Cancionero Rock: “Space Oddity”- David Bowie (1969)

Cancionero Rock: “Space Oddity”- David Bowie (1969)

Los años sesenta estuvieron llenos de sucesos, avances y cambios. Las carreras espaciales estadounidenses y rusas marcaron el final de la década. Un poco más de un mes después de la salida de esta canción, en Julio de 1969, Neil Armstrong pisaba por primera vez la luna sentando uno de los más grandes hitos del siglo XX. La cultura popular, el cine, la radio, y por supuesto la música no se dejaron esperar ante la fenomenal proeza de haberlo logrado, pese a lo precario de la tecnología de aquel entonces.

Canciones y “representantes” artísticos de los viajes espaciales hubieron muchos, pero sin duda que David Bowie fue uno que capturó este tema como apropiándoselo y para siempre, llevándolo incluso más allá, pues lo que partió con una odisea espacial sembrando uno de sus mejores temas por cierto en su álbum debut después derivó a un alter ego andrógino/alienígena y a su figura cósmica y camaleónica de siempre. Bowie, en cada disco y paso que ha dado, se ha hecho acompañar por las estrellas en menciones en sus canciones y en sus absolutamente alucinantes artes visuales.

El tema en particular habla de tal Major Tom, un astronauta a la deriva, que pierde todo tipo de comunicación con las estaciones terrestres y que empieza a vivir un mundo de soledad y desolación en el espacio. Sin embargo, hace de eso algo “especial”, no está totalmente deprimido, siente que estar ahí sin duda tiene un brillo especial, una experiencia única. Es la desconexión lo mágico, a lo que Bowie ha apuntado más que al hecho mismo del viaje por el espacio.

Sin embargo, ese “bote de hojalata” como es sindicado por el Mayor Tom en su odisea en la canción, terminó por convertirse en el denominativo para muchos astronautas a sus naves de ahí en futuro. El tema, la verdad, se transformó en un himno para los que exploraron el espacio en las misiones Apolo de ahí en adelante y ya llegando más a la actualidad, en mayo de 2013, el astronauta canadiense Chris Hadfield realizó una sensible y estremecedora versión del tema en la que canta y toca la guitarra en su estación el espacio, grabando un video de la canción que irrumpió en medios y redes sociales aquel año.

No mucho antes de este single, en 1968,  Stanley Kubrick nos había dejado aquella maravilla del arte audiovisual como lo fue “2001: una odisea del espacio“, y realmente esta fue la influencia clave, aquel film de culto de ciencia ficción de todos los tiempos que inspiraron al camaleón intergaláctico.

Ciertamente Bowie quiso hacer una aclaración importante al respecto: “Fue escrito porque fui a ver la película 2001, que me pareció increíble. De todos modos, estaba fuera de mi calabaza. Estaba muy drogado cuando fui a verla varias veces, y fue realmente una revelación para mí. Fue captado por la televisión británica y se usó como la música de fondo para el aterrizaje en sí. Estoy seguro de que no estaban escuchando la letra en absoluto (risas). No era una cosa agradable de yuxtaponer el tema como un aterrizaje en la luna. Por supuesto, me alegré muchísimo de que lo hicieran. Obviamente, algún funcionario de la BBC dijo: “Ah, en ese momento, esa canción espacial, mayor Tom, bla bla bla, eso será genial”. ‘Um, pero él se queda varado en el espacio, señor.’ Nadie tuvo el corazón de decirle eso al productor”, recalcó a Performing Songwriter en 2003.

A esa experiencia, las drogas y a Stanley Kubrick, por siempre, se le agradecerá tanto por haber inspirado uno de los más grandes clásicos ‘espaciales’ del rock de todos los tiempos

Por Patricio Avendaño R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *