Cancionero Rock: “The Unforgiven” Metallica (1991)

Para 1990 Metallica y su principal compositor, James Hetfield, no habían ahondado con profundidad en sus letras, sentimientos y vivencias personales (sólo en Dyers Eve escuchamos a un furioso Hetfield por la educación de ciencia cristiana dada por sus padres). Quizás habían historias de temática vivencial pero en tercera persona; Fade to Black o Welcome home (sanitarium) son clara referencia a lo expuesto. Hasta en And Justice for all… Metallica nos hablaba de la guerra y su consecuencia, de historias épicas, el abuso de drogas, más lo cuestionable que puede ser hablar de un tema delicado como es la justicia.

Los vientos de cambio comenzaban a soplar con fuerza en los cuarteles de los Four Horsemen, y el cambio que suponía producir un nuevo disco con Bob Rock (para ese momento productor de Bon Jovi y Mötley Crüe), asumía una apertura en todo ámbito para lo que Metallica venía haciendo y quería mostrar. Tras el tour de And justice for all, se encerraron casi un  año para crear y parir, la que algunos dicen es su obra magna. El homónimo disco negro, cambió el sonido más la esencia de la banda, transformándolos en un acto que representaba el movimiento metalero a nivel mundial, junto a esto más lo que conocemos ya del disco negro en su sonido, las letras de James Hetfield, dieron un giro que acompañó este profundo cambio en el leivmotiv  de la banda.

Sin más, The Unforgiven, a estas alturas es un clásico de la banda, es un fiel ejemplo de la manera en que Hetfield se destapó como cantante y letrista. The Unforgiven, nos habla del relato de un joven que debe soportar el yugo de una educación absolutamente dogmatizada como es la ciencia cristiana; siendo uno de sus fundamentos que cualquier enfermedad se puede curar rezando con una fe ciega y complaciente en un Dios que ve lo material como algo irreal. Si bien, James Hetfield habla de su experiencia como hijo frente a su Padre, el tema se puede aplicar a cualquier persona que no puede elegir con quien educarse, teniendo que absorber el legado y experiencia  de quien esté a cargo de su crianza –entiéndase; Padre, Madre, Abuelos, Tíos- quizás sea un punto sustancial que hace de  esta canción algo universal y no propio de cualquier rockero. Algunas frases de la canción lo demuestran; “They dedicate theirs live /to running all of his / he tries to please them all / this bitter man he is; (“Dedicaron sus vidas / a dirigir todo lo de él / Él trata de complacerlos a todos/ en especial a ese hombre amargo/”).

Bien conocemos la intro de The Unforgiven, los coros de James para dar sentido a esta épica balada, la base sencilla pero contundente de Newsted y Ulrich, más el inspirado solo que hizo Kirk Hammett, dejándola como una de las mejores baladas metaleras, si es que se puede y es necesario etiquetarla en algún formato. No obstante, es aquí donde se marca un punto de inflexión en las composiciones de Hetfield y su banda, comenzado a expandir y abrir sus sentidos musicales como emocionales, dando rienda a lo que vendría para Metallica post Álbum negro. Un camino lleno de experimentaciones y riesgos para  una banda que ya había tocado el cielo.

Y la canción en cuestión, la gran “The Unforgiven”:

Por Nelson Silva A.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...