Cancionero Rock: “Master and Servant” – Depeche Mode (1984)

Cancionero Rock: “Master and Servant” – Depeche Mode (1984)

Para Depeche Mode, la etapa adolescente había terminado. Luego de tres discos irregulares, el cuarteto debía finalizar la transición y aclarar la dirección que tomaría entre el incipiente techno de la época y el synth pop más rebuscado. Ese paso adelante lo dieron en “Some Great Reward” (1984), y de ahí en más no se detuvieron.

“Some Great Reward” es sexy, divertido, osado, y un buen resumen de la vida moderna de esos años. Y el segundo estandarte fue “Master and Servant”, adelanto que causó un revuelo de aquellos.

“Dominación es el nombre del juego

en la cama o en la vida 

Los dos son iguales 

Excepto en uno que te satisface al final del día.”

Para muchos críticos, esto era puro descaro envuelto en una melodía que incluía bloques de madera, gruñidos de tigre y efectos de látigo; justamente, este último causó  que la canción fuera prohibida en varias radios de Estados Unidos, lo que, claro está, produjo el efecto contrario e igualmente entró al Hot 100.

Gareth Jones, productor e ingeniero del disco, quería un álbum poderoso y muy ambiental, aspecto que iba a ser adquirido tras un proceso de experimentación basado en elementos de uso típico, para lograr sonidos de corte industrial. La tecnología avanzaba rápido y Depeche Mode la utilizaba.

Jones y Miller sentían que con “People Are People” habían logrado un éxito muy comercial y que el sonido obtenido era muy pop, entonces, para el segundo single querían lograr el mismo éxito, pero con un corte más duro al oído. Y para alcanzar el objetivo con “Master and Servant”, dedicaron muchos días a la producción; el esfuerzo valió la pena y la canción fue un tremendo éxito y tuvo buenas críticas, gracias a su ritmo desenfrenado y a su polémica letra, donde se tocó el tema del sadomasoquismo. Esta temática tenía obsesionado a Martin Gore, quien conoció la tendencia “sado” en los clubs que frecuentaba en Berlín, mientras producían el disco.”Master and Servant” nace de ahí, de la ropa de cuero y de la impertinencia del estilo de vida. La composición iba más allá del dolor y el placer, y eliminaba las líneas que dividían el amor de la culpa.

En lo musical, el efecto de la batería al cierre quedó por accidente, lo que no desentona con los sampleos totalmente sofisticados. La exploración sonora los llevó a utilizar hasta juguetes de niños, como pianos y saxofones de juego, a los cuales les bajaron un par de octavas hasta obtener un sonido novedoso y al gusto de la producción. Esta experimentación llegó más allá con el efecto del  látigo, el cual no es tal y es producto de Daniel Miller silbando y chasqueando los dedos. La mezcla lo hizo todo en este track.

Canción que es perfecta mezcla de sexo, baile y provocación a los puritanos. Entre polémicas y censuras, “Master and Servant” aprovechó el escándalo a favor de la banda y consolidó la respuesta positiva para un disco muy exitoso, industrial como él solo, y que les permitió crecer y ser referente ya no para los adolescentes, sino que para el mercado estadounidense y para comunidades incipientes provenientes del under, como la gótica o la alternativa, que se encargaron de abrazar a Depeche Mode y esparcirla por el mundo como una de las semillas musicales más fecundas de los ‘80.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *