Coldplay -“Parachutes”: un paseo por la nostalgia

Coldplay -“Parachutes”: un paseo por la nostalgia

Es un disco ambicioso en todo sentido. El debut de los ingleses de Coldplay  y su larga duración “Parachutes”, nos evoca alguna nostalgia por estos días. Con un gran sonido desde el primer minuto, enganchando al auditor, el LP es redondo por donde se escuche y de alguna manera posee un aura de gran brillantez.

“Creo que éstas son las mejores canciones del mundo. Pero si lo digo es probable que piensen que soy un arrogante”, fueron las sinceras palabras de Chris Martin para definir el debut de los londinenses. Para muchos suena parecido a las palabras que más de alguna vez emitió Liam Gallagher para describir lo que eran las canciones de Oasis; no obstante, en el caso de Coldplay eso no dista mucho de la realidad, ya que ostenta a su haber siete discos de platino desde que fue lanzado aquel 10 de julio del 2000.

El material de los estudiantes de University College comienza con ‘Don’t Panic’, una pieza de guitarra perfecta para adornar cualquier día de la semana y que en primera instancia fue llamada ‘Panic’ para después llegar al nombre original. El rasgueo de guitarra y la voz particular de Martin logran darle un impulso al disco, que da por momentos un toque indie rock de los años ’90 evidente, que los tuvo en cuestionamientos por no estar haciendo un estilo propio, pero que poco a poco demostró que no era así.

‘Shiver’ tiene una temática de amor, pero con una entrega mayor de ritmos que introducen al oyente en la forma característica de los que es la esencia de la banda. De la misma forma, esta pieza de guitarras influenciadas por Jeff Buckley es por muchos tramos un homenaje al cantautor y poeta norteamericano. Sus riffs y letra nos introducen en un ritmo de acoso hacia una mujer, por lo cual no es para nada de raro que la canción diera para muchas especulaciones en torno a su origen. ¿Alguna duda? “I’ll always be waiting for you/So you know how much I need ya/ But you never even see me, do you?” reza su letra.

‘Yellow’ es guitarra acústica acompañada con una eléctrica. ¿Novedad? Sí, señores. Es una melodía por momentos lenta, pero que gana un impulso sobrenatural de manera espontánea, conducida por una letra que puede llegar al corazón o hacerte mirar las estrellas por muchos minutos preguntándote qué carajos hago en este mundo. Sin embargo, no todo es tan malo, pues gran parte del ritmo del track te hacen sentir de manera agradable y es por ello que se ha vuelto una de las canciones más populares de la banda.

Muy seguido de ‘Yellow’, nos encontramos con ‘Trouble’. Un marcado piano de Chris y cortejado minuciosamente por sus compañeros de banda para darle vida a una letra de indulgencia. ¿Por qué de indulgencia? La respuesta en las palabras de Martin: “la canción trata sobre comportarse mal con alguien a quien realmente amas, y yo estaba -de hecho- haciendo esto a los miembros de Coldplay”. No obstante, la letra es atribuida a todos los integrantes de la banda, demostrando dentro y fuera de ella que son un grupo muy unido y que reman para el mismo lado. Ello puede notarse por muchos trazos de la canción pues los acompañamientos son sutiles pero precisos.

“Parachutes”, no se podría denominar una obra de maestría; sin embargo, es un disco redondo y anhelante. Los toques de Jonny Buckland (guitarrista), Guy Berryman (bajista), William Champion (batería) y Chris Martin (voz) nos entregan un espíritu de variados momentos de brillantez estimulante que los catapultó a ser una de las mejores bandas que existen hoy en día.

Por Bastian Cifuentes Araya 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *