Conciertos que hicieron historia: US Festival — Heavy Metal Day (1983)

Si tiramos nombres de grandes festivales de rock en una conversación de amigos, y nombramos el US Festival, las miradas raras no faltarían. Y es que casi nadie se acuerda ni sabe mucho al respecto a estas alturas. Apenas alcanzó a tener dos versiones y quedó como una postal para el recuerdo (pero qué gran postal eso sí). En 1996 hasta Los Simpsons se rieron de aquello en el episodio Homerpalooza (Reventón, en su versión latina).

Todo se remonta al momento en que Steve Wozniak, co-fundador de Apple,  se fijó una meta a comienzos de la década de los 80’s: mezclar la tecnología que estaba desarrollando en su compañía con su otra gran pasión, la música; queriendo además entregarle al estado de California una cita de la talla de Woodstock. Bajo esa máxima fue que llegó con el US Festival (US, no “U.S.”, como siempre se esmeró en remarcar), eligiendo como lugar de los hechos el Parque Regional Glen Helen, en las afueras de San Bernardino. La primera versión (Labor Day Weekend, por la fecha del calendario), en septiembre de 1982 contó con tres días, donde destacaron números como The Ramones, The B-52’s, Talking Heads, The Police, Eddie Money, Santana, The Cars, The Kinks, Tom Petty & The Heartbreakers, Grateful Dead y Fleetwood Mac.

Pero pese a lo abultado del cartel, Wozniak salió con números negativos. Eso no le desanimó, todo lo contrario: redobló los esfuerzos para hacer una versión aún más grande, en mayo de 1983, que llevó por nombre Memorial Day Weekend. Otra vez en el mismo lugar y con la misma modalidad de tres jornadas consecutivas (junto a una cuarta fecha exclusiva para country, una semana más tarde). Para el llamado New Wave Day destacó INXS y Stray Cats, como también The Clash con la última presentación junto a Mick Jones. El Rock Day contó por ejemplo con Berlin, U2, Stevie Nicks y David Bowie. Aunque lo que aquí nos convoca fue el Heavy Metal Day, pactado para el domingo 29 partiendo a las 12:00 PM. Hablamos de siete nombres que se alinearon aquella tarde en un solo escenario, nombres consagrados o que estaban a punto de conseguirlo; y 320.000 personas dijeron presente para verlo con sus propios ojos.

Quiet Riot

Los últimos en sumarse al cartel, en reemplazo de Joe Walsh que quedó para el día siguiente. Después de dos años de hiato, e intentando de alguna manera tributar al recién fallecido Randy Rhoads, el vocalista Kevin DuBrow re-fundó la banda con Carlos Cavazo en guitarra y Frankie Banali en batería. Tan sólo dos meses antes publicaron Metal Health, que resultó ser un bombazo que se instaló en la posición #1 del ranking U.S. Billboard; hasta entonces jamás alcanzada por bandas de rock pesado. En el año 2012 fue lanzado de manera oficial el concierto completo, en formato CD+DVD, bajo el nombre de Live at the US Festival.

Mötley Crüe

Su primer concierto a gran escala, llegando al lugar nada más con Too Fast for Love bajo el brazo; su poco bullado disco debut. Pero salieron al escenario con la indumentaria completa que ocuparían en Shout at the Devil (que recién sería publicado cuatro meses más tarde); y sin asco basaron más de la mitad del show, de 45 minutos, en canciones de la placa con la estrella invertida. La presentación nunca fue lanzada por la banda, aunque sí está completa en video como bootleg (o inédito); tratándose de la única que se le conoce de su primera época.

Ozzy Osbourne

Última fecha del accidentado tour de Diary of a Madman. Después que murió Randy Rhoads, en el accidente de la avioneta a comienzos de 1982, se llamó como reemplazo de emergencia a Brad Gillis (Night Ranger); pero para el US Festival debutó Jack E. Lee como miembro de la banda, y que seis meses después sería figura central en Bark at the Moon. El único registro del concierto es apenas un par de canciones dando vueltas por YouTube; aunque en 2014 el mismo Ozzy subió a su canal el comienzo con Over the Mountain, lo que nos hace pensar que en algún momento revelará el resto de aquel material.

Judas Priest

Ya tenían comiendo de su mano al mercado americano, cortesía de Screaming for Vengeance. Última fecha en el continente de la gira promocional (quedando un puñado más en Europa), la versión acotada del mismo show que presentaron en el VHS/DVD Live Vengeance ‘82. Pero no por eso escatimaron recursos, como por ejemplo la moto no dejó de aparecer al final en Hell Bent for Leather. En 2012, para la re-edición por el 30° aniversario del ya mencionado Screaming for Vengeance, el concierto completo del US Festival fue añadido como bonus DVD.

Triumph

De todo el cartel, fueron los únicos que no prosperaron a nivel global como los demás. Pero en 1983, este power trío canadiense tenía una sólida base de singles sonando en las radios estadounidenses; además de llegar presentando su sexta placa editada pocos meses atrás, Never Surrender. Con un sonido acorde a la parrilla, aunque a ratos llegaba a lo progresivo, la imagen tampoco les acompañaba: Rik Emmett en voces y guitarra pareciendo Pablo Mármol, Mike Levine en bajo pareciendo Forrest Gump cuando se pone a correr por el país. De manera paulatina fueron teniendo menos aciertos, hasta que se disolvieron a comienzos de los 90’s (eso sí volvieron a las pistas en la década siguiente). No obstante pudieron sacarle provecho a su punto alto de popularidad, consiguiendo una tajada de inmortalidad esa tarde. En 2003 editaron el concierto completo, en CD y DVD, como Live at the US Festival.

Scorpions

Ya estaban comenzando a cerrar el tour de Blackout, en plena batalla por conquistar el mercado americano (y que conseguirían con su siguiente placa, Love at First Sting). Esta presentación tiene fama por su inicio: el mánager de la gira salió a presentarlos, al mismo tiempo que lanzaron efectos pirotécnicos en la parte delantera del escenario, y casi resultó quemado por completo; mientras cinco jets de combate, dejando su estela, sobrevolaron el parque a baja altura. Sólo hay un par de canciones, no de la mejor calidad, dando vueltas por YouTube; pero el año 2016 fue subido al canal de la banda el final con Can’t Get Enough en alta resolución, lo que da a entender que el resto del show también lo tienen guardado en alguna parte. Cosa lógica que en algún momento sea publicado, después de todo hay decenas de entrevistas y documentales en que remarcan lo especial que fue para ellos (y su carrera) ese concierto.

Van Halen

Venían llegando de una docena de fechas en Sudamérica presentando Diver Down, cuando fueron llamados como cabeza de cartel del US Festival (con el que cerraron el tour). Conocida es la historia de que cuando supieron que David Bowie, para cerrar la noche siguiente cobró un millón de dólares, ellos sin pensarlo pidieron un millón y medio; y lo consiguieron, marcando el hito que duró por décadas como la presentación única mejor pagada. Todavía no daban el gran golpe con el disco 1984, aun así ya tenían el status de superestrellas; sosteniendo un show que sobrepasó las dos horas, con completa soltura y sin la necesidad de los éxitos más notorios que todavía no estaban escritos, refiriéndose a Jump, Panama y Hot for Teacher. El concierto nunca fue lanzado de manera oficial, pero también está disponible en su totalidad en video, con el rótulo de bootleg.

Por Gonzalo Valdés

Comentarios

Loading Facebook Comments ...