Bowie no tenía idea de que iba a ser tan exitosa, pero la canción de a poco fue tomando vuelo hasta que quedó clavada para abrir ese magistral “Hunky Dory” de 1971.

Solo ese par de cosas ya la clasificaba para inmortal, pero además contuvo esas voces tartamudeadas de Bowie notables (“Ch-Ch-Changes”) que venía a sumarse a algunos de los tartamudeos más famosos del rock. Llegó bien después de “My G-G-Generation” (The Who) pero fue anterior a “B-B-B-B-Bennie  & The Jets” (Elton John) .

Ch-ch-ch-ch-changes
Turn and face the strange
Ch-ch-changes
Don’t want to be a richer man
Ch-ch-ch-ch-changes
Turn and face the strange
Ch-ch-changes
There’s gonna have to be a different man
Time may change me
But I can’t trace time

Por cierto, Bowie influenciado por Elton John acababa de comenzar a usar el piano para escribir canciones, lo que le abrió nuevas posibilidades en términos de melodía y estructura. Este nuevo enfoque resultó en “Changes”, pero no se quedó solo en ello, Bowie también tocó el saxo en esta pista, y su guitarrista, Mick Ronson, hizo los arreglos de cuerdas. Rick Wakeman, quien luego se convertiría en el esencial miembro de la banda de rock progresivo, Yes, tocó las partes de piano al principio y al final.

Bowie le dio a Wakeman mucha libertad y le dijo que tocara la canción como si fuera una pieza para piano. El piano que tocaba Wakeman era el famoso Bechstein, el viejo de 100 años, posado ahí en los Trident Studios en Londres, donde se grabó el álbum; El mismo piano usado por Elton John, The Beatles y Genesis anteriormente.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...