Cancionero Rock: “So Tired” – Ozzy Osbourne (1983)

Cancionero Rock: “So Tired” – Ozzy Osbourne (1983)

Tras superar la consternación que significó el fallecimiento de su gran amigo y miembro de su banda, el “Vivaldi” eléctrico Randy Rhoads, Ozzy fue impulsado por Sharon a enfocarse en su próximo disco. El plan incluyó  regresar a Ridge Farm Studios, en Inglaterra, con la esperanza de capturar algo de la magia de los dos primeros esfuerzos en solitario de Osbourne, los que se habían registrado allí. La búsqueda para llenar el  vacío que dejó el genio Randy fue todo un tema y varios nombres de fuste circularon en la terna, e incluso, llegaron a probarse. Finalmente, fue otro  fenómeno, Jake E. Lee, el que asumió la difícil tarea de deleitar a los mortales con otro festín de virtuosos riffs, en el disco “Bark at the Moon”.

El segundo single  de este trabajo publicado en diciembre de 1983, fue una balada. “So Tired” asomó como una propuesta de suave espectro sonoro, del mismo calado que “Goodbye to Romance”. Según la mayoría de las historias que han detallado ese proceso, Osbourne no estaba en condiciones de contribuir al proceso de composición, por lo que Lee y Bob Daisley se pusieron manos a la obra, tal como lo detalló el mismo Lee en una entrevista de 1986, a Guitar World: “La gran mayoría de la música era mía. “Rock ‘n’ roll Rebel”, “Bark at the Moon”, “Now you see me (now you don’t)”, “Waiting for Darkness”, “So Tired”. Yo tocaba los riffs que había escrito y, si le gustaban a Ozzy, toda la banda se ponía en marcha. El caso es que cuando escribo un riff, también escribo los estribillos, el solo, las estrofas, en fin, la canción entera. Bob Daisley a veces cambiaba algo, y Ozzy, a veces, adaptaba tal o cual trozo de canción, pero eso era todo”.

La acreditación de las letras y la música de este disco fue parte de una gran controversia, la que duró décadas y que  incluyó demandas judiciales de ambas partes.

Bob Daisley ha comentado que la letra de esta canción le pertenece, a pesar que los créditos dicen otra cosa, pero ya sabemos lo difícil que era firmar un contrato con los Osbourne. En una entrevista, señaló que la inspiración la encontró en  “Tired of waiting for you” de The Kinks, la que escuchó una noche mientras conducía rumbo a su casa, desde Ridge Farm. La letra de “So Tired” nos cuenta que un hombre está cansando de tanto sufrir por un amor compartido, siendo su última decisión el hacerse a un lado. La estructura musical sabe emocionar gracias al trabajo instrumental y los preciosos  arreglos de Louis Clark (Electric Light Orchestra). En una balada de una banda metal se espera que suene a eso, pero en “So Tired” hay piano e instrumentos propios de una orquesta, lo que la hace atípica con respecto a lo que Ozzy nos venía mostrando. De hecho, Jake E. Lee odió el acompañamiento de orquesta porque, a su parecer, le quitaba poder al tema y la volvía un poco sensiblera. Pero esto último era justamente lo que buscaba la discográfica; pensaron que con este respaldo orquestal podría atraer al público de las radios más pop, recordando el punto que se anotó Kiss cuando sacó “Beth”.

“So Tired” tuvo un interesante desempeño en las listas, incluso llegó al top 30 en UK, siendo impulsado por un  perturbador video. Seguro  que Ozzy recuerda  la filmación, porque en la escena donde explota el espejo,  un pedazo de vidrio voló y se incrustó en su garganta, enviándolo al hospital.

El productor de confianza de Ozzy,  Max Norman, logró un sonido nítido, donde sobresale la añadidura de los elementos que enriquecieron una balada que logró colarse entre los temas “de siempre”, dentro de la gran trayectoria del ex Black Sabbath. No hay que olvidar que, aunque a mediados de los ‘80 surgirían grandes discos de thrash y speed sucio, en 1983 se estaba entrando en toda una corriente de discos Heavy ajustados a los estándares de MTV, y  “Bark at the Moon” se situaría más cerca de esto. “So Tired” encaja en ese patrón, lo cual no nos molesta cuando disfrutamos de esos acordes más melódicos y de una sentida y excelente interpretación de Ozzy, lo cual lo seguiría manteniendo en las portadas de las revistas de música, haciendo grandes giras, y acentuando su olfato sobre hacia dónde se dirigía el rock.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *