Cancionero Rock: “Tomorrow”- Silverchair (1994)

El éxito que significó el single debut de Silverchair se explica por la oleada del Grunge, que se gestó desde fines de los 80’s. Tras la muerte de Kurt Cobain en 1994, la prensa musical tenía sus ojos y oídos puestos en cada banda nueva que sonara similar a la corriente musical procedente de Seattle. Una de ellas era Silverchair, el trío procedente de Nueva Gales del Sur, Australia. Al escuchar su single “Tomorrow”, están los elementos más reconocibles del Grunge, con fuerza en voz y guitarra. El detalle que sorprendió a mucha gente era la madurez con la que se atrevieron a salir al mundo, con apenas 15 años por cada integrante al momento de darse a conocer la canción.

Con una sencilla estructura de guitarra-bajo-batería, sumada a una imponente voz, Silverchair comenzó a planear su carrera bajo el nombre Innocent Criminals. Ya a los 15 años, Daniel Johns no tardó en llamar la atención por su registro vocal, que nos hace pensar más en un adulto que en un adolescente. Tiene fuerza y melancolía, elementos característicos de los vocalistas Grunge. Con él en voz y guitarra, Chris Joannou en bajo y Ben Gillies en la batería, compusieron “Tomorrow” para participar de un concurso de bandas impulsado por la Australian Broadcaster Corporation (ABC) y por la radio alternativa Triple J. Estos medios les ofrecieron grabar su single, en una versión más pulida, y un video. Pero un detalle sería el definitivo: el cambio de nombre para la banda por el que ya conocemos.

El arranque de “Tomorrow” lo da una melódica intro de guitarra y la voz de Daniel Johns cantando: “It’s twelve o’ clock, and it’s a wonderful day / I know you hate me, but I’ll ask anyway / won’t you come with me, to a place in a little town”. Su tono de voz se vuelve más intenso y expresivo por cada vez que canta la línea “Very hard to drink”, dentro de la gama de matices vocales que ofrece. Casi a tono con las voces de los referentes Grunge sub-30 de ese entonces.

Un par de versos en la siguiente estrofa traen un mensaje que hasta la actualidad dice mucho: “You say that money isn’t everything / but I like to see you live without it”. Podrá sonar un poco obvio, pero, a su década y media, el vocalista expresó preocupación por el típico pensamiento de “el dinero no es todo”. ¿Será posible imaginar la vida personal sin importarle el dinero? Que cada cual saque su conclusión.

Y el clímax de la canción lo da justamente el estribillo que incluye el título: “You gonna wait ‘til, fat boy / fat boy, wait ‘til tomorrow”. Es el gancho necesario, junto con la intro, para calar hondo en las FM y en cadenas de videomúsica como MTV. Y claro, el videoclip dirigido por Mark Pellington (el mismo de “Jeremy” de Pearl Jam) fue la otra pieza clave del éxito, que llevó a un número cada vez mayor de pedidos en la radio.

Hasta ahora, el legado que dejó este primer single del trío australiano es innegable. Para muestra un botón: En Febrero de 2004, al músico Scott Owen, del grupo punk rock The Living End, se le preguntó por “el lanzamiento más influyente de la música australiana”. ¿Su respuesta? “Tomorrow” de Silverchair, “le demostró a los niños que si quieres probar, tendrás la oportunidad de enfrentarte al mundo”.

Lo que empezó en un estudio de grabación, que según Daniel Johns le significó desembolsar 75 dólares para costearse los demos, se terminó por convertir en el hit #1 del ARIA Singles Chart por seis semanas. En los ARIA Music Awards de 1995, “Tomorrow” le dio como recompensa a Silverchair tres premios: Single del Año, Single Más Vendido y Artista-Single Revelación. Y saliendo de Australia, la canción quedó en el #1 del Modern Rock Tracks y del Mainstream Rock Tracks de Billboard.

Vimos en Silverchair al sueño del pibe, un trío de quinceañeros en los 90’s grabando un demo, compitiendo en un concurso amateur y captando la atención de los medios y de una compañía musical y conquistando el mundo. Cuesta creer que Daniel Johns y los suyos cumplan 40 años este 2019, es verdad. Con todo lo que hicieron después del álbum “Frogstomp”, ellos debieran estar agradecidos de “Tomorrow”, el single que les cimentó su carrera. Que este momento notable del rock les sirva de inspiración a posteriores generaciones.

Por Carolina Plaza Vilches.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...