Cancionero Rock: “Heaven Beside You” – Alice in Chains (1995)

Cancionero Rock: “Heaven Beside You” – Alice in Chains (1995)

“Heaven Beside You” es una de las más grandes delicias que nos encontramos en el magnífico “tripod” o el homónimo de Alice in Chains. Combina lo mejor de los lados acústicos y metálicos de la banda en una contemplación agresiva y dolorosa del amor perdido, ya que Cantrell reconoce que la canción trata sobre una larga relación romántica cortada por su propia infidelidad y la letra, historia, música y voz es 100% suya.

“Esa canción es sobre mí” decía Cantrell a Request Magazine en 1996. “Y está dedicada hacia mi ex-novia. Yo había estado saliendo con ella durante unos seis años. Es todo sobre mí tratando de ser una persona monógama, que nunca lo había sido. Llegué a un punto en donde me sentí ahogado y terminamos, y eso sería todo. Tuve que parar. Así que la canción se trata de patearme a mí mismo por ser tan idiota con ella. Yo la amo a muerte y para siempre, pero simplemente no era saludable para nosotros estar juntos.”

En otra entrevista, Jerry señala que esta canción está dedicada a “la chica más hermosa que he visto en mi vida… aún la amo”, en tanto en el Music Bank, escribió: “Otro intento de reconciliar lo que he hecho en mi vida y los caminos que me han separado de las personas que amo. Todas las cosas que escribo sobre ella son una manera para mí de tal vez hablarle, cosas expresadas que nunca le pude expresar”.

Like the coldest winter will
Heaven beside you, hell within
And you think you have it still, heaven inside you
So there’s problems in your life

Tan Cantrell es el tema que en el video volvemos a ver a ese niño y el frasco (el frasco de moscas del EP de 1994, que fue tomado de la experiencia de Jerry en el colegio) tomando fotografías de cada integrante del grupo y paseando con un carrito en un invernal filtro azulino (like the coldest winter will), marca registrada de la tristeza innata de Alice in Chains y esta amarga pero apasionada canción de desamor.

Por Patricio Avendaño R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *