Nacion Rock Al Rescate: Frank Zappa, padre de las invenciones (Segunda Parte)

frank-zappa

Viene de la Primera Parte

Otro elemento novedoso que trajo Zappa al mundo de la música es el uso del humor. Más allá de parodias o usos absurdos, en la obra de Zappa el humor es pieza fundamental de llevar el mensaje. Me cuesta pensar en algún momento de Zappa sin humor; desde la música, las letras, los nombres de las canciones y piezas musicales. Vale la pena nombrar cosas como “Sanguche de vienesa quemada”, “¿Aviación Naval en el arte?” o anotaciones como “Una pareja de adultos mayores republicanos que intentan hacer el amor mientras bailan break-dance”. ¿Habría existido Devo como lo conocemos sin Zappa?

Desde sus experimentos en el estudio, el uso de tecnología de punta acompaña la obra tanto de the Mothers (que tuvo un montón de formaciones distintas transformándose en el brazo más “rockero” de Zappa), como de sus discos solistas. En los ‘70 fue impulsor del uso de sintetizadores en el contexto del rock. En esa época, su lucha estilística se fue en contra de la música disco, que tenía tiznada a la escena pop de la época, incluyendo a rockeros como los Stones y Rod Stewart. Tampoco tuvo mucha piedad con algunos productos glam de esos años, y con cualquier cosa que pareciera deshonesta. Hacia los ‘80 comenzó con un perfil cada vez más político, aumentado por la era Reagan. La música que hizo en esta época tenía elementos de la estética del momento (en realidad esta es otra de las cualidades de su música: mantener una cuota de contemporaneidad y ser parte del rock) pero aumentó su creación de obras para ensambles orquestales, por un lado, y para secuenciadores (synclavier) por otro.

John Lennon y Frank Zappa, 1971

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=3auiYaRw2WU[/youtube]

Zappa se despide del mundo el 23 de diciembre de 1993, trabajando prácticamente hasta el último de sus días y dejando en bodega un enorme archivo de presentaciones en vivo y obras sin terminar. Con el paso de los años su familia ha ido sacando el material, manteniendo el legado e interés presente. El nivel de complejidad y deseo de perfección de su música, lo hizo asociarse con músicos de primer nivel que a su vez tuvieron relevancia. Steve Vai (David Lee Roth, Alcatrazz, solo); Terry Bozzio (Missing Persons, Vai, Korn); Adrian Belew (David Bowie, King Crimson); Warren Cucurullo (Missing Persons, Duran Duran) son solo algunos de los que tuvieron en sus diversas bandas. Además de colaboraciones con John Lennon, Jean-Luc Ponty, Linda Ronstadt, entre muchos.

La idea del disco conceptual o temático de rock encuentra raíces en Freak Out! We are only in it for the money y Cruisin’ with Ruben and the Jets. En bandas como Primus, Mars Volta, Danny Elfman (él comenta que una de las referencias para componer la canción de los Simpsons es un comercial de afeitadoras hecho por FZ) en que la variabilidad rítmica está fuertemente influenciada por el trabajo de Zappa, además del humor absurdo. Otra influencia interesante de Zappa en otros músicos es en el movimiento Krautrock, tanto en la sonoridad como loops rítmicos con elementos de música concreta de los primeros discos de The Mothers. Fue una apertura a posibilidades reales de un lado más experimental y vanguardista en el rock, desde una perspectiva musical, discursiva y hasta visual en último plano.

Para mi Zappa probó la viabilidad de la inteligencia en la música. El poder usar herramientas avanzadas de composición, el uso del estudio en el rock (paralelo a Brian Wilson y antes de los Beatles), el tener una capacidad de articulación y el sentido humor, le dio oportunidad de impresionar y sorprender. Su obra sigue siendo fresca, y sigue siendo un referente. A los que aún no se hayan metido, los invito a que no le tengan miedo, vale la pena darse un tiempo para este monstruo. Ojo que, siendo una obra tan grande, es probable encontrarse con cosas que no se entienden fáciles. Pero de todas maneras, cuando hay abundancia, hay para todos los gustos.

Frank Zappa/ Captain Beefheart:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=JIoBBKfOGg0[/youtube]

Por Sebastián Gómez Cotorás

Nacion Rock Al Rescate: Supersordo, el ruidoso legado de una transición

ss3

Un rock que llegó a sonar con una identidad y estilo absolutamente inédito en toda la historia del rock y que además contaba como parte fundamental de aquel poder, la certeza que sólo aquí en Santiago de Chile se pudo haber fraguado de ésta manera su rock and roll. Una de las cosas más especiales para mí de esta banda es justamente su aporte a la definición de nuestra identidad. Es un rock poderoso, odioso, (anti) poético y bien surrealista, que cuando logró alinear a la perfección el enjuague de personalidades, visiones y raíces de sus cuatro integrantes, específicamente entre el año 1995 hasta su fin en 1997, produjeron unas 15 o 16 canciones que creo son imprescindibles para la apreciación del rock, poniéndonos en el mapa de la música popular con un ejemplar que exuda una seguridad y vértigo en aquellas canciones (y unas pocas previas a 1995) que yo no recuerdo en nuestros anales rockeros.

Pocas veces un grupo de rock chileno ha tenido por las bolas la simpleza y lo poco convencional de manera tan estilosa y en un equilibrio tan singular. La lírica y la música se complementan perfectamente para hacer crecer infinitamente las canciones; pero lo mejor es que si no entiendes español, la intensidad de la interpretación de Claudio Fernández siempre podrá hacer el mismo trabajo que logra con las palabras, dándole a la obra igualmente el tono poético y surrealista: con esto resuelven brillantemente la universalidad de su arte y de pronto la obra de Supersordo queda mirando de frente a la de Sonic Youth, Melvins, This Heat, Pussy Galore, Jesus Lizard, Gong, por dar algunos ejemplos de igual peso.

ss1

Al singular estilo vocal y lírico de Claudio Fernández, se suma la fuerza motora de la banda, la que la hace desplazarse y envuelve en material indestructible su música, el guitarrista Katafú. La base rítmica tenía, por un lado, conocimientos formales de música en el caso del baterista Jorge “Giorgio” Cortés (con una ida y vuelta, pero es el que completa la alineación correcta, definitivamente), lo que permitió incluir juegos de tiempos y compases, que entraron en las canciones únicamente a sumar, nunca a enredar. Y en el caso de Comegato, el bajista, hágase una idea a través de Yajaira qué tipo de aporte pudo ser dentro Supersordo y lo encontrará claramente.

Eran cuatro músicos que difícilmente se hubieran juntado en los más rígidos y militantes ochentas. Supersordo nace de un hastío de la escena punk, thrash y hardcore de nuestro terruño, que coincidió con el retorno de la democracia, con que Nirvana sacara a Michael Jackson y a Madonna del N°1, el inicio de las barras bravas en Chile, con clásicos jugados a las 10 de la noche y con los accesos mal planificados, quedando sendas peloteras a la entrada y salida del estadio. Tanto Katafú como Comegato estaban hartos de los clichés e intransigencias de sus respectivos entornos (el anarco/furioso/esencial del punk y las hadas, doncellas y dragones del metal, respectivamente). Luego Fernández es el vocalista estilo sicótico de los que hay uno en diez millones, que resultaba ser medio trotamundos y se enganchó con esto de hacer ruta a campo traviesa a los gritos. Un baterista con estudios en percusión y saxo. Sólo querer salirte deliberadamente del molde pudo haberlos juntado. Entonces, pienso que la predisposición a trabajar con gente fuera del entorno inmediato fue un gran determinante a la hora de la tolerancia en la sala de ensayo, al momento de empezar a torcer una canción y dejarse inspirar por el compartido afán experimental de los compañeros, siempre pendientes de mantener la cabeza abierta para nuevos placeres a la hora de hacer música.

Hubo que esperar 4 años para que empezaran a salir las canciones que para mí lo cambiarían todo. En el intertanto se fueron haciendo de un culto de seguidores de lo más ecléctico y heterogéneo, cosa que era un eco lógico y supongo que estimulante para los músicos, que imagino veían que su camino resultaba atractivo más allá de tribus y credos, cuya alergia hacia aquello los había juntado en un principio.

SUPERSORDO

No es fácil pillar su música hoy, pero aún es posible encontrarla en internet para quien sepa buscar; “Supersórdido” (1992 – Toxic), “Tzzzzzzz…” (1995 – Inferno) y “Un Ruido Inmenso de Rock” (2000 – CFA). Las grabaciones de lo que iba a ser el disco de 1997, no he podido dar con ellas. Sí pude oír en el programa “La Alcantarilla Gaseosa”, en sus últimas ediciones por 1996, una versión en estudio de “Gallina”, que aparecería recién el 2000, muy bien grabada en vivo en La Batuta en el ‘97, en el póstumo “Un Ruido Inmenso de Rock”. Quien ubique esa canción sabe que dibujaba claramente a Supersordo galopando con truenos y marejadas al monstruo al que le habían dado vida hacía poco: estaba domado y escupían fuego a la par, cómplices.

Esa hidalguía por ir tras una promesa artística basada en la pasión por encontrar algo nuevo y que refresque el espíritu de sus integrantes, hacen que la obra de Supersordo sea muchas veces tildada de hermética. Al menos así entiendo el origen de esa catalogación que me la encontré bastante leyendo lo que existe sobre ellos. Pero la banda, haciendo gala de sus geniales paradojas, logra más temprano que tarde utilizar ése hermetismo para mantenernos la cabeza abierta para nuevos placeres a la hora de oír música. Unívocamente chilena siempre cabe sumar.

Por Sebastián Wrighton

Para ahondar más en su música, el documental “Historia y Geografía de un Ruido”, donde ellos mismos nos cuentan acerca de su historia, se porta como un imprescindible:

Supersordo: historia y geografía de un ruido from Revista Lecturas on Vimeo.