Cancionero Rock: “Colony” – Joy Division (1980)

Cancionero Rock: “Colony” – Joy Division (1980)

Que la imagen sea tan de culto de Ian Curtis-la gran voz de Joy Division-, y de la cual con el paso de años se nos ha quedado plasmado quizá cada vez más que sea así de grande, tiene muchas aristas y lados para aferrarse. El hombre de la poesía maldita y oscura de los de Manchester y su suicido a sus cortos 23 años dejó algo mucho más allá que una penetrante voz y un halo de depresión y decadencia en sus letras.

En el documental sobre la banda hablan sus compañeros que Curtis estaba profetizando su suicidio, hablando de la muerte y sufrimiento a cada momento en su lírica, pidiendo a gritos ayuda y anunciando lo que iba a suceder en su prosa, y grandes inspiraciones de célebres novelistas acompañaron todo eso.

Hay obras clave como ‘Dead Souls’, inspirada en el dramaturgo ruso Nikolái Gógol, o el poeta de la generación beat William Burroughs fue otro inspirador claro (la anécdota del episodio donde lo quiso conocer y éste no le dio ninguna importancia es uno de los momentos más maquiavélicamente disfrutables del film), pero hoy queremos comentar un gran tema basado en Franz Kafka, el gran escritor de Praga que tenía una literatura muy singular, donde abordaba historias algo surrealistas dentro de cánones políticos y burocráticos, rozando brutalmente la ciencia ficción, el misterio y el terror.

10013971._SY540_

Curtis se inspiró en su cuento corto In the Penal Colony para hacer la letra de “Colony”, del aclamado “Closer” y uno de los discos esenciales no solo de JD, sino del postpunk de la historia.

En este cuento-bastante lúgubre y frío, por cierto- no tan conocido por muchos, Kafka narra la historia del uso de un dispositivo de tortura que es utilizado en una colonia penitenciaria para esculpir la propia sentencia de un condenado en su piel, quien luego muere por consecuencia de las propias heridas que este ‘trabajo’ hace en su cuerpo de forma terrible.

Ian Curtis en este tema musicalizado así, como de una forma asfixiante, en su terrible letra y forma de cantar clama por la desesperación de encontrarse en un lugar así, donde no hay un Dios al cual aferrarse y donde la nostalgia del mundo exterior y su familia es algo mucho menos alcanzable.

Por Patricio Avendaño R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *