Cancionero Rock: “The Garden” – Guns N’ Roses (1991)

Cancionero Rock: “The Garden” – Guns N’ Roses (1991)

La enorme maquinaria que movió Guns con ambos Use Your Illusion (1991), contabilizaron la suma de nueve clips —teniendo un rol protagónico la trilogía de Don’t Cry, November Rain y Estranged. Pero los demás, a pesar de considerárseles menores, ayudaron a que la banda tuviese una potentísima rotación televisiva entre 1991-93; The Garden el más relegado de aquellos —jugándole en contra el tener algunas tomas en que aparecen clubes de desnudistas. Parte del primer volumen, de portada amarilla y roja, no se debe confundir por la que le continúa dentro del disco —la acelerada Garden of Eden; en un alcance de nombres que puede generar confusiones.

Aquella responde a un gusto que se dieron, al tratarse de un dueto con una de sus influencias: el mismísimo Alice Cooper, que tiene sus pistas vocales reservadas y sin toparse con las del pelirrojo. La reconocida figura del shock rock venía saliendo de un periodo poco recordable de su carrera, en donde las drogas lo tenían en piloto automático, para resurgir con Trash (1989) y el muy reciente Hey Stoopid (1991) —que en cuya pista homónima asomó Slash. Ya habiendo tenido a Guns N’ Roses de telonero, en variadas fechas entre 1986-87, incluso compartió en el escenario con ellos para un show de 1988. La misma persona a la que le tomaron prestado un fragmento de Only Women Bleed, uno de sus grandes clásicos, que sirve como introducción en concierto para Knockin’ on Heaven’s Door —tanto en los 90’s, como desde la reunión de los miembros originales en 2016.

The Garden, un relato que comienza apacible pero melancólico en la voz de Axl —“Tú sabes que estás solo, tus amigos no están en casa, todos se han ido al jardín”, como reza en los primeros versos. Alice es el elemento rupturista, siempre áspero, que literalmente le añade colores al video que sin él se mantiene en blanco y negro. Filmado en Nueva York, tranquila aunque poco acogedora, cuando asoman contemplativos seis integrantes en diferentes puntos de la ciudad; volviéndose incandescente y caótica para las intervenciones del flamante invitado, quien nunca aparece en pantalla.

Una rareza en vivo, que ha sido tocada poco menos de treinta veces; todas durante 1993. Compuesta por Rose, incluso antes del debut discográfico de 1987, se valió de la ayuda de dos amigos cercanos a la agrupación —West Arkeen y Del James; y a pesar de que tiene interpretación abierta, no se descarta que tenga relación con las drogas. También contó en segundas voces con Shannon Hoon, fallecido cantante de Blind Melon, quien tuvo un rol protagónico en Don’t Cry y en menor medida para You Ain’t the First.