Cancionero Rock: “Sad But True” – Metallica (1991)

Cancionero Rock: “Sad But True” – Metallica (1991)

Una carátula muy simple envuelve uno de los mejores álbumes del rock y al responsable de que el metal tuviera que hacer una inflexión. El “Black Album” abrió nuevas puertas, inauguró una época, atrajo nuevos fans, gracias a canciones que son puro tonelaje de crudeza, riffs y producción súper sofisticada, siendo “Sad But True” el quinto single de este gran trabajo.

Es el segundo track del disco y lo define una magia sonora, un trallazo que arremete cuan aurora boreal y te hace viajar por mundos pesados y teñidos de oscuridad. En gran medida, el resultado fue obra de  Bob Rock, productor del álbum, quien ha dicho que esta canción es la “Kashmir” de los ’90, comparando el riff de “Sad But True” con la joya de “Led Zeppelin”; hay que reconocer que este riff es uno de los mejor logrados por Metallica y sin duda que los define. Muchos dirán que hay mejores en los discos anteriores, pero en un álbum de quiebre como lo fue el de 1991, “Sad But True” funcionó como una certera patada a la cara.

Bob Rock  cambió la afinación del tema y ahí estuvo el secreto del éxito. “Les dije a los muchachos que en “Dr. Feelgood”, disco que Metallica amó, los Mötley habían bajado la afinación a Re. Decidimos hacer eso con “Sad But True” y ahí fue cuando el riff se volvió enorme, agarró  una fuerza imparable”.

La guitarra rítmica tiene un aire a U2 y ya señalamos que el riff  ganó contundencia con el cambio de afinación. En cuanto al  origen de la letra, éste tiene varias interpretaciones. La mayoría de los críticos sostiene que la lírica está basada en la película “Magic” (1979), la cual relata la vida de un ventrílocuo controlado por su muñeco. Sin embargo, esta poderosa letra también tiene asidero cuando se refiere a las manipulaciones de las sociedades por parte de los políticos, la religión o la tecnología. También hay otros que señalan que se inspiró en el control que ejerce el alcohol en la vida de los adictos. Pero hay un dato que se relaciona con la portada del single, obra de “Pushead”, la que describe una imagen con dos calaveras mirándose. Cuando la banda aceptó el boceto, fue porque querían ejemplificar  la dualidad entre el bien y el mal, o para ellos, la lucha entre la estrella de rock y su vida privada.

En 2019, fueron 250 músicos los que se reunieron en Moscú para interpretarla. Junto con eso, el “Black Album” consiguió, en el mismo año, ser el cuarto disco en la historia de Estados Unidos en lograr permanecer más de 550 semanas en el Billboard 200, después de “The Dark Side of the Moon”, “Bob Marley and the Wailers ‘Legend” y “Journey’s Greatest Hits”. Y en plena pandemia de 2020, en el torneo virtual que realizó  la banda para que los fans escogieran su mejor canción, “Sad But True” solo cayó en cuartos de final nada menos que ante la ganadora del torneo, la inmortal “Master of Puppets”. Por todo esto, pasarán los años y su coro y riffs de fuerza magistral seguirán  grabados en la mente de todo metalero, como llamado de atención a que siempre somos dominados por alguna fuerza que viene a dañarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *