Cancionero Rock: “Symphony of Destruction”- Megadeth (1992)

¡Megadeth, Megadeth, aguante Megadeth!

Esa tan emblemática arenga es todo un clásico en sus shows en Chile y Latinoamérica, señal inequívoca que es este uno de los temas más insignes de la banda y queridos, parte vital del “Countdown to Extinction”, de 1992.

Y es que esta canción, sobre líderes políticos, funciona como pieza clave de los conciertos, pero aborda la postura política que Megadeth siempre ha inclinado en sus letras, en que habla esencialmente de las poderosas organizaciones que controlan -cuales títeres-a la gente y masas. Se relaciona con dictaduras militares, pero también con líderes elegidos democráticamente.

Como Dave Mustaine señala en la canción, el problema no son solo los líderes, sino también las personas que los siguen ciegamente. Estos políticos, una vez que obtienen el poder, lideran una “sinfonía de destrucción” (una música que como ratas extasiadas por melodías  como las de pseudos-flautistas de Hamelin  hacen que la gente siga), a menudo en su propio detrimento. Dave Mustaine dice que la inspiración para esta canción vino cuando estaba viendo The Manchurian Candidate.

Aquella película es un thriller de suspenso de la Guerra Fría estadounidense que se lanzó en 1962 en el apogeo de la crisis de los misiles en Cuba. Cuenta la historia del hijo de una prominente familia política de derecha que ha sido lavado de cerebro para ser un asesino involuntario de una conspiración comunista internacional. La canción hace un punto similar de que cualquiera puede ser apoyado como un líder político y controlado por quienes lo ponen en el poder.

No le tomó mucho tiempo al colorín realizarla según cuente en sus memorias, esta canción fue muy rápida para Dave Mustaine, quien dice que conducía a su casa cuando se produjo la inspiración. Ha contado diferentes historias sobre el papel donde escribió físicamente la letra (un recibo de sushi, su papel de arresto), pero escribió el coro en el auto y terminó la canción después de que llegó a casa.

El video musical fue dirigido por Wayne Isham, quien curiosamente aparte de trabajar en varios clips de Megadeth, hizo videos para temas muy de corte pop de la década como “Bye Bye Bye” de ‘N Sync y “I’m Not A Girl, Not Yet A Woman” de Britney Spears.

Pese a que obtuvo buena rotación en MTV, finalmente se convirtió en polémico y fue editado debido a una escena de asesinato que la cadena consideró “demasiado dura”. El video muestra a cada miembro de la banda tocando individualmente, con una narrativa no lineal. En su mayoría en blanco y negro, que gira en torno a un candidato político que es asesinado, y la posterior y enorme cantidad de anarquía y disturbios causados por el evento.

Por Patricio Avendaño R.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...