Los Mejores 51 Discos de Rock Chileno. Del 10 al 1

10-1

pettinellis

Pettinellis

Pettinellis
2002, Warner Music

10. El rock mestizo ítalo-chileno de Pettinellis es una mezcla poco habitual, que encuentra cauce en iniciativas de carriles extra-musicales como el Bar Liguria (el disco cierra con el ‘Himno Internacional del Liguria’), o el cine de Boris Quercia (compusieron la banda sonora de Sexo Con Amor, película con fuerte influencia de la tragicomedia italiana). Si bien el personalismo de Pettinellis es elocuente, desde su nombre, los talentosos como Henríquez no sólo saben componer buenas canciones, sino que saben con quién juntarse para interpretarlas. La banda que armó es tan buena y tan afiatada, que hacen ver natural la interpretación de trece canciones bellísimas, cuál más coherente con la siguiente, pero a la vez generosas en sonidos diversos. El piano y el Farfisa de Camilo Salinas -uno nacido en Italia, pero con el ADN de músico chileno heredado por su padre, Horacio- le entrega todo el encanto al dramón cebolla de ‘Hospital’, y presta todo el apoyo en su pena a Henríquez en la interpretación de la cueca triste ‘Fidel’. La sociedad de bajo y batería de Pedro Araneda y Nico Torres marca el paso de una sonoridad que no encontró herederos, y se hace notar en juguetones temas como ‘Un Hombre Muerto en el Ring’, y sobre todo, en el instrumental ‘A Go-Go’. Opacado por el legado de Los Tres, Pettinellis es una de las joyas más subvaloradas del rock chileno._ F.G.

la-espada-y-la-pared

La Espada & La Pared

Los Tres
1995, Sony Music

9. Se ha dicho varias veces que La Espada & La Pared no es el mejor disco de Los Tres, pero sí el más importante. No cabe ninguna duda que es el que los consagró totalmente, algo que de paso sirvió para que la música chilena –recién a mitad de los 90- se ganara afuera el espacio que necesitaba de forma urgente. Espacio que había quedado segregado con los años de dictadura en Chile, al menos en cuanto a difusión. Las apariciones en MTV, las buenas migas con gente como Café Tacuba y Fito Páez, y el reconocimiento en todo Latinoamérica, no sólo daban cuenta de que fue un gran disco para escuchar, también fue un álbum que generó orgullo patrio, y más aun, considerando que Los Tres siempre han tenido una raíz criolla y guachaca, muy latente en sus composiciones. Ahí estaba el tema que daba nombre al disco, con letras encriptadas y con distintas secciones, guiños country y algo de sicodelia. ‘Déjate Caer’ era la maravillosa entrada de cuajo al álbum, donde el bolero cobró nueva vida con un tema tan emocionante como desgarrador. La divertida ‘Hojas de Té’, blusera y alegre, se convertiría en un verdadero himno. La maldición intravenosa, lisérgica y oscura de ‘Te Desheredo’ es de los momentos más intensos y atrapantes del disco. ‘Tírate’ nuevamente exploraba las baladas en clave bolero, pero con un toque sombrío y sarcástico. Cuando miramos la década de los 90 y tratamos de encontrar los discos que mejor nos representaron hacia el mundo, con La Espada & La Pared encontramos una obra vital. No mucho después vino el unplugged, muy reforzado con las canciones de este disco, que simplemente terminó por hacer historia y dejar a la banda de Henríquez, Parra, Molina y Titae como verdaderos héroes nacionales._ Patricio Avendaño.

folder

Weichafe (Disco Rojo)

Weichafe
2002, Guerrero Discos

8. No hay nada que explicar sobre una banda que representa mucho más que un patrimonio de rock chileno aún vivo y latente en la conciencia. La obra de Weichafe ha trascendido de diversas formas y, lamentablemente, por cuentagotas. Es su autenticidad callejera y carácter subversivo, sumado al gran respeto y pasión que tienen por su música, que han llegado al punto en que se encuentran hoy. Pero sin duda, este disco significó un punto de inflexión después de su poderoso debut editado a pulso y esfuerzo. Weichafe, el “Disco Rojo”, significó la convicción de tocar rock chileno, pero no desde la sonoridad latinoamericana de Los Jaivas ni de la forma “guachaca” de Los Tres, sino que tomando el manual del “rock clásico”, con la guitarra protagonista llevando la batuta, con Aguaturbia y Hendrix como referentes, y moldeándolo de tal forma que lo volvieron tradicional. Y eso lo lograron –y acá radica su maestría e importancia- porque Pierattini, Da Venezia e Hidalgo tomaron las lecciones del rock ya hecho en la patria para hacerlo único y, definitivamente, “criollo”: ‘Las Cosas Simples’, con sus percusiones de patrón 6/8, legado irrefutable de Gabriel Parra, y su aire folklórico tomado de la herencia de Víctor Jara; la fuerza punk de ‘Pichanga’ no puede ser otra que la de sus queridos Machuca, y su clásico ‘Olvidando’; el carácter metálico teledirigido de ‘Salvador’ sacado del legado de Criminal en los 90; ‘Ñuñork’ con la experimentación de la poesía musicalizada, con el mismísimo Gonzálo Henríquez (de González & Los Asistentes) como apoyo; y así podríamos seguir. Esa fusión de ritmos, más el sonido propio que Weichafe cultivó como power trío y que pone en evidencia en canciones como ‘Pan de la Tarde’, ‘5:30’ y ‘Ripio y Soledad’, ha hecho de este disco un referente inequívoco para todos aquellos que escuchamos y nos apasionamos con los sonidos poderosos del estilo. Y si bien desde su salida en 2002 este disco ha estado lleno de trancas para que llegue a los oídos del gran público rockero nacional, ha envejecido exquisitamente, y de a poco se ha ido reivindicando y tomado su valor como el clásico del rock chileno que es por antonomasia. La razón es muy simple: nos devolvió el cariño por el rock._ C.T.

folder

Los Jaivas (El Indio)

Los Jaivas
1975, EMI Odeón

7. Definámoslo como potencia pura, fusión e inspiración. Para muchos críticos es la mejor obra de Los Jaivas, y es curioso porque no tuvo la repercusión mediática y éxito comercial de Alturas De Machu Picchu. Con su artística portada -obra del “sexto jaiva”, René Olivares- y un rendimiento técnico muy por sobre el promedio, esta placa nos dejó sonidos que eran resultado de una búsqueda constante, búsqueda que partió en Argentina y que luego los llevó a Europa. ‘Guajira Cósmica’ es una mezcla extraordinaria de ritmos, mixturada con el piano de Claudio Parra, mostrando tintes de electrónica que te llevan a ese imaginario cósmico tan propio de nuestros pueblos. ‘La Conquistada’ te envuelve con la profundidad de su mensaje, el que vas entendiendo y transformando según pasan los años, pero siempre al alero de un gran rock progresivo. Y ‘Tarka y Ocarina’ equilibra tan bien el rock, el jazz, el folclor y la batería más genial de Gabriel Parra, que es un imprescindible dentro de su brillante discografía. El Indio es el que termina de definir la identidad musical de Los Jaivas, en términos de fusión de sonidos latinoamericanos y aquellos provenientes del rock progresivo. Es este disco el que termina por encumbrarlos a un nivel de respeto e influencia trascendental dentro de la música de nuestro continente._ Macarena Polanco.

fictions

Fictions

Los Vidrios Quebrados
1967, UES Producciones/RCA Victor

6. Uno de los antecedentes más robustos del rock hecho en Chile y uno de los primeros gritos de la contracultura nacional. Por esto mismo, tildar a Fictions de psicodélico sería encasillarlo injustamente en un estilo musical que no prosperó en el país. Y Fictions es trascendente. Los Vidrios Quebrados ofrecieron al Chile de los 60 una de las primeras vitrinas del revolucionario rock que, en ese momento, pasaba por una de sus etapas doradas, tanto en Europa como en EE.UU. Aunque uno de los grandes méritos de este disco es que sólo está compuesto por canciones propias, Los Vidrios Quebrados presentó a los chilenos –y en primera persona- a The Beatles, The Yardbirds, The Rolling Stones y Bob Dylan. Sus canciones, todas grabadas en 3 noches, son un conjunto de composiciones de todos los integrantes de la banda, con un fuerte predominio de baladas y armónicos arreglos vocales. Décadas más tarde, sus integrantes confesarán que el estilo de la banda en vivo reflejaba un sonido más desenfrenado. Aún así, la banda apostó por presentar en su único LP un abanico generoso de composiciones simples (‘Words, and Words, and…’), ambiciosas (‘Concert in A Minor, Opus 3’), premonitorias (‘We Can Hear The Steps’) y, sobre todo, coléricas (’Time Is Out Of Question’, ‘Inside Your Eyes’, ‘Fictions’ y ‘As Jesus Wore His Own’), marcando uno de los primeros precedentes de rock hecho en Chile._ Gabriel Chacón.

pateando piedras

Pateando Piedras

Los Prisioneros
1986, EMI Odeón

5. Se habla de Corazones (1990) como el disco que rompe todo y que pone en relieve las diferencias musicales entre Jorge González y Claudio Narea. Sin embargo, Pateando Piedras es el primer escollo que atraviesa esta relación, ya que uno quería experimentar con teclados, samplers y sonidos pregrabados; y otro era más conservador, más de hacer algo como lo que ya se había hecho y que había resultado bien. El sonido de La Voz De Los ‘80 es guitarra, bajo y batería, mientras acá se muestra más tecno, al estilo Depeche Mode, como lo había determinado el compositor del grupo, quien escribe las 10 canciones del álbum. De hecho, la canción ‘Muevan las Industrias’ es grabada en el estudio sólo por González, como relatara años después el sonidista a cargo de la grabación, Caco Lyon. En definitiva, este disco merece su lugar en la historia porque pone a Jorge González como un compositor avezado, que no le tiembla la mano para experimentar pese al éxito anterior, y lo pone en la historia como uno de los compositores más importantes de su generación, lo que años más tarde, será refrendado por varias otras producciones, situándolo nada menos que a la altura de Violeta Parra y Víctor Jara, por contenido social, político y musical._ Emiliano Aguayo.

kaleidoscope men

Kaleidoscope Men

Los Mac’s
1967, RCA Victor

4. Pocos discos tienen tantos argumentos a favor para ser considerado uno de los mejores de nuestra historia. En contexto, siendo 1967, Kaleidoscope Men es una cátedra de calidad compositiva, sonora y musical. Chile, el último reducto en la colonización del rock n’ roll por el cono sur, vio nacer un álbum revolucionario y probablemente sin comparación en la sicodelia beat latinoamericana. Los Mac’s agotan todos los recursos y todos los esfuerzos en construir esta verdadera columna testimonial de una generación. Los guiños a Sgt. Pepper son innegables desde el arranque con ‘F.M. y Cía.’, una de las más certeras aperturas de un álbum nacional; riff furiosos como en ‘Secuencias’ y ‘El Amor Después de los 20 Años’, poesía lisérgica en ‘El Evangelio de la Gente Sola’ y ‘A Través del Cristal’, barroquismo folk como en ‘Anne Marie’, garaje sucio y ácido como en ‘Tensión Extrema’, el dandismo melódico de la invasión británica en ‘Al Otro Lado del Mar’ y el soft rock inteligente americano en ‘Nada Dulce Niña’. Los Mac’s supieron leer tan bien su época y cargar a toda una generación de músicos al hombro, que Kaleidoscope Men incluye también el primer himno del rock chileno: ‘La Muerte de Mi Hermano’ (compuesta por Payo Grondona, emblema de la Nueva Canción Chilena), una crónica antiimperialista sobre los tiempos que corren y que confirma el llamado juvenil a denunciar y cantar sobre la realidad, manifiesto político que no es azaroso dentro del álbum si consideramos el saludo a Dylan en ‘Dear Friend Bob’. Mientras suenan las metralletas sampleadas, podemos observar en la portada a los cuatro músicos vestidos de ponchos amerindios y camisas sicodélicas, un verdadero sincretismo que sería el puntapié inicial del camino que nuestro rock comenzará a llevar al llegar su madurez. Un disco fundacional._ Crístofer Rodríguez.

fome

Fome

Los Tres
1997, Sony Music

3. Ir en contra del establishment ha sido un gran inspirador para los grandes discos de rock de la historia, sea por la vía de la crítica social, el hedonismo -el sobrevalorado lema “sexo, drogas y rock and roll”-, o incluso, el paganismo u ocultismo. En esta línea, varios de los grandes discos de rock simplemente emergen desde la negatividad, el dolor, la sensación de que todo, inexorablemente, termina mal. Esta avasalladora fuerza creativa es la que inspira a uno de los mejores discos de la historia del rock chileno, que no podía llamarse de otra forma que Fome. La banda no pasaba por su mejor momento cuando viajó a EE.UU. a grabar la placa. Álvaro, particularmente, no lo estaba pasando bien. Y toda esa negatividad fue vomitada en el mejor disco de Los Tres, uno que no sacó el impulso creativo ni desde las afrentas a la dictadura, ni desde la realidad social del momento. En Fome, simplemente, todas las historias contadas terminan mal: las más introspectivas, las más lúdicas, las rabiosas, e incluso, las fábulas de tono casi infantil. La onda ‘Tomorrow Never Knows’ de ‘Bolsa de Mareo’, los sonidos noir de ‘De Hacerse se Va a Hacer’, los guiños surf rock en la balada ‘Olor a Gas’, la urgencia a la The Who de ‘Antes’, e incluso el jazz afrancesado de ‘La Torre de Babel’; todos los sonidos están confabulados para musicalizar historias que terminan en tragedia, desafiante reproche o desamor. A diferencia de otros grandes discos del rock chileno, en Fome no se trata de épica, no se trata de aguda lectura social, ni menos del disco que marca los cimientos del rock chileno (eso ya lo hicieron en sus discos anteriores). Fome, simplemente, es una obra perfecta que no pretende ir más allá de sí misma, que no tiene afán grandilocuente. Se agota en sí mismo, casi con el mismo afán autodestructivo de cada una de sus canciones._ Felipe Godoy.

la voz de los 80

La Voz De Los ‘80

Los Prisioneros
1984, Fusión

2. 1984. Tras once años de dictadura, la cultura, la bohemia y la juventud habían sido aniquiladas por las políticas de shock implementadas por el fascismo militar. En ese gris panorama, nacieron Los Prisioneros, bajo el inocente amparo de una sala de clases en San Miguel y cautivados por la contracultura del punk. El hastío de la “música oficial”, la subversión propia de su juventud más el talento y la inquietud de un joven prodigio llamado Jorge González, fueron sus principales argumentos para componer uno de los mejores discos en la historia de nuestra música popular. Y de nuestro rock. La Voz De Los ’80 representó en aquel 1984 la urgencia de decir y hacer cosas, de incomodar –de alguna forma- a la estructura del poder imperante, desde la música pop. Porque hablar abiertamente, en plena dictadura, de sexualidad (‘Sexo’), de salir a carretear por la noche (‘Brigada de Negro’), de hacer un balance patriótico (‘No Necesitamos Banderas’), de criticar a otros músicos (‘Nunca Quedas Mal con Nadie’), o de tener conciencia americanista anticapitalista (‘Latinoamérica es un Pueblo al Sur de EE.UU.’), perfectamente pudo haber sido la primera piedra para instalar, culturalmente, la idea de que la libertad de expresión era algo posible y, sobre todo, que podía ser popular. Así, de repente, ser adolescente, ser de izquierda y ser rockero no estaba mal, si amabas la música y si eras jodidamente bueno haciéndola (y de paso, tumbando muchos muros de prejuicios en el proceso). La puerta que abrieron hacia esa autovalorización, hacia la subversión, hacia el punk y la new wave, hacia la música joven y hacia la cultura pop en general, ya nunca pudo cerrarse para nadie. La Voz De Los ’80, fiel a aquel nombre, representó a la adolescencia y al rock chileno como nadie más pudo hacerlo en los 80, convirtiéndolo en un genuino, fortuito y prematuro “grandes éxitos”, cuyo puntapié inicial es la intro de batería más reconocible de la historia de nuestro cancionero, las líneas de bajo más cortopunzantes de la década y un mensaje eterno que fue, es y será una apropiación cultural ganada desde el rock, que nadie ha podido superar._ C.T.

alturas de machu picchu

Alturas De Machu Picchu

Los Jaivas
1981, CBS

1. Este, es quizás el único disco en toda nuestra historia rockera que nació con una vocación canónica: por la dilatada trayectoria de la banda, el contexto sociopolítico del país en los 80, la relación histórica Chile-Perú, la representación del mundo precolombino, la construcción de “lugar”, su composición musical (instrumentación, patrones rítmicos, patrones melódico-armónicos y elaboración sonora), o la musicalización de un poema. Alturas de Machu Picchu cumple con todas las condiciones para ser considerado nuestro mejor disco de rock de todos los tiempos. Y además, puede que sea por esa condición de obra normativa, que referirse al rock chileno sea, incondicionalmente, hablar de Los Jaivas. Para 1981, la banda viñamarina se encontraba en la cresta de su periodo compositivo, por lo que la idea de musicalizar el poema de Pablo Neruda, extraído de su obra magna Canto General (1950), era un desafío mayor. Poder plasmar su magia sobre la base de un paisaje que ya estaba lleno de colores tenía sus altibajos, pero Los Jaivas, junto a su productor Daniel Camino -el gestor de la idea- supieron llevar la tarea de tal forma que su resultado es tan impresionante como conmovedor. No hay segundo dentro de los casi 38 minutos que dura el disco que no genere múltiples percepciones en quien está oyendo. Encanto, asombro, perplejidad. Su sincretismo entre las mixturas del folklore latinoamericano y el rock progresivo-sicodélico nunca sonó con tanta pulcritud, y como el vuelo del cóndor, que agita sus alas para alcanzar altura y luego sólo planear, el disco pasa por dos momentos que se van entretejiendo: hay espacios musicales menores -lentos, atmosféricos, instrumentales- que sirven de introducción (‘De Aire Al Aire’), epílogo (‘Final’) y pausa (‘Amor Americano’, ‘Antigua América’) para que entren con más fuerza las canciones más excelsas: la suite-rock ‘La Poderosa Muerte’, la folk-sicodélica ‘Águila Sideral’, y el joropo eléctrico ‘Sube a Nacer Conmigo Hermano’. Este balance es perfecto para un disco que exuda virtuosismo. Otro punto destacable es el desempeño de Los Jaivas como banda. Primero, la comunión y comunicación entre ellos, haciendo que las canciones adquieran aún más personalidad; y segundo, la cohesión con sus instrumentos, en especial Gabriel y su icónica batería Ludwig OctaPlus, Claudio con el elegante piano Steinway y Mutis con su clásico bajo Rickenbacker 4001. Los Jaivas, con este disco, tendieron un manto sonoro sobre el cual la música popular, y sobre todo el rock, se han identificado culturalmente como “lo chileno” o “lo criollo”, aún teniendo en cuenta que su construcción se debió a la apropiación de un pasado ajeno y de músicas foráneas, con una maestría tal que lo convirtieron en emblema patrio._ César Tudela.

[51-41] [40-31] [30-21] [20-11] [10-1]

Los Mejores 51 Discos de Rock Chileno. Del 20 al 11

20-11

traga

Traga

Fiskales Ad-Hok
1995, BMG

20. La poesía punk amarga y directa de Álvaro España quizás nunca estuvo tan bien representada como con este disco. Traga, con ese niño de la portada como obligado a comer, como dando a entender los primeros síntomas de subversión que vivimos: que nos hagan tragar lo que no queremos. Fue un disco que dijo varias cosas en contexto a lo que se vivía en la época, denunciando la sensación de “falsa democracia” que algunos palpaban en 1995, y que los Fiskales apuntaron con certeros dardos. Es el caso de ‘Eugenia’ y el magro episodio de la masacre de Apoquindo, o la dureza del Servicio Militar Obligatorio en ‘No Estar Aquí’, que resultó ser en definitiva una de las mejores canciones punk creadas en Chile. Hay que decir que Víbora y su guitarra –con ese sonido crudo y devastador- dejó un gran legado en la música chilena, una manera única, un estilo, lo que terminaría por definir el sonido de una banda con largo aliento. Ahí lucían cosas como ‘Río Abajo’, ‘Carlitos Jesús’ o la odiosa pero honesta declaración de vivir una tediosa relación de pareja con ‘Perra’, todas canciones donde se denunciaba un agobio, un hastío, como un concepto global de actitud propuesta en Traga. Como en toda la discografía de Fiskales, había mucha rabia, pero también ingenio en esas letras incendiarias al borde de lo poético, de mucha metáfora, pero además planteando soluciones._ P.A.

fatamorgana

Fatamorgana

Mecánica Popular
2003, Alerce

19. Hasta entonces, la propuesta de Mecánica Popular iba por el lado del rock de raíz y el mestizaje latinoamericano, heredero de Víctor y Violeta, o de los héroes del rock argentino de los 70. Por eso, escuchar esa tríada inicial de ‘Máquinas y Sangre’, ‘Bóveda Celeste’ y ‘El Sol a Veces se Equivoca’ es para caerse de espalda. En la columna vertebral de Fatamorgana, el combo de García, Villalobos, Chávez y Álvarez, optó sin tapujos por inspirarse en las atmósferas de OK Computer y Kid A, y en los riffs de Jonny Greenwood. Canciones más luminosas como ‘La Flor del Viejo Hotel’, o de inspiración más cotidiana y popular como ‘El Martirio de San Sebastián’, aportan a la paleta sonora de un disco que brilla por su diversidad y buen gusto a la hora de mezclar ingredientes. Después de una obra como Fatamorgana, lúcida en su capacidad de transitar entre los sonidos de vanguardia y aquellos de mayor tradición popular de nuestro país, la historia de Mecánica Popular quedó truncada y opacada por el notorio protagonismo adquirido por la carrera solista de Manuel García. El final, estamos seguros, sigue abierto._ F.G.

carrera-de-exitos

Carrera De Éxitos

Electrodomésticos
1987, EMI Odeón

18. Señoras y señores pasajeros, tengan todos ustedes muy buenas tardes. En primer lugar, quisiera expresarles que superar el salto a la piscina sin agua del primer disco de Electrodomésticos, no era fácil. Habían volado cabezas con su primer casete, y eso era difícil de superar. Como siempre, es complicado hacer algo a la altura de un debut que levanta buenas críticas, ventas y adoración de la hinchada. Para parte de la crítica musical actual, el movimiento del pop-rock chileno de los 80 es un momento en que varios proyectos vieron la luz, y tuvieron amplia difusión con poco merecimiento. Esa es la parte vacía del vaso, porque la llena nos regaló a los Electro, un proyecto que, viendo cómo se comportó luego la industria en Chile, tuvo amplia repercusión en los 90, y en los 2000, la misma que la banda por sí sola alcanzó en esos años, y que los ha mantenido no sólo frescos en el recuerdo, sino en cada oportunidad de conocer su nuevo material. Carrera De Éxitos nos regaló no sólo a una banda que ya había consolidado su estilo, sino que a un compositor como Carlos Cabezas, que luego también conoceríamos como solista, con la misma magia y talento provocador._ E.A.

aguaturbia

Aguaturbia

Aguaturbia
1969, Arena Producciones

17. Sin duda, la banda de Denise, Carlos Corales, Willy Cavada y Ricardo Briones hizo historia y está dentro del cuadro de honor del rock clásico chileno. Y no demoraron mucho para dejar legado. Fue su homónimo primer disco uno de los que no sólo revolucionó musicalmente la escena chilena a comienzos de los 70, sino que también, logró convertirse en una obra rebelde y transgresora. Contó con esa inolvidable portada donde aparecen desnudos, reflejando de la mejor forma posible el espíritu libre y la cultura hippie que bullía en esa época en la costa oeste de EE.UU., situación que causó todo tipo de polémicas en un país aún muy conservador como el Chile de aquellos años. Sin embargo, esa actitud no diría tanto si sus canciones no lo hicieran valer por sí mismo. Aguaturbia, grabado sólo en 3 días, cuenta con temas en inglés y español (algunos covers de Rolling Stones y Jefferson Airplane), y la sensual voz de Denise, envuelta en un fantasmagórico trip sicodélico, con jams extensas y verdaderos viajes a parajes surreales, gracias al sonido exquisito de sus guitarras y las ultra volátiles líneas de bajo. Un gran defensor de nuestras aventuras lisérgicas criollas y, a la vez, un disco que con los años se ha convertido en una preciada joya de nuestro rock._ P.A.

la culpa

La Culpa

Los Bunkers
2003, Sony Music

16. La Culpa es uno de los momentos más inspirados de la banda penquista, que ya por esos años marcaba cierta distancia de su predecesor, Canción De Lejos (2002). Manteniendo la efervescencia brit con la que fueron tan reconocidos en sus primeros pasos, pero permeándola con la influencia clara de La Nueva Canción Chilena, se despacharon canciones como la intensa y bien interpretada ‘Canción Para Mañana’, o el emotivo tributo a Violeta Parra con ‘La Exiliada del Sur’, brindándonos uno de los momentos más bellos entre ese cruce de músicas chilenas de distintas generaciones. También hubo espacio para el pop, como la aclamada ‘No me Hables de Sufrir’, la balada rock de ‘Dios No Sabe Perder’ (que es pura esencia Beatles), o la euforia a lo Kinks de ‘Cura De Espanto’. Los Bunkers nos mostraron un álbum variado, más maduro y quizás, para muchos, el mejor facturado en su carrera._ P.A.

rindanse terricolas

Ríndanse Terrícolas

Chancho En Piedra
1998, Sony Music

15. Por una parte, adolescencia, festividad, pero ante todo, la frescura y urgencia que acompaña a los jóvenes cuando agarran los instrumentos y se ponen a tocar música. Por la otra, una banda que desde un principio logró estar a tono con el virtuosismo que se necesita para tocar funk rock. Ríndanse Terrícolas, el tercer disco de Chancho en Piedra, marca el equilibrio perfecto entre un talento que crecía, con una madurez/adultez que inexorablemente los acechaba. Un disco que suena maravillosamente bien, con letras que aún se mantienen pueriles (incluso hay alguna –adivinen cuál- que no pasaría los estándares éticos de los tiempos que hoy corren), y una banda tocando mejor que nunca, sonando como cañón cuando tiene que hacerlo (‘Moscardón’), y con el gran sentido del ritmo que toda banda con raíz funk debe tener (‘Yakuza’, ‘Discojapi’). El disco más sobresaliente de una banda que metió las guitarras afiladas en todas las radios y estadios, y a la postre, identificó mejor a la juventud chilena del fin de siglo._ F.G.

congreso

Congreso

Congreso
1977, EMI Odeón

14. Ni la dictadura militar, ni tampoco el correspondiente desmembramiento interno que sufrieron momentáneamente, pudieron aminorar la vehemencia musical de Congreso. Congreso, es un disco irrespetuoso, que entregó un colorido baile (‘El Color de la Iguana’) en una época de manifiesto dolor, que sacó de la carrera de arquitectura a Sergio “Tilo” González, y lo instaló a partir de este disco como el principal compositor y líder de la banda. Pero, sobre todo, este es un disco sensible, que entregó con elegancia un afilado mensaje encubierto en inteligente poesía, en un contexto donde la canción protesta era presa fácil de torturadores. Parte de esta inteligencia fue estampar postales que suenan inocentes, pero que hacen eco hasta hoy, como ‘Volantín de Plumas’ y ‘El Cielito en mi Pieza’. Congreso es el disco definitivo que los separó de otras bandas que sumaron elementos folclóricos y los llevó hacia lo progresivo con canciones como ‘Tu Canto’, ‘Arco Iris de Hollín’ y, principalmente, ‘Los Elementos’._ G.C.

los tres

Los Tres

Los Tres
1991, Alerce

13. En pleno proceso de recuperación de la democracia, y entre una estructura contracultural que se reorganiza y una industria llena de mitos, vacíos y prejuicios, el homónimo de Los Tres comienza a modelar un sonido que sellará para siempre lo que con gusto hemos llamado “rock criollo”. Musicalmente, pese a las deficiencias en el sonido, las guitarras de Ángel Parra sobre la característica base rítmica de Pancho Molina y Titae Lindl encuentran varios puntos de clímax a través del disco, como en el imbatible dúo que componen ‘Flores Secas’ y ’Pájaros de Fuego’, y la desgarradora ‘Amores Incompletos’. Punto aparte para el nacimiento de Álvaro Henríquez, líder indiscutible y clásico por donde se mire. Guitarras venidas de los añorados años 60 y letras con vocación popular, que abordan temáticas de desamor y una cuota justa de ironía política, como en ‘Sudapara’ y ‘La Primera Vez’. Al menos ocho de los diez tracks tuvieron rotación radial en algún momento de la década y son canciones obligadas de sus conciertos hasta hoy, además de inscribir en la memoria emotiva del país himnos como ‘Un Amor Violento’ y ‘He Barrido el Sol’. Los Tres es un ramo obligatorio._ C.R.

para_los_arqueologos_del_futuro

Para Los Arqueólogos Del Futuro

Congreso
1989, Alerce

12. Como toda su discografía, Para Los Arqueólogos Del Futuro es fruto de su contexto histórico. Y es que Congreso, a pesar de ser una banda trascendental e inmortal, siempre ha entendido el importante rol moral que tienen para con la contingencia nacional. En sus discos podemos entender las sensaciones y resquemores de una época en particular, pero también reflexionar sobre los valores atemporales propios de la humanidad. Es 1989, la dictadura al fin está terminando y en pleno auge del new age no existe claridad acerca de nada, por eso la banda decide ir más allá en su propuesta filosófica, viajar al futuro y escribir, historiar, investigar y hacer trabajo de arqueología para entendernos desde ahí, a través de nuestros vestigios, de nuestras fuentes. El disco pretende responder cuestiones elementales como ¿qué somos?, ¿cuál será nuestro legado?, ¿en qué nos hemos convertido? Nada está muy claro en el álbum, salvo los valores eternos como la defensa de la libertad y la permanencia del amor como motor de la humanidad, en contraposición a la violencia, el odio y la opresión. Una obra maestra de nuestra música, una comunión entre ciencia ficción y realidad, entre todas las edades del tiempo y para todas las esquinas del mañana._ C.R.

corazones

Corazones

Los Prisioneros
1990, EMI Odeón

11. El revolucionario, el “Che Guevara de la música nacional”, se atrevía con un disco aún más electrónico que Pateando Piedras y, más encima, grabado en solitario. Ni siquiera Miguel Tapia, que aún seguía en carrera luego del alejamiento de Narea, había viajado al estudio de Los Ángeles, California, para ponerse a las órdenes de Gustavo Santaolalla. Peor, las canciones no sonaban ni políticas ni sociales, sino de amor, por lo que la cuarta entrega de Los Prisioneros generó decepción entre varios de sus seguidores más contemporáneos. A diferencia de lo que pudo ocurrir con el público más joven y desprejuiciado, que en los 2000 ya eran mayores y comenzaron también a hacer música, poniendo a Corazones como el disco insignia del nuevo pop chileno de estos días. El mejor trabajo “solista” de González, por sonido y letras universales que no necesitan explicación de contexto._ E.A.

[51-41] [40-31] [30-21] [20-11] [10-1]

Los Mejores 51 Discos de Rock Chileno. Del 30 al 21

30-21

atontahuayoprensao

Atontahuayoprensao

La Floripondio
1997, Alerce

30. El collage sonoro como identidad el rock mestizo a la Mr. Bungle pero sudaca el carrete extremo como liberación de la realidad acuciante lo de La Floripondio en este disco no tiene parangón ya que es un disco totalmente atípico dentro de la discografía del rock chileno donde confluyen de la misma manera estilos tan yuxtapuestos como el reggae y el hardcore y todo lo que se les pueda ocurrir entre medio sin siquiera perder un ápice del espíritu esquizofrénico que proyecta la banda que bien podríamos decir son “nuestros Sumo” siendo los de Villa Alemana incluso más atrevidos y despojados de etiquetas algo que se nota mucho desde el nombre Atontahuayoprensao hasta sus mismas canciones que como ellos mismos han contado fluyeron como improvisaciones y en donde la consigna de la fiesta interminable “porque bailando en discotecas no me voy a quedar” parece ser el espíritu de canciones que se han convertido en himnos carnavalescos alternativos como ‘2,3 a Levantarse’ y ‘Carreteando en Con Con’ y ‘Vacunaska’ y ‘Zunga de Cuero’._ C.T.

de kiruza

De Kiruza

De Kiruza
1988, Independiente

29. El reconocimiento. Fueron pioneros en la introducción de ritmos afrocaribeños cargados de innovación. En plena dictadura, desarrollaron una fusión apalancada en el funk y el soul, sonidos que eran poco cultivados en Chile, y que combinaron con temáticas de este lado del mundo. Pero hay más detalles que hacen de este homónimo un tremendo disco: lo adornaron con un lenguaje crítico, casi subversivo, que calaría hondo en los sectores más jóvenes y marginales de nuestra población. El hit ‘Algo está Pasando’ es un fiel reflejo de aquello._ M.P.

mama funk

Mama Funk

Los Tetas
1995, EMI Odeón

28. En Chile, sólo había dos antecedentes previos de (proto)funk: Los Minimás y Combo Xingú, ambos a principios de los 70. Pero no fue hasta que una joven banda sacó su disco debut en 1995, que el estilo aterrizó por completo en el país, incluso llevando las banderas de la generación. Los Tetas, cuyos integrantes recién habían cumplido 18 años, firmaron con la EMI para despacharse un disco lleno de adrenalina y de potencia. Y si bien es innegable su conexión musical con los Red Hot Chili Peppers, la fiesta de Tea-Time, Rulo, Pepino y C-Funk, también tenía mucho del estilo en su cosecha setentera, con un soul sicodélico y un rap amateur. Esta mezcla dejó un himno imperecedero, ‘Corazón de Sandía’, y detrás de él, canciones que a 20 años de su surgimiento aún suenan frescas, como ‘Sale Luca’, ‘Generación Perdida’, ‘Segundo Subterráneo’, ‘La Risa del Diablo’ y ‘Hormigas Planas’. Los Tetas son el reflejo de la juventud en los 90, que desea marginarse de los temas profundos y prefiere lo cotidiano, lo festivo y hasta lo sexual para reflexionar sobre la nación, una bajo el ritmo del funk._ C.T.

comenzara de nuevo

Comenzará De Nuevo

Como Asesinar A Felipes
2012, Potoco Discos/Koolarrow Records

27. Va desde el jazz hasta el rap. Tiene bronces, scratch y bases electrónicas. En este disco se nota una mayor sofisticación en el sonido de CAF, pues son una banda que edita con mayor regularidad que la mayoría de sus contemporáneos y alcanzaron reconocimiento por esa propuesta oscura de hip-hop y su inclinación por la experimentación. Pero lo que hace realmente distinto a este trabajo de los anteriores son sus atmósferas, tensas y oscuras, que lo hacen sonar a veces como el más pesado de los discos de rock, sin meter un solo riff distorsionado de guitarra. Y eso es gracias al metódico trabajo de producción de Billy Gould. Si se le pone la debida atención, es comparable completamente con las atmósferas que crea Faith No More en sus discos, pese a la diferencia estilística. Comenzará De Nuevo es un disco con un mensaje denso, pero muy lúcido._ M.P.

abajo en la costanera

Abajo En La Costanera

Emociones Clandestinas
1987, EMI Odeón

26. Antes de seguir leyendo acá en el computador, abre una nueva ventana, pon este disco de inmediato y dale play. En serio, si no lo has escuchado, te sorprenderás, porque su sonido –y sé que se dice mucho esto- te va a sonar como si el disco fuera de una gran nueva banda con un vocalista muy especial, de esas que hoy llenan páginas y sobrevaloran a diestra y siniestra. Abajo En La Costanera, con ‘Cajitas Rectangulares’ y ‘Radio Clandestina’ me hizo bailar, pensar, rockear y agradecer haber vivido en Concepción un par de años y ser parte de esa atmósfera musical. Es más, años más tarde conocería a Yogui Alvarado, su líder, y nos daríamos cuenta de que pasamos por el mismo liceo de hombres de la ciudad penquista. A mediados de los 80, y en menos de 40 frenéticos minutos, Emociones Clandestinas despacha una tremenda obra post-punk chilena, donde hasta Los Prisioneros realizan un casi desconocido cameo en el último track, ‘¿Es Esto Revolución?’. Y como yapa, ‘Un Nuevo Estilo de Baile’, lejos uno de los clásicos chilenos más difundidos y que justifica con largueza ser parte de este ranking._ E.A.

juventud americana

Juventud Americana

Ases Falsos
2012, Arca Discos

25. Juventud Americana no sólo marcó una etapa para los, ahora, Ases Falsos, sino que también para todo un circuito. Briceño y compañía –tras la salida de su guitarrista original, Héctor Muñoz- generaron un remezón musical y argumentativo: era la oportunidad para sacar a flote, sin reparos, toda una batería compleja de sonidos y mensajes, temáticas cotidianas y metáforas sesudas. Juventud Americana logró encantar a un público ajeno a sus influencias, jóvenes que cayeron rendidos a reediciones sonoras de clásicos de la música popular latinoamericana, partiendo por su carátula, con un extraño homenaje a Juan Gabriel. Más aún: Emmanuel y Jon Secada son otros nombres que se vienen a la cabeza al escuchar ‘Pacífico’ o ‘Séptimo Cielo’. Con esta placa, los Ases Falsos quisieron sentar precedentes de lo que buscaban y que de a poco han encontrado: “No soy y nunca seré un artista nacional / No te voy revelar un frágil mundo interior / Sólo te voy a sacudir”._ Hugo Vallejos.

donde nacen los vientos

Donde Nacen Los Vientos

Hielo Negro
2005, Ovejero Records

24. A principios de este siglo, Santiago fue testigo del nacimiento de una escena armada por bandas provenientes del norte (Copiapó), sur (Punta Arenas), y centro de Chile (Santiago). ¿Qué las unía? La independencia, el amor por las guitarras de baja afinación, el stoner desértico y el rock cuyo hábitat natural es el bar de la esquina. Hielo Negro, los patagónicos, supieron llevar la batuta del circuito en base a una notable batería de canciones que han animado durante años las noches de una fiel fanaticada: ‘Voodoo’, ‘Viento Sabio’, y sobre todo, la incombustible ‘Lobo Estepario’ dan forma a Donde Nacen Los Vientos, el disco que consolida todas las virtudes de nuestros mejores exponentes del stoner rock._ F.G.

viene

Viene…

Congregación
1972, Machitún/IRT

23. Desde el título del álbum se aprecia una intención filosófica y mística, sobre algo que está en formación o a punto de ocurrir, voluntad que se agiganta en los suspensivos que acompañan la palabra: Viene… En el fondo de la portada, el planeta Tierra parece huir de las tinieblas en un claroscuro digno de Caravaggio, como acercándose a un futuro luminoso. ‘Estrecha a tu Hermano’ y ‘Arrebol’ inician al disco entre guitarras acústicas y melodías introspectivas que parecen camuflarse en una naturaleza como de inicio de los tiempos. El sentido profundo y filosófico de canciones como ‘Síntesis de la Existencia’ y ‘Cosas que Suceden’ se complementa con las políticas ‘Tanto Parcelamiento’ y ‘Cuántos que No Tienen y Merecen’, carácter que alcanza su clímax en ‘Atrapados en un Pensamiento’. Religión, filosofía y una ideología política social y conglomerante en un debut y despedida de una de las bandas que se ha convertido en un verdadero tesoro perdido del rock chileno._ C.R.

la nueva cancion chilena

La Nueva Canción Chilena

Electrodomésticos
2004, La Oreja

22. La Nueva Canción Chilena. Tal como sus antecesores, el tercer disco de Electrodomésticos escoge un título sugerente, irónico, marca registrada de un tipo como Carlos Cabezas, que siempre se ha caracterizado por gozar no sólo de sensibilidad artística, sino también de una punzante inteligencia. Pasaron 17 años para que la banda se rearmara y presentara material nuevo, luego de liderar la vanguardia ochentera a punta de sintetizadores e inventos electrónicos. Esta vez, cuando ya la efervescencia por el rock alternativo había pasado, volvieron con un disco de rock con todas sus letras (‘En tu Mirar’, ‘Hey Dad!’), con protagonismo de afiladas guitarras de inspiración industrial y la machacante batería de Edita Rojas, junto con sicodélicas y sombrías melodías (‘Amor del Cielo’, ‘Pez’, ‘Maldita’). La guinda de la torta la pone ‘Has Sabido Sufrir’, un bolero electrificado que pone el quiebre en la mitad del disco, se convirtió en un clásico de la banda, y demostró por qué Carlos Cabezas, algo alejado de las luces que suelen perseguir a los clásicos próceres del rock nacional, es la figura clave del rock alternativo chileno._ F.G.

peces

Peces

Lucybell
1995, EMI Odeón

21. A comienzos de los 90, conocí bandas como Betty Blue, Sien y Lucybell. Recuerdo a la Rockola como parte del epicentro de una activa movida rockera alternativa, un lugar por donde incluso pasearía Cerati, y Charly García se subiría al escenario, justamente en una actuación de los Betty. Una noche de aquellas. Fue allí donde vi por primera vez a Lucybell en acción. Sonaron potentes esas canciones que luego quedarían en la historia del rock local cuando vieron la luz en Peces, el primer disco de esta banda conformada por estudiantes del Conservatorio de la Universidad de Chile. Y siempre que escucho esas canciones me hacen volver a ese ambiente de público rockero dark que embriagaba “de sudor y ternura” el recinto, desde el escenario a la barra y, por supuesto, la pista de baile, donde la sensualidad que impregnaba el cuarteto se hacía patente en los movimientos de quienes morían al ritmo de la energía de Muñoz, Vigliensoni, González y la particular voz de Valenzuela. Por supuesto, los 90 no pueden recordarse sin esa energía, sensualidad y potencia de canciones como ‘Luna’, ‘Ángeles Siameses’, ‘Que no me Vengan con Paraísos’ o ‘Cuando Respiro en tu Boca’. Y, claro, cómo no, ‘Vete’, porque podrán pasar los años, pero siempre habrá alguien que te obligue a dedicarla._ E.A.

[51-41] [40-31] [30-21] [20-11] [10-1]

Los Mejores 51 Discos de Rock Chileno. Del 40 al 31

40-31

sexy

Sexy

Mandrácula
2001, Independiente

40. De arquetipos viven las sociedades y de rock vivimos nosotros. Mandrácula es una banda de rock con todas las de la ley, y en Sexy da vida a un corpus rockero clásico e imprescindible: la dupla voz/guitarra. Un liderato disputado, capaz de producir una genialidad rockera pocas veces vista en nuestro país y que estremeció a la comunidad nacional. La responsabilidad estuvo a cargo de los virtuosos Pancho Rojas y Alejandro Silva, leyendas innegables al momento de escribir esto. Canciones como ‘Sodoma y Gomorra’, ‘Angustia’, ‘Muerte al Rock ‘N Roll’, ‘Camino Lento’, ‘Mutaburrasauros Rex’, ‘Narcopolítico’ y ‘Ya No Llueve’, pueden ser tan sucias como ácidas, sensibles y enérgicas. Todas poderosas, indómitas y decididamente rockeras._ C.R.

invisible

Invisible

La Ley
1995, Warner Music

39. Un disco controversial de una banda que siempre ha jugado al filo de la navaja. Reconocidos como una banda pop, en 1995 La Ley edita un disco lleno de matices que van y vienen dentro de su esencia soft rock y new wave. Invisible fue un trabajo exquisito de ingeniería y composición, realizado por Cuevas, Clavería, Rojas y Frugone (quien ocupó el lugar del fallecido Andrés Bobe), y que dejaron una herencia enorme, que no es difícil rastrear en la nueva generación de músicos chilenos, varios agrupados bajo la etiqueta “pop de guitarras”. Punto aparte es su producción a cargo de Humberto Gatica. Pocos discos chilenos suenan tan bien como éste. Y pocos discos, cuya esencia es el pop, se validan igual de bien en la vereda del rock (comparable en este punto con el enorme Corazones de Los Prisioneros). Canciones como ‘Animal’, ‘Día Cero’, ‘El Duelo’, ‘Hombre’, ‘Cielo Market’ o ‘1-800 Dual’ son la evidencia de la transversalidad del sonido logrado en este álbum, considerado el clímax en la carrera de La Ley._ C.T.

resonancia en la zona central

Resonancia En La Zona Central

Matorral
2007, Cápsula Discos

38. Antes de convertirse en lo que son hoy -los puntales de lanza de la vanguardia nacional-, Matorral primero miró al pasado de forma casi arqueológica, materializando el ejercicio en tres discos que poco a poco fueron cautivando al público y la prensa especializada. Resonancia En La Zona Central marca el fin de esa etapa, cristalizando la propia versión del rock clásico de Cadenasso, Planet y compañía. Antes de esa banda que hoy avanza rauda al futuro, deconstruyendo todo estilo musical a su paso, Matorral entregó este disco en donde vuelve al Beatles más íntimo de Harrison y al Pink Floyd más acústico, aunque con momentos increíbles de guitarra electrificada (el solo de ‘Carne de Cañón’ es exquisito). Resonancia en la Zona Central– un disco doble, toda una rareza en el panorama discográfico chileno- es el punto de inflexión hacia una carrera brillante, de una de las bandas más versátiles y hambrientas de evolución que tiene la escena local._ F.G.

peor es mascar lauchas

Peor Es Mascar Lauchas

Chancho En Piedra
1995, Alerce

37. El primer track del debut de los marranos manifiesta su vocación popular y una especie de confianza sobre el lugar que el destino les tenía guardado. Los Chancho coronan una lista de célebres personajes de la fauna criolla como Pepe Tapia y el Mago Oli, sobre una base disco/funk de primera calidad, apostando de entrada a convertirse en un clásico irrefutable de la cultura popular. Desde el nombre de la banda al nombre del álbum, este debut encarna una de las expresiones más auténticas del rock chileno. Tan lleno de rock, punk y funk, como de referencias a nuestra idiosincrasia, Peor Es Mascar Lauchas inaugura una tradición, una mascota y una de las fanaticadas más fieles de la escena chilena. La musicalización de ‘Sinfonía de Cuna’ de Nicanor Parra y la incorporación del emblemático “Juanito” arribando a Santiago son sólo algunos de los motivos para convertirlo en un emblema patrio._ C.R.

la ventana

Los Jaivas (La Ventana)

Los Jaivas
1972, RCA Victor

36. Todos conocemos la importancia de Los Jaivas en nuestro cancionero popular y en el rock chileno, aún sabiendo que sus grandes obras fueron creadas hace buenas décadas atrás. A la par con la sicodelia absoluta y enfermiza de algunas obras de Pink Floyd al otro lado del Atlántico, la legendaria banda mostró su versión de los hechos, condimentando aquella base sonora con folclore, pop barroco y una sensibilidad única. Parte de la gran trilogía setentera de discos homónimos -completada con Volantín (1971) y El Indio (1975)-, La Ventana entregó clásicos que inmortalizarían para siempre la obra de Los Jaivas: la estremecedora ‘Mira Niñita’ y la simbólica ‘Todos Juntos’. Ambas tuvieron cabida en este álbum lleno de magia, hermandad y espíritu hippie, que además dejó otras lecciones como la excelente intro de ‘Marcha al Interior del Espíritu’, la representación patrimonial de ‘La Quebrá del Ají’, o temas que simplemente te enviaban a otra dimensión, como ‘Los Caminos que se Abren’. En años difíciles, y antes de la pesadilla de la dictadura, esta banda dejó sentadas las bases para nuestra música popular. Éste es tan sólo uno de los tantos registros culmines de su temprana existencia._ P.A.

fiesta

Fiesta

Fiskales Ad-Hok
1998, CFA Discos

35. “Promoviendo siempre la desobediencia / Es mejor la razón que la fuerza / Tu autoridad de padre, rati o empresario / Nunca te hará ser dueño de lo que pensamos”. Así empieza ‘Caldo ‘e Caeza’, la primera canción del disco. Y cuando se escuchan estas frases por primera vez, algo cambia. Hay poco margen de error, pero seguramente es lo más punk que nuestros adolescentes oídos escucharon en 1998. En medio de la crisis económica y de la detención del dictador en Londres, aparece Fiesta, el disco que significó la consolidación de una banda que jamás ha rifado sus ideales, ni menos su sonido. Lo suyo es el punk crudo, cargado de filosos y rápidos riffs conjugados con la fuerza del canto subversivo de Álvaro España. Un disco que tiene una canción-denuncia que ironiza con la expresión acuñada por El Mercurio en plena crisis del 98 (‘La Mancha del Jaguar’), el réquiem de Pinochet (‘Cuando Muera’) y un cover del Dúo Dinámico utilizado como himno de aguante (‘Resistiré’), es simplemente un imperdible._ C.T.

similia similibus

Similia Similibus

Santos Dumont
1999, Warner Music

34. Años de trabajo y vicisitudes son coronados en 1999 cuando Los Santos Dumont editan Similia Similibus. Letras eclécticas y atmósferas electroacústicas (compuesta por instrumentos rockeros y de cámara) conforman el carácter único y adelantado del álbum, que en sus 14 tracks, simulan un auténtico viaje en el tiempo. A través de ‘Guarda el Músculo de tu Cabeza’, ‘Treacherous Heart’, ‘Lee en el Espejo’, ‘Una Mujer’ y ‘Pequeño Mundo’, la banda desarrolla una declaración de lo que es capaz de hacer entre cuidadosas armonías y furiosas texturas propias de la tradición pop británica. El disco incluye también uno de los mejores singles de nuestro cancionero nacional, ‘Ayer’, que crece tímidamente hasta alcanzar el tamaño de los clásicos, como un regalo de otro cielo. Similia Similibus es un ritual hipnótico e insolente, una verdadera terapia de conexión espiritual y lisérgica, que se ha convertido en el secreto mejor guardado de Concepción._ C.R.

the-ramblers

The Ramblers

The Ramblers
1962, Demon

33. Debemos asumirlo, el riff de guitarra de ‘El Rock del Mundial’ es nuestro símil nacional al riff de Chuck Berry en ‘Johnny B. Goode’. Es que The Ramblers no tienen nada que envidiarle a ninguna otra agrupación de rock ‘n roll de EE.UU. Esta banda histórica, además de musicalizar con maestría el Mundial del 62, representan también a toda una generación de jóvenes, que en los 12 tracks que componen su homónimo álbum debut suenan efectivamente felices. Por si fuese poco, el disco incluye otros clásicos como ‘Mucho Amor’, ‘Twist del Recluta’ y ‘Twist del Estudiante’, y algunas de las joyitas mejor escondidas de nuestro prístino rock ‘n roll, como la colérica ‘Rock vs. Twist’, la contingente ‘Viajeros a la Luna’ y una magistral interpretación instrumental en ‘Todo Gira’. The Ramblers, modelo 1962, son la mejor banda de la Nueva Ola chilena._ C.R.

panal

Panal

Camila Moreno
2012, Plaza Independencia

32. Pasión. Quien fuera llamada por la prensa como la “nueva líder del folk chileno” o “la heredera de Violeta”, se hastió de las chapas y decidió sacarse de encima todo tipo de apelativos, optando por el camino más difícil para lograrlo: tomar distancia de la trova y dejarse llevar por su instinto. En este disco logró crear vehemencia, autoridad, melodías ásperas, pero todas con formato accesible y radiable. ‘Incendié’ y ‘De Qué’ quizás sean los temas con más espíritu rock de aquel 2012 en la patria. Complejo equilibrio, pero que salió adelante gracias a la cuidada producción de Cristián Heyne._ M.P.

viaje-por-la-cresta-del-mundo

Viaje Por La Cresta Del Mundo

Congreso
1981, EMI Odeón

31. Un sobreviviente de la censura de la dictadura y de los pocos espacios que ésta dejó para difundir música. A pesar de la entrada y salida de integrantes (varios prefirieron emigrar), Congreso fue capaz de lanzar, en 1981, este disco aclamado por la crítica. Un joven Joe Vasconcellos asumió como letrista, alcanzando mucho reconocimiento gracias al clásico ‘Hijo del Sol Luminoso’. Viaje Por La Cresta Del Mundo es un trabajo sólido, que muestra el viraje de la banda hacia el rock progresivo mezclado con ritmos latinoamericanos._ M.P.

[51-41] [40-31] [30-21] [20-11] [10-1]

Los Mejores 51 Discos de Rock Chileno. Del 51 al 41

51-41

pateando craneos

Pateando Cráneos

2X
2000, Big Sur

51. Hasta finales de los 90, pocas tendencias musicales del mainstream tenían una respuesta en tiempo real en suelo patrio. Hasta que irrumpió el nü metal. Este crossover, tuvo en Chile a uno de sus exponentes latinoamericanos más codiciados: 2X, y a su debut, Pateando Cráneos, como uno de los discos fundamentales del subgénero y de una generación que aún tenía cuentas pendientes con el dictador. Musicalmente, los de Recoleta tomaron la posta que había dejado Rage Against The Machine, una fusión entre el groove del funk, el metal de trazos gruesos y el rap suburbano, con un trío de músicos coléricos que rozaban el virtuosismo, y un emcí que disparaba rimas llenas de ira y rebeldía, incendiando las programaciones radiales de aquel entonces. ‘La Fuerza Policial’ y ‘A Romper La Calma’ fueron dos himnos adolescentes que encantaron a la generación de inicios del siglo XXI, quienes –quizás- iniciaron sus posturas políticas gracias a este disco._ C.T.

doble-opuesto

Doble Opuesto

La Ley
1991, Polygram

50. Que el disco comience con un firme patrón rítmico no es casual. Desde el primer minuto la banda nos invita a desprejuiciarnos a la pista de baile, pues, a pesar de todo, la dictadura ha acabado. El combo conformado por Clavería y Rojas en batería y bajo, adquiere dimensiones estelares con las atmósferas y performances sonoras de Bobe y Cuevas en una fórmula que se afirma canción tras canción. El disco puede ser adolescente y profundo, un manifiesto perdido en el tiempo y el espacio (viajar desde ‘Doble Opuesto’ a ‘En Lugares’, de ‘Prisioneros de la Piel’ a ‘Desiertos’ es un placer onírico). Doble Opuesto es una pieza sonora fundamental en meses en que el país se abría camino a la década del 90, sin entender muy bien esto de la libertad y la transición tutelada. Un disco bisagra entre dictadura y democracia. Entre tradición y modernidad._ C.R.

sinergia

Sinergia

Sinergia
2001, Independiente/Sello Azul

49. Cuando escuchamos por primera vez el disco debut de Sinergia, en 2001, a varios de los viudos de Mr. Bungle y el universo Patton nos apareció una sonrisa en la cara. Es cierto, el virtuosismo y el sonido logrado por Spruance, Dunn y compañía estaba a otro nivel, pero en el espíritu y en la propuesta estética, Sinergia entregaba algo que para nosotros era suficiente: un funk rock freak, nerd, de riffs más pesados de lo habitual, con un frontman tremendamente carismático, y una banda de ejecución limpia, potente y de gran sentido del humor. Antes de convertirse en la institución que hoy son, y gozar del beneplácito del mainstream haciendo música nada fácil al oído, Sinergia ya hacía gala en este disco de letras divertidas (‘Chilerobot’, ‘Mi Auto’), y relatos de lo cotidiano (‘Concurso’), pero todavía exudando independencia, vocación de nicho y “metal-pájaro” en su forma canónica (‘Chupatrón’). En 2001, Sinergia llenó un vacío importante para nuestra generación, y eso siempre lo agradeceremos._ F.G.

daybreak

Daybreak

The Ganjas
2007, Algo Records

48. Daybreak cautiva con argumentos propios, al mezclar con notable naturalidad sonidos de escaso maridaje: rock alternativo de vocación más ruidosa, en línea con The Jesus & Mary Chain, o cosas más actuales como Black Rebel Motorcycle Club, pasando por un envolvente dub, y agregando atmósferas espaciales a la Spiritualized o el The Verve de los inicios. Daybreak nos lleva por un viaje lisérgico que oscila entre la buena onda y el relajo, cortesía de los momentos más dub del disco (‘Out Of Heaven’) con momentos guitarreros de exquisita factura (‘Sonic Redemption’, ‘Frío Ni Calor’). Un disco que es punta de lanza entre todos aquellos que, en Chile, cultivan el rock alternativo con inspiración sicodélica y noventera._ F.G.

derrumbe y celebracion

Derrumbe Y Celebración

Tenemos Explosivos
2012, Bolchevique Records

47. Derrumbe y Celebración fue una sacudida, un remezón en base a letras llenas de símbolos y una interpretación vocal a la que estamos poco acostumbrados en Chile. Tenemos Explosivos llevó las crudas melodías del post-hardcore hacia un sonido más pulcro, en base a su riqueza musical y artística, pero sin abandonar lo inquietante y descarnado del estilo, además de ser un nuevo símbolo para abrir camino a un género que lleva años resignado al under. Un disco pesado, y a primera oída un tanto complicado, que al igual que una buena película, no basta con mirarla una vez. Cortes de grandes metáforas como ‘Un Banquete Para Tiestes’ o ‘La Viuda de Namir’, son un claro ejemplo de que Eduardo Pavez, su frontman y letrista, no tiene problemas para experimentar y empujar los límites de lo que significa escribir una canción política: entregando una narración visceral, pero a la vez cerebral. La capacidad de contar historias, de evocar la memoria colectiva, de manejar los tiempos y volúmenes para transmitir imágenes de sentimientos como la soledad, la tristeza, el amor o la rabia contra el sistema, es lo que hace de este disco un indispensable._ H.V.

los peores de chile

Los Peores De Chile

Los Peores De Chile
1994, Iguana Records/BMG

46. La fórmula exitosa de este disco residió, sin duda, en la fusión de tres elementos: punk rock frontal, blues y rockabilly. El gran Mario “Pogo” Carneyro, un hombre que ya llevaba varios años de bagaje en España y que vuelve a Chile para ser parte de Fiskales Ad-Hok, prontamente reúne a un grupo de músicos, fusiona estos estilos y los hace explotar juntos en un disco que, con el paso de los años, ha adquirido una especie de carácter de culto. ‘Síndrome Camboya’, himno de una generación, la divertida y ganchera ‘Chicholina’ o ‘Hollywood Boulevard’, fueron hits radiales indiscutidos, paridos desde la ironía punk, cosa que a la postre, le sirvió a la banda para alcanzar bastante rotación radial, atención mediática y ganarse un lugar bien respetado dentro de nuestra selecta discografía patria._ P.A.

tumulto

Tumulto (Raíces Latinoamericanas)

Tumulto
1984, RLS

45. Desde los márgenes y con los recursos mínimos, la banda del recordado bajista Poncho Vergara supo sobrevivir a los embates de la dictadura, a punta de garra, convicción y mucho rock, aún tras su fallido debut discográfico en 1973. Pese a las aprensiones de los militares censores, retomaron la música desde la composición en 1977, cuando grabaron ‘Rubia de los Ojos Celestes’ como single, y de paso, convirtiéndola en el único himno hard rock que dejó la precaria generación de los 80. Esta canción, muestra la influencia heavy que tuvieron en esos años de “ensayo”, sobreviviendo a punta de covers del rock clásico y progresivo en colegios, gimnasios, parques y pequeños festivales. Y esa nueva sonoridad, muy cercana a Deep Purple, fue la que los encumbró como uno de los patriarcas del rock chileno. Este disco, que se editó en 1984 y que incluye ‘En Las Sombras’, su otro clásico, simboliza lo que significó hacer rock en plena dictadura: marginalidad, amateurismo y cojones._ C.T.

en-la-onda-de-los-jockers

En La Onda De Los Jockers

Los Jockers
1967, Arci Music

44. Imaginemos nuestra capital en 1967. Santiago, a pesar de los adelantos en materia política, social y económica, continúa siendo un rincón en el mapa, un espejismo de metrópolis y uno de los centros urbanos menos influyentes de Latinoamérica. Allí, llamados a la historia, cinco jóvenes liderados por el futuro héroe del rock Sergio Del Río, visten sus mejores pilchas sicodélicas, y en plena Alameda inmortalizan un verdadero hito contracultural, fotografiándose para la portada de En La Onda De Los Jockers. Pese a estar compuesto en su totalidad por clásicos del R&B y versiones de The Rolling Stones y The Troggs, el álbum es un viaje salvaje, erótico y rebelde que, entre guitarras distorsionadas, voces reverberantes e incansables gritos adolescentes (pregrabados para que pareciese “en vivo”), significó el primer contacto del público nacional con el lado más peligroso del rock. El resto es historia: Record Guinness, Festival de Viña, ¿‘Satisfaction’ es chilena?, conocer a Jimi Hendrix… Que se haga el rock._ C.R.

pornostar

Pornostar

Pánico
1995, EMI Odeón

43. Un discazo. Ubicado entre los límites del punk y el rock alternativo, Pornostar nos proporcionó un ataque de esquizofrenia, repleto de sonidos indie que marcaron una inflexión para lo que, realmente, se podía llamar “alternativo”. Con un camino forjado en el under, Pánico fue capaz de plasmar, en este trabajo, acción y velocidad, hacer baladas power, crear momentos de locura, e incluso, himnos coreables a todo pulmón en un estadio. La prioridad de la banda era divertirse, pero no era una diversión antojadiza, tenía conceptos claves sobre el cual estructurar todo el discurso del álbum: el aspiracionismo y la crítica social, pero descritas como una comedia. Con claras influencias de Ramones, Pixies y Sonic Youth, el álbum es una especie de ópera rock underground, con un hilo conductor muy definido: la historia de “Rosita”._ M.P.

770

770

El Cruce
2008, Oveja Negra

42. 770 es un hecho bien aislado en la discografía nacional: blues rock bien ejecutado, con mestizaje criollo, y con la intención declarada de escapar de los clichés del estilo. Si bien en el resto de la discografía de El Cruce estos elementos ya estaban presentes, en este disco se exacerban las dosis de solos de guitarra sacados del alma –antes que de las habilidades motrices- y se nota el esfuerzo por no caer en el cliché del sexo, drogas y rock n’ roll. Si bien algo de eso hay, también hay espacio para la crítica social en ‘Mapuche’, y para la cotidianeidad en ‘Billetera o Puñalada’ y ‘Hasta siempre pueblo lindo’. 770 tiene riffs, solos de guitarra, líneas vocales y letras suficientes para haber convertido a El Cruce en LA banda de estadios del blues rock criollo. ‘A encender el Blues’, ‘Me gustan todas’ y ‘Me tienes loco’, están hechas para mover multitudes, para sonar fuerte en los carretes, para tomarse las radios. El hecho de que no lo hayan logrado dice mucho del perfil del público chileno de nicho: le cuesta un montón aplaudir, consumir e idolatrar el rock nacional._ F.G.

en el bunker

En El Búnker

Fulano
1989, Alerce

41. Tal como Taxi Driver recorría Nueva York de noche enfrentándose a la escoria de la sociedad que dejó la Guerra de Vietnam, Fulano nació en el atardecer de la dictadura militar enfrentándose a pomposos estelares de televisión, a una incipiente sociedad de consumo a la chilena, a la privatización de la vida cotidiana, a Alberto Plaza, Álvaro Scaramelli, Myriam Hernández… la sofocante promesa de la democracia. No es raro que, en este contexto, un grupo de veinteañeros decidieran experimentar y volcar la ira y el hastío que generaba esta difusa realidad. En El Búnker es una catarsis musical contenida por muchos años e impresa en el primer disco doble de la música chilena. Canciones como ‘Perro Chico Malo’, ’Nena, No te Vayas a Chimbarongo; No te Vayas Hoy, Ándate Mañana’ o incluso su éxito ‘Adolfo, Benito, Augusto, Toribio’, le dieron la categoría de fundamental del jazz-rock chileno a una banda en la que ninguno de sus integrantes era jazzista. Sin embargo, En El Búnker es esencialmente fusión, originalidad y propuesta. Una propuesta compleja nacida de la diversa influencia de sus talentosos integrantes. Y ése es uno de los grandes méritos del disco, presentar la vanguardia musical en pleno oscurantismo chileno._ G.C.

[51-41] [40-31] [30-21] [20-11] [10-1]

LOS MEJORES 51 DISCOS DE ROCK CHILENO (1962-2012)

001

Levantemos nuestros corazones y hagamos las guitarras sonar
Empecemos nuestras procesiones y comencemos pronto a tocar
La historia se escribe en la calle, con gente de verdad

Weichafe – El Rock del Poncho

Lejos de la frivolidad del ejercicio –ese de la imposición de ciertos músicos por sobre otros- o de la competencia absurda, cuando en una reunión de equipo nos planteamos el desafío de elaborar un ranking sobre discos de rock chileno, lo hicimos con una perspectiva unificadora, de respeto y, por sobre todo, como una práctica solemne hacia un estilo musical que, por distintas razones, ha sido en los últimos años mirado con recelo, mientras otras músicas asumían el rol de llevar las banderas generacionales de la nación.

Sin embargo, el rock chileno ha sabido sobrevivir. Siempre lo ha hecho. Ya sea desde los márgenes, desde el garage o desde el underground, nuestro rock ha dado batalla y se ha establecido como uno de los géneros más populares de nuestra música nacional. Y si bien aun cuenta con un montón de trabas culturales y de subvaloración por parte de todos los implicados en esta materia (bandas, público, industria, prensa), el estilo –por alguna razón- sigue gozando de buena salud. Y de muy buenos discos en sus ya más de 50 años de existencia en la patria. ¿Suerte? Poca. Acá hay muchas horas de trabajo, de constancia, de dedicación. De porfía. De sudor y de lágrimas. De cervezas y hierba. De plata invertida en una pasión muchas veces ingrata. De un amor profundo por la música.

El periodo escogido para elaborar el ranking contempla 50 años de permanencia y consolidación del estilo (y sus subgéneros), y va desde 1962 –con el antecedente del primer disco homónimo de The Ramblers- y 2012, considerando varios de las producciones más destacadas de aquel año según la crítica especializada. La elección del 2012 como año de corte permite mantener una distancia temporal prudente para considerar a algunos álbumes como fundamentales dentro de nuestra discografía. Los detalles de la metodología seguida la pueden revisar en el siguiente enlace.

Creemos que el rock chileno tiene argumentos suficientes por sí sólo para merecer una lista sin echar mano a otros géneros importantes dentro de nuestra historia (como la Nueva Canción Chilena, el hip-hop o el pop, por nombrar algunos), y que ha sido aporte a la discoteca nacional, a la banda sonora de la patria y a nuestra cultura musical. Es cierto que pueden haber faltado discos y músicos, como también es muy probable que el conteo final pueda causar inconformidades. Pero ante todo, la primera responsabilidad que asumimos es la de apostar por hacer un ejercicio de valorización y celebración de nuestro rock como patrimonio sonoro.

La discografía del rock chileno tiene muy buenos discos que deben seguir siendo destacados, y varios otros que merecen un reconocimiento (y que no lo han tenido por diversas razones). Por su naturaleza, para armar un ranking de rock chileno fue preciso buscar tanto en los grupos multiventa, como en los independientes de nicho. En los que gozan del beneplácito de un público transversal y que fueron/son capaces de llenar un estadio, como entre aquellos que dan la pelea cada fin de semana en los bares y salas más pequeñas. Incluso, fue necesario buscar tanto entre los que han grabado con destacados productores en diversos estudios de primer nivel en el extranjero, como en los que han hecho su producción de forma independiente en los modestos estudios del país.Todo, repetimos, bajo la gran premisa de celebrar nuestro rock, a nuestros rockeros y a nuestros rocanroles.

Como dijo alguna vez Jorge González, “en la música popular prima el sentimiento”. El sentimiento y la pasión por la música es lo que estimuló a realizar este trabajo de investigación, audición y calificación. Bienvenidos a la revisión de los 51 mejores discos de rock chileno (1962-2012)._

[51-41] [40-31] [30-21] [20-11] [10-1]

César Tudela B.
Producción Periodística

Felipe Godoy O.
Edición General

120 Discos Pre-seleccionados Ranking Rock Chileno NR

c2

Como especificamos en la metodología, para llegar a nuestros 51 mejores discos de rock, primero se elaboró una lista de 120 discos destacados, que acá les dejamos de manera integra, indicando el año y su sello editor.

The Ramblers
The Ramblers
1962, Demon

Los Blue Splendor
Los Blue Splendor (Volumen 1)
1966. Phillips

Los Mac’s
Kaleidoscope Men
1967, RCA Victor

Los Vidrios Quebrados
Fictions
1967, UES

Los Jockers
En La Onda De Los Jockers
1967, Arci Music

Beat 4
Juegos Prohibidos
1967, RCA Victor

Los Mac’s
Los Mac’s
1968, RCA Victor

Los Sicodélicos
Sicodelirium
1968, Orpal

Aguaturbia
Aguaturbia
1969, Arena Producciones

Kissing Spell
Los Pájaros
1970, Arena Producciones

Blops
Blops
1970, DICAP

Embrujo
Embrujo
1971, Arena Producciones

Combo Xingú
Xingú
1972, IRT

Congregación
Viene…
1972, Machitún/IRT

Los Jaivas
Los Jaivas (La Ventana)
1972, RCA Victor

Panal
Panal
1973, Machitún/IRT

Sacros
Sacros
1973, Machitún/IRT

Blops
Locomotora
1973, RCA Victor

Los Amigos De María
Rock
1973, EMI Odeón

Frutos Del País
Y Volar… Y Volar
1974, Asfona

Los Jaivas
Los Jaivas (El Indio)
1975, EMI Odeón

Congreso
Congreso
1977, EMI Odeón

Los Jaivas
Alturas De Machu Picchu
1981, CBS

Congreso
Viaje Por La Cresta Del Mundo
1981, EMI Odeón

Feedback
Feedback
1982, Independiente

Tumulto
Tumulto
1984, RLS

Los Jaivas
Obras De Violeta Parra
1984, CBS

Aparato Raro
Aparato Raro
1984, WEA

Los Prisioneros
La Voz De Los ’80
1984, Fusión

Sol & Medianoche
33° 30’ Latitud Sur
1984, EMI Odeón

Banda Metro
Rock Total
1984, RCA Victor

Los Prisioneros
Pateando Piedras
1986, EMI Odeón

Emociones Clandestinas
Abajo En La Costanera
1987, EMI Odeón

Electrodomésticos
Carrera De Éxitos
1987, EMI Odeón

Fulano
Fulano
1987, Alerce

De Kiruza
De Kiruza
1988, Independiente

Congreso
Para Los Arqueólogos Del Futuro
1989, Alerce

Fulano
En El Búnker
1989, Alerce

Los Prisioneros
Corazones
1990, EMI Odeón

Dorso
Romance
1990, BMG

Los Tres
Los Tres
1991, Alerce

La Ley
Doble Opuesto
1991, Polygram

Supersordo
Supersórdido
1992, Toxic Records

Los Morton
Santo Remedio
1993, Fusión

Los Peores De Chile
Los Peores De Chile
1994, BMG

La Banda Del Capitán Corneta
Perros Días
1994, Alerce

Fiskales Ad-Hok
Traga
1995, BMG

Pánico
Pornostar
1995, EMI Odeón

Machuca
Hogar Dulce Hogar
1995, EMI Odeón

La Ley
Invisible
1995, Warner Music

Lucybell
Peces
1995, EMI Odeón

Los Tetas
Mama Funk
1995, EMI Odeón

Chancho En Piedra
Peor Es Mascar Lauchas
1995, Alerce

Los Tres
La Espada & La Pared
1995, Sony Music

BBS Paranoicos
Hardcore Para Señoritas
1996, Deifer Records

Elso Tumbay
Elso Tumbay
1997, Fusión

Los Ex
Caída Libre
1997, BMG

Santo Barrio
Tumbao Rebelde
1997, Bizarro

La Floripondio
Atontahuayoprensao
1997, Alerce

Los Tres
Fome
1997, Sony Music

Criminal
Dead Soul
1997, BMG

Solar
Play
1997, BMG

Chancho En Piedra
Ríndanse Terrícolas
1998, Sony Music

Machuca
Viva Machuca
1998, EMI Odeón

Los Miserables
Miserables (Disco Negro)
1998, Warner Music

Fiskales Ad-Hok
Fiesta
1998, CFA Discos

Exsimio
Exsimio
1999, Mylodon Records

Akineton Retard
Akineton Retard
1999, Triangel Records

Santos Dumont
Similia Similibus
1999, Warner Music

Tryo

Patrimonio
1999, Cantera Producciones

2X
Pateando Cráneos
2000, Big Sur

Yajaira
Lento Y Real
2000, CFA Discos

Lucybell
Amanece
2000, Warner Music

Dogma
Super Fix
2000, Big Sur

Mandrácula
Sexy
2001, Independiente

Rekiem
Apgar: 0
2001, Sónica

La Floripondio
Dime Qué Pasa?!
2001, Alerce

González & Los Asistentes
Cerrado Con Llave
2001, Universal

Sinergia
Sinergia
2001, Independiente/Sello Azul

Weichafe
Weichafe (Disco Rojo)
2002, Guerrero Discos

Congelador
Cuatro
2002, Quemasucabeza

Pettinellis
Pettinellis
2002, Warner Music

Mecánica Popular
Fatamorgana
2003, Alerce

Los Bunkers
La Culpa
2003, Sony Music

Devil Presley
Lo Errázuriz Tornados
2003, Independiente

Papanegro
SuperActivo
2003, La Oreja

Electrodomésticos
La Nueva Canción Chilena
2004, La Oreja

Guiso
El Sonido
2004, Algo Records

Triburbana
Nación Amerindia
2004, Independiente

Alamedas
Alamedas
2005, Irrepetible

Hielo Negro
Donde Nacen Los Vientos
2005, Ovejero Records

Lilits
Lilits
2005, CFA Discos

Robot The Mimbre
Robótica Chimbarongo
2005, Bolchevique Records

Tsunamis
Corre El Río
2006, Algo Records

Tronn
Despertar
2006, Independiente

Weichafe
Harto De Todo
2006, La Oreja

El Cruce
A Mi País
2006, Independiente

Perrosky
El Ritmo Y La Calle
2007, Algo Records

La Desooorden
Ciudad De Papel
2007, Independiente

Tío Lucho
Lo Que Ahora Brilla Putrefacto Quedará
2007, Oveja Negra

The Ganjas
Daybreak
2007, Algo Records

Matorral
Resonancia En La Zona Central
2007, Cápsula Discos

Leo Quinteros
Los Accidentes Del Futuro
2007, Andes Empire Records

Fother Muckers
No Soy Uno
2007, Escarabajo

Rama
Fugitivos
2007, Independiente

Jiminelson
Amor Del Rey
2008, Armónica

El Cruce
770
2008, Oveja Negra

Jirafa Ardiendo
Pulmonía
2008, Oveja Negra

Los Bunkers
Barrio Estación
2008, Mercury Records

Silencio
Fundamental
2009, Consumo Records

Kuervos Del Sur
Porvenir
2009, Independiente

Föllakzoid
Föllakzoid
2009, BYM Records

Miss Garrison
Tire Y Empuje
2010, Oveja Negra

La Big Rabia
La Bestia
2011, Algo Records

Natisú
Deshabitar
2011, Independiente

Ángelo Pierattini
Fuego En Los Andes
2012, NekoE

Ases Falsos
Juventud Americana
2012, Arca Discos

Camila Moreno
Panal
2012, Plaza Independencia

Como Asesinar A Felipes
Comenzará De Nuevo
2012, Potoco Discos

Tenemos Explosivos
Derrumbe Y Celebración
2012, Bolchevique Records

Como esta es una celebración de nuestro rock, queremos de alguna manera rendirle tributo a aquellos discos que no quedaron en nuestro ranking de los 51 más destacados. Por tal razón, armamos un playlist con inolvidables canciones de aquellas producciones. Desde el himno nuevaolero ‘Visión de Otoño’ de Los Blue Splendor, hasta ‘Fuego en los Andes’, una de los últimas composiciones como solista del incansable obrero del rock, Ángelo Pierattini.

Metodología Ranking

“Los mejores 51 discos de rock chileno”, es un ranking construido en base a ciertas premisas, que se desprenden del espíritu con el cual fue pensado el ejercicio. Las premisas, son las siguientes:

• El ejercicio es, ante todo, una celebración del rock chileno. Y el método está al servicio de esa tarea.

• Independientemente de que haya bandas específicas que cuenten con una discografía descollante, se privilegió la diversidad, ante todo. Por lo mismo, hubo destacados discos de algunas bandas que quedaron fuera, y hubo decisiones metodológicas tomadas para preservar dicha diversidad.

Teniendo en cuenta estas premisas, el ranking se organizó en base a los siguientes pasos:

1. La pre-selección: luego de semanas de estudio, donde se revisó la bibliografía existente, se elaboró una lista de los mejores 120 álbumes de rock chileno, entre 1962 y 2012. Los criterios que primaron para esta preselección fueron:

• Considerar los álbumes que han tenido reiteradas menciones y buenas críticas en distintos libros, revistas y webzines.

• Considerar aquellos discos que más están emparentados con la que, estipulamos, es la esencia del estilo: la guitarra como protagonista (asumiendo las dificultades semánticas que tiene esta categoría). De igual modo, se consideraron algunas excepciones.

2. Selección de los 50 mejores: El equipo de trabajo fue convocado a escoger 50 discos de esa lista, asignando un voto a cada disco elegido. El objetivo de esta etapa fue escoger a los 50 discos más votados.

3. Etapa de desempate: del proceso de elección de 50 discos, 17 obtuvieron la misma puntuación, y había que seleccionar 10. Para el desempate, se pidió a cada miembro del equipo de trabajo que seleccionara 3 preferencias. Con eso, se logró cerrar el grupo en 51 preferencias.

4. Etapa de ordenamiento: se solicitó a cada miembro del equipo que ordenara un mínimo de 20 y un máximo de 30 preferencias. Cada disco rankeado en el #1, obtiene 30 puntos, y cada disco rankeado en el #30 obtiene 1 punto. Los no rankeados, obtienen 0 puntos. En caso de empate, los criterios para dirimir fueron:

• Cantidad de veces que el disco aparece entre las preferencias de un miembro del equipo.

• Posición más alta asignada por algún miembro del equipo.

5. Corrección del ranking: El método entregó como resultado que, dentro de los primeros 10 lugares del ranking, siete puestos los ocuparon discos de solamente 3 bandas (Los Jaivas, Los Prisioneros y Los Tres). Entendiendo que este resultado, por un lado, atenta contra el principio de diversidad, y por otro, se sustenta en la asignación de puntajes cuantitativos que permiten hacer distinciones gruesas, pero no finas (en ningún caso es posible justificar de forma cualitativa y sustantiva que, por ejemplo, el disco #9 es mejor que el disco #10.), se realizaron algunas modificaciones entre los lugares 4 y 13 del ranking. Lo que se hizo fue lo siguiente:

• Los tres primeros lugares se dejaron intactos.

• Los discos de Los Jaivas, Los Tres y Los Prisioneros, que estaban en los lugares 4 al 10, dieron espacio de forma intercalada, a los discos que inmediatamente les siguieron en puntaje de Los Mac’s, Los Vidrios Quebrados, Weichafe, Pettinellis y Congreso.

EQUIPO DE TRABAJO

PRODUCCIÓN PERIODÍSTICA
César Tudela
Periodista. Diplomado en Estudios de Música Popular.

EDICIÓN GENERAL
Felipe Godoy
Sociólogo. Magíster en Políticas Públicas.

REDACCIÓN TEXTOS
César Tudela
Felipe Godoy
Cristofer Rodríguez

Profesor de Historia. Diplomado en Estudios de Música Popular
Macarena Polanco
Periodista
Patricio Avendaño
Director Nación Rock
Gabriel Chacón
Periodista. Diplomado en Estudios de Música Popular
Emiliano Aguayo
Periodista. Autor libros ‘Maldito Sudaca’ y ‘Las Voces de los 80’
Hugo Vallejos
Cientista Político

DIFUSIÓN
Janine Aravena
Periodista
Rodrigo Pantoja
Periodista

FOTOGRAFÍAS
Loreto Valenzuela
Comunicadora Audiovisual