Disco Inmortal: Beastie Boys – Ill Communication (1994)

Disco Inmortal: Beastie Boys – Ill Communication (1994)

Beastie Boys durante finales de los ochenta y principios de los noventa ya había dado sus primeros golpes directos con placas como “Check Your Head” o “Paul’s Boutique”, y daban claros indicios que buenas cosas estaban surgiendo de esas tres mentes melómanas, mentes que empezaban a componer canciones como una máquina, sobretodo en este período, pero claro está que su gran obra clave surgió en 1994 con este ecléctico “Ill Communication”.

El disco representa lo que realmente era la esencia de Beastie Boys: tres tipos con influencias realmente diversas y que en esta etapa quisieron orientar su música hacia otro nivel. Si bien la banda de Brooklyn surgió del extracto mismo de la cuna del hardcore y punk neoyorkino, su interés musical-principalmente direccionado por el hip-hop y por otras tendencias más clásicas- se vio notado con todas sus letras en esta gran placa.

Y no dejaron su sonido de origen de lado, la estridencia de las guitarras y ese factor visceral de los Beastie Boys de sus primeros pasos no fueron desconocidos para nada en este álbum, ejemplos claros como ‘Tough Guy’ o ‘Heart Attack Man’, dos bombazos en el rostro de pura furia hardcore. No es raro que hasta el día de hoy sean absolutamente respetados en la escena tanto rapera como hardcore, los propios Bad Brains o Henry Rollins (Black Flag) o también de la vereda del hip hop personajes como Grand Master Flash  los sindican como pioneros en cada estilo, y es que esa fue su gran virtud: se metieron con diversas tendencias musicales y en cada una lo hicieron bien, en algunos casos hasta reinventando el estilo o proporcionando una nueva cara gracias a su habilidad en la fusión.

La cantidad de recursos instrumentales de este álbum además emanaron como nunca, afianzadas en sus magistrales sampleos, que iban desde sonidos de flautas, inclusiones de piezas de un sinnúmero de otras canciones, mezclados con la ejecución de teclados, órganos, tambores, maracas, y hasta violines que se incluyeron dentro de todo este abanico de influencias, que obtuvieron claramente buenos dividendos y que lograron sacarle el máximo provecho a cada canción.

La entrada con ‘Sure Shot’ (como bien su nombre lo dice), es el  el primer disparo certero del álbum, los samples de su inicio incluyen los recordados ya sonidos de una flauta y de un perro, y la experimentación queda patentada desde el comienzo, donde hacen una canción hip-hop con estructura de canción hardcore. En ‘Root Down’ la línea de bajo está marcando todo el tiempo, pero con un groove casi único, el funk y el soul tampoco quedan de lado en un tema que también brilla por las sólidas percusiones. ‘Get it Together’, inundada en sampleos, donde hasta algo de Grand Funk aparece, mantiene un ritmo constante donde todos cantan y aportan.

Los ritmos latinos también fueron parte de este gran disco: en ‘The Update’ o la genial e instrumental ‘Sabrosa’, donde a base de tambores y guitarras funky recrean uno de los más notables momentos del disco, en ‘Eugene’s Lament’, otra instrumental, algo de esta esencia también hay, pero en este caso con violines incluidos y donde la faceta más experimental aparece, o ‘Shambala’, otra instrumental con ritmos caribeños pero con un poco de mística india entremezclada. Es extraña, pero muy encendida al mismo tiempo. ‘Bodhisattva Vow’ recurre a lo mismo pero esta vez con los rapeos en distorsión por parte de los chicos bestia, y condimentada con una atmósfera más religiosa o tribal

Nuevamente tenemos los samples de flautas esta vez acompañados con el mejor trabajo de tornamesas en ‘Flute Loop’, por ejemplo, y en ‘Do it’ el invitado es el rapero y boxeador Biz Markie en un hip-hop muy denso y funk. En ‘Ricky’s Theme’ la influencia jazz con un rico trabajo de percusión son su fuerte y en el cierre el funk cadencioso de ‘Transitions’ sella esta obra maestra de notables multiinstrumentaciones.

Para el final quisimos dejar el punto aparte de esta gran obra: ‘Sabotage’, un tema que a estas alturas es un claro referente del rock noventero, todo un himno que es imposible dejar de escuchar, su agresividad es tremenda, prácticamente al escuchar sus primeros riffs de guitarra y la sólida intromisión con los gritos de Ad-Rock, dan ganas de saltar o tirarse encima de alguien, la entrada con los golpes a intervalos de la batería en una caja que suena potentísima declaran una especie de guerra. Una bomba sónica que ni siquiera podríamos denominarla dentro del espectro hardcore, es realmente única, el sonido algo crudo de su bajo electrificado y distorsionado por mil también es predominante. Sin duda es EL tema de los Beastie Boys, complementado con un tremendo videoclip dirigido por Spike Jonze aludiendo a series de espionaje vintage y además una canción de provocaba el momento claro y esperado para dar rienda suelta al stage diving y al mosh en sus conciertos.


Los Beastie con “Ill Communication” y su variedad estilística rompieron esquemas, por otro lado les dio el paso a la total masividad, sin embargo de alguna forma queda claro que fue su última gran obra maestra, hoy en día, pese a que la banda no deja de sonar en las radios (a pesar de la muy sentida muerte de MCA ), después de “Ill Communication” no fue mucho más interesante lo que nos pudo ofrecer el sorprendentte trio, quizá si echamos mano a discos anteriores de la banda se pueden encontrar mejores cosas, aunque también todo ha sido parte del proceso evolutivo y de toda la música que inspira a estos grandes, quienes poseen una carrera dotada de discos con capacidades musicales fuera de serie, pero que indudablemente centra gran parte de su poder en este imprescindible e inmortal “Ill Communication”.

Te dejamos como bonus esta tremenda performance de “Sabotage” en vivo y el reciente documental sobre el disco:

Por Patricio Avendaño R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *