Disco Inmortal: “10.000 Days”-Tool (2006)

Disco Inmortal: “10.000 Days”-Tool (2006)

Evolución, revelación astral, abrir el tercer ojo, conectar con tu luz, mirar con diferente perspectiva el comportamiento del ser y la vida, es un ciclo que pretende mostrarte el significado de la misma ¿Por qué estás aquí? ¿Cuál es tu misión en la tierra? Juegan de nuevo con los números, 10.000 días simbolizan el inicio y deceso de algo aún no entendido. La luz astral que nos configura y nos guiará al siguiente paso ¿Serás capaz de superar el ciclo de Saturno?

El titulo se relaciona con el llamado ciclo de “Saturno”, los 10.000 días o 27 años equivalen a lo que tarda el período orbital de Saturno, aunque específicamente son 10,759.  Este tiene un significado filosófico y espiritual, Maynard en el trasfondo del álbum expresó:

A los 28 o 29 años es cuando se presenta la oportunidad de transformar en cualesquiera que sean tus expectativas, dejar que la luz del conocimiento y la experiencia aligere tu carga, dejar ir viejos patrones y aceptar una nueva vida.

Es como la historia de Noé, y la panza de la ballena, te hundes o nadas en este punto, mucha gente no lo logró, Hendrix no lo hizo, Janis Joplin tampoco, John Bonham no lo logró, Kurt Cobain no pasó su regreso de Saturno.

Maynard comenta que al pasar su ciclo de Saturno entendió que su deber era compartir este camino y ayudar a la gente a poder pasar este umbral.

Mucho tiempo ha transcurrido desde el último álbum de los norteamericanos Tool, lanzado el 2 de mayo de 2006. Recientemente Tool ha estado en boca de todos, primero por afirmar el lanzamiento de un nuevo material después de 13 años y en segunda estancia por su incursión en plataformas de streaming, incluso llegando a ser trending topic en Twitter, pero ¿Qué tanto ha pasado en este lapso de tiempo desde el lanzamiento de 10,000 Days?

Imagina esto: Facebook apenas iniciaba a expandirse en diferentes universidades con menos de un millón de usuarios, no existían los smartphones, para los que les gusta el futbol hemos tenido 4 diferentes campeones del mundo (Italia, España Alemania, Francia), Messi debutó en el Barcelona (2006), Chile ganó dos Copas América, se eligió al Primer Papa latinoamericano (Francisco), Donald Trump tomó la presidencia de los EUA, Mike Portnoy dejó Dream Theater y la banda lanzó 7 discos en este lapso, solo por mencionar algunos sucesos. El mundo ha cambiado radicalmente, es difícil imaginarnos un mundo  sin conexión a internet, todo este recuento es una manera de poner en contexto la larga y de verdad larga espera de los fanáticos de Tool y del prog en general para escuchar música nueva de este cuarteto especial.

Iniciamos con un total y majestuoso clásico, Vicarious es la pieza con la que arranca el álbum, nos encontramos con la guitarra y el bajo en 5/4 y en diferentes tonalidades lo cual da ese efecto de desfase, cuando se incluye la batería y la voz del señor Maynard tu cabeza debe de explotar en emociones, apreciamos los característicos juegos métricos, es un rompecabezas rítmico exquisito y rompe mentes, los cambios son voraces, mortales, no te dan tiempo ni de hacer air drumming. Del minuto 3:30 a 4:50 cuando llegamos a la parte más sinuosa de este rompecabezas, nos terminan de volar la cabeza, su dominio de los tiempos, las sincopas y los obligados utilizados son de calidad Tool al 100%.  La letra es un espejo de una realidad del momento y que al día de hoy se ha acrecentado con la incursión avasallante de las redes sociales, Maynard expone el gusto y la insensibilidad de la sociedad ante el bombardeo de noticas de muerte y sangre; el consumo de notas rojas nos encamina a un estado insensible, el estribillo lo expresa claramente además de introducirnos en un posicionamiento egoísta al pensar que es mejor que te suceda a tí que a mí.

We all feed on tragedy

It’s like blood to a vampire

Vicariously I, live while the whole world dies

Much better you than I

Jambi continúa el revuelo creado en Vicarious, sigue con la sinergia intensa, el riff principal toma influencia de Meshuggah; el haber tocado juntos en previos tours derivó en una influencia mutua como lo mencionó el guitarrista Adam Jones en una entrevista, aunque nunca fue intencional, simplemente al componer el riff salió de un “momento Meshuggah”. Aquí también es característico el solo de Jones ya que utiliza el llamado Talk box para desarrollarlo, esta sí fue una decisión consciente, siempre tuvo la idea de usar el Talk box pero no encontraba el momento adecuado, al componer Jambi pensó este es “el momento” e inclusive contactó a Joe Walsh guitarrista de The Eagles, quien le dio consejos para manejarlo. Como punto aparte y hablando de este solo de guitarra, anterior a este el breakdown es jodidamente ruidoso y headbangero.

Wings for Marie es un tema que encapsula mucho la esencia de 10,000 Days quizás el disco más atmosférico y psicodélico de la banda, la canción dividida en dos partes es un tributo a la madre Maynard quién recientemente había fallecido, el álbum toma de ahí su nombre ya que los diez mil días referencian el momento en que su madre Judith Marie sufrió un aneurisma cerebral paralizante hasta el momento de su muerte.

Las letras reflejan la gratitud que le tiene Maynard a su madre y postula el amor incondicional así como el momento de su partida y su posterior llegada al Zion (El monte donde está la fortaleza que David construyó), como es de esperarse el tema espiritual está presente y la música expone en sus movimientos este sentir; es de un perfil mayormente atmosférico que en la primera parte nos mantiene relajados, se muestra la maestría en la producción mientras cada instrumento se suma a la ecuación musical que va aumentando la vibra, tal y como un mantra, la guitarra nos induce con un arpegio que se panea en tus oídos, se hace hipnótico, en tanto el bajo es sutil y toca el perfecto acompañamiento. Si bien la segunda parte mantiene esta atmósfera, llegamos a un momento climático que perfila Maynard con su voz, se rompe la espiritualidad y llegamos a los riffs sólidos pesados, la explosión en la batería es fantástica, la densidad mostrada antes ahora se detona en furia y aquello nos regresa al inicio para cerrar el ciclo.

Es majestuosa y muy emotiva, cautivan al oyente en un trance que fluye por tu ser, proyecta esa luz que los seres humanos somos y lo refleja con la figura de su madre, su madre se ganó el cielo y obtuvo sus alas.

Got lemon juice up in your eye

When you pissed all over my black kettle

You must have been high high

You must have been high high

Who are you to wave your finger?

The pot es extravagancia lírica, una de las letras más confusas e histriónicas de la banda, aunque Maynard es conocido por su brillante y poca ortodoxa escritura, es un hecho que en este momento se voló la peluca, sin embargo todo tiene sentido al analizarlo, recurre a utilizar la jerga o el vocabulario coloquial americano, muchas frases y el mismo título están dotados de doble sentido y metáforas. Iniciando con “The Pot” término utilizado para hablar de la mariguana, empleado en la frase Pot calling the kettle black tiene un sentido de hipocresía, traducido al español es similar a la frase “Dijo la sartén a la caldera, Quítate allá ojinegra. Mientras que la frase you must have been so high simboliza a alguien en drogas, es una referencia a quienes en uso del poder se sienten encima de los demás, en pocas palabras trata de la doble moral en la gente.

Musicalmente es asombrosa y una de las favoritas de los fans, a los 3:45 minutos, Justin Chancellor toca un solo de bajo que prácticamente suena a una guitarra, esto lo hizo con efectos como el delay, wah-wah, fuzz y el whammy. Los riffs y la voz irreverente le dan la personalidad que nos cautiva.

Rosseta Stoned es de corte industrial a primeras oídas, los riffs y la voz de Maynard tienen esa influencia alternativa, pero mientras avanza el sello de casa aparece, muestran esos juegos métricos que identifican a Tool. Pasan de tiempos lentos a rápidos y la sección instrumental es una locura polirítmica, Danny Carey muestra su mejor sentido de la percusión, una ida y regreso de percusiones sesgadas por el denso bajo, en su totalidad el track está estructurado con las siguientes métricas   4/4, 5/8, 5/4, 11/8, 3/4 y 6/4. Las letras expresan el encuentro de un hombre con aliens pero de una forma espiritual. Aunado a esto la canción se caracteriza por un lenguaje explicito el cual fue criticado en su momento, en recientes días en redes sociales se viralizo la invasión del Área 51, la cual es mencionada aquí, así que puede ser una buena canción para el momento.

Enseguida nos encontramos con dos tracks de interludio que son experimentaciones y de corte atmosférico Lipan Conjuring” y “Lost Keys (Blame Hofmann)”, esta última contiene una conversación que sucede y se relaciona con Rosseta Stoned entre un paciente, una enfermera y un doctor.

Right in two recrea un mundo etéreo, es de una cadencia lenta y disfrutable, de nuevo son dominantes las percusiones de Carey, la utilización no solo de la batería clásica sino de nuevos sonidos como timbales, bongos e incluso percusiones electrónicas son relevantes en muchas canciones y esta es un gran ejemplo. El desarrollo ecléctico converge en un punto furioso de riffs monstruosos y de bastardos fills de batería.

La letra manifiesta la dualidad del ser humano, lo bueno y lo malo, y critica la volatilidad de nuestras acciones, por tan poco peleamos, viciados por la avaricia y el poder sin ayudar a los demás.

Viginti Tres cierra el álbum, son 5 minutos de sonidos y experimentaciones sin iguales, recrean un poco esa vibra floydiana de Echos, evocan un terror innombrable, los paneos de los sonidos en tus oídos construyen en tu mente una escena terrorífica y a la vez cautivante, y así de la manera que menos esperabas Tool te da un susto y clausura un disco épico lleno de sonidos experimentales, de mantras, de letras sentimentales y concienzudas, de pasajes matemáticos y orbitas pesadas.

Un largo trecho desde su lanzamiento, decir en pleno 2019 que 10,000 days es el último ha causado mucho dolor e incertidumbre entre los fans, dolor en el sentido de no poder tener más material nuevo que disfrutar, lo que parecía una ya broma clásica de cada año, se ha vuelto realidad con Fear Inoculum, la espera no duró diez mil días sin embargo así nos pareció.

Lateralus quizás sigue en la cúspide de su carrera, pero 10, 000 days embarca una etapa de exploración y reafirmación de su estilo retorcido matemático, quedará en los anales de la historia de la música y de la banda por motivos propios de contenido y sin duda por el lapso entre lanzamiento de álbumes.

Por Moisés González

Vía Nación Progresiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *