David Gilmour logra cifras récords por la subasta de sus clásicas guitarras

David Gilmour logra cifras récords por la subasta de sus clásicas guitarras

Finalmente tuvo lugar la subasta para vender 127 de las guitarras de David Gilmour y ha batido récords, alcanzando un total de $21,490,750.

Recordemos que el ex vocalista y guitarrista de Pink Floyd había revelado previamente que el dinero recaudado se destinaría a la organización benéfica ClientEarth y al parecer, deberían haber muchas caras alegres en la fundación, ya que bastante bien le fue a la subasta.

Dentro del primer lote estuvo una Fender Stratocaster de cuerpo sólido de 1966 que Gilmour compró en 1970. Llevaba un estimado de entre $10,000 y $15,000, pero se vendió por $423,000.

El Martin D-35 de Gilmour de seis cuerdas con que tocó Wish You Were Here y Shine On You Crazy Diamond tenía un estimado de $10,000 – $20,000, pero el clamor de poseer una parte de la historia del rock vio al instrumento vendiéndose por $ 1,095,000, un récord mundial de subasta, en tanto el acústico Martin de 12 cuerdas que Gilmour también usó en Wish You Were Here tenía un estimado de entre $5,000 y $10,000, pero se vendió por $531,000.

Pero fueron las Stratocasters blancas y negras de Gilmour las que encendieron la venta cuando fueron presentadas a la casa de subastas empacada.

El White Strat Gilmour con que tocó en Another Brick In The Wall, Parte 2 pasó por debajo del martillo por $ 1,815,000, superando con creces su precio estimado de $ 100,000 – $150,000. Fue, al menos por un rato, un precio de venta récord mundial para una Fender Stratocaster.

Pero fue el Black Strat Gilmour comprado en la tienda de música de Manny en West 48th Street en Nueva York en 1970 el que recibió el mayor valor de compra y se llevó todos los récords.

El instrumento que se usó en The Dark Side of The Moon, Wish You Were Here, Animals y The Wall, tenía un estimado de $ 100,000 a $ 150,000, pero rompió un nuevo récord mundial para una guitarra en una subasta, vendiéndose por $ 3,975,000.

Al anunciar su decisión de donar el dinero de la venta a ClientEarth, Gilmour dijo: “La crisis climática global es el mayor desafío que la humanidad enfrentará, y estamos a pocos años de que los efectos del calentamiento global sean irreversibles. Espero que la venta de estas guitarras ayude a ClientEarth en su causa a usar la ley para lograr un cambio real. Necesitamos un mundo civilizado que continúe para todos nuestros nietos y más allá, en el que se puedan tocar estas guitarras y cantar canciones”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *