Cancionero Rock: “Seventh Son of a Seventh Son “- Iron Maiden (1988)

72e2b733d987f8c19b5c1aeee9fa9064

Un álbum que es grandilocuente por donde se le mire, una de las joyas más preciadas de Iron Maiden y que tiene esta aura mística en todo su sentido de la expresión, algo muy propio de la lírica de la doncella de hierro y que lo han sabido conservar muy bien con el paso de los años.

Es “casi” conceptual como diría el propio Bruce Dickinson, quien en este disco volvió a ser muy participativo en cuanto a letras y temáticas de los discos de la banda (algo que no pasó tanto en el anterior “Somewhere in Time”) y quien junto a Harris elaboraron en los temas del disco-sin ser necesariamente hilo conductor “track by track”- esta concepción de un séptimo hijo de un séptimo hijo, este ser clarividente, muy mágico y misterioso dotado de grandes poderes y donde la numerología está muy presente (séptimo disco, siete pecados capitales, y la astrología del número está en toda la composición).

Pero esto no es una creación de Maiden, ni de Harris ni de Dickinson a decir verdad, es un mito que existe en varias culturas, tiempos y civilizaciones y que se ha adaptado a la cultura popular de varias formas.

En el folclore europeo, se cree que el séptimo hijo de un séptimo hijo posee poderes especiales. El séptimo hijo debe ser precedido por seis hermanos, sin hermanas nacidas entre ellos, y cuyo padre es también un séptimo hijo. Se dice que ese niño tiene el poder de curar enfermedades, muy semejante al que expone Maiden, aunque en tal caso, con una cuota bastante particular, en que lo personifican como una especie de “elegido” que se dividirá entre el bien y el mal haciendo su elección.

“Aquí están los hermanos todos ellos
Todos los hijos divididos caerán
Aquí esperan el nacimiento del hijo
El séptimo, el celestial, el elegido

Aquí el nacimiento de una línea ininterrumpida
Nacido el sanador el séptimo, de su tiempo
Sin saberlo, bendito y conforme se desarrolla su vida
Desvelando lentamente el poder que tiene.”

Algunos médicos en los siglos anteriores incluso afirman que una de sus cualidades que los hicieron grandes sanadores fue precisamente que eran el séptimo hijo de un séptimo hijo. En Irlanda, el séptimo hijo de un séptimo hijo también se cree que tiene el poder de predecir el futuro, además de sus habilidades curativas, como es el caso de esta “clarividencia” de la cual goza el místico personaje del disco y que se representa en otros temas como “The Clairvoyant” o “Moonchild”.

0000607707

Sin embargo, según más supersticiones, el séptimo hijo de una familia de hijos varones es propenso a caer víctima de una maldición que lo convertiría en una especie de criatura tipo lobezno. Esta criatura existe en la mitología muy cercana a nosotros, con los guaraníes, el pueblo indígena de Paraguay. En la mitología guaraní, el lobezno o lobizón era el séptimo y más joven descendiente de Tau, un espíritu maligno, y Kerana, una mujer mortal. En la historia original, se dice que el lobizón es el Dios de la Muerte y tenía una figura horrenda. Su rostro era largo y pálido, y gran parte de su cuerpo estaba cubierto de pelo largo y sucio. También tenía ojos aterradores y tenía el hedor de la muerte y la decadencia alrededor de él. En estricto rigor, un hombre lobo.

Incluso, esto se ha traducido en una especie de bizarra tradición llevada por los gobiernos de Argentina y Paraguay, donde los presidentes de la Répública han adoptado a estos séptimos hijos como manera de protegerlos de un posible linchamiento de la sociedad por ser un “monstruo” o que se convirtieran en éstos. Sin ir más allá, de Perón hasta la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner lo han hecho.

La idea de Harris estaba lejano a este mito al menos y se condecía con el de la cultura europea y por sobre todo inspirada en el libro “El Séptimo hijo” de Orson Scott Card, que cuenta la historia de Alvin Miller, el -en efecto- séptimo hijo de una sucesión que lucha con sus poderes contra un ente llamado “deshacedor”. El tono en sí que le da Maiden, hace de la historia algo más mística y siniestra que el de la propia hechicería del libro, planteando la disyuntiva de este particular ser como un “elegido” que debe luchar entre el bien y el mal.

Como sea, una gran historia detrás que no podía ser menos para este magnífico tema que dio nombre a este disco lleno de mitología:


Por Patricio Avendaño R.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...