Disco Inmortal: Corrosion of Conformity – Deliverance (1994)

Disco Inmortal: Corrosion of Conformity – Deliverance (1994)

En 1994 mientras las mitad de bandas rockeras/alternativas  se preocupaban de impregnar en su sonido la matiz del grunge como arma de persuasión para vender su música en los altos rankings y para la cadena de música MTV, un grupo de cuatro sujetos amantes del sonido heredado de Black Sabbath y del thrash/hardcore –de hecho son pioneros del estilo- fraguó un disco que bien supo desmarcarse de la oleada de bandas mencionadas, destacando por  un sonido más emparentado al de  los 70’ en la vena de Black Sabbath, Thin Lizzy y Blue oyster cult, Corrosion of Conformity se las ingenió para diferenciarse de la media con elementos que hicieron al rock inmortal en la década dorada del género.

Contextualizando a Deliverance ya en 1991 Corrosion Of Conformity  mutó  su sonido a un metal más cercano al Groove que al speed/core que cultivaron en sus obras más primigenias Animosity (1985) y Technocracy (1987) pues en Blind la banda -en ese entonces liderada- por los eternos Woody Weatherman  y Reed Mullin  dio muestras de cómo cambiaba el metal –quizá hay parecido al material más pesado de los primeros Soundgarden-  pero los de California tenían la ventaja de contar como nuevo integrante con un guitarrista que se transformaría en su  voz principal, Pepper Kennan y su inconfundible acento dieron vida a unos de los clásicos de COC con  ‘Vote with a Bullet´y quizá fue el condicionante que terminó por darle la función de voz en el siguiente disco.

‘Heaven’s not overflowing’  disipa cualquier duda y confirma que el cambio fue positivo, las guitarras toman un color y sonido altamente influenciado por Iommy y su obra, pero que COC y Keenan hacen propio y fluye como un sonido que muchos quisieron imitar. ‘Albatross’ es aún más lenta y el ripio del doom se filtra en la nueva entrega de 1994. ‘Clean my wounds’ es derechamente un intento por demostrar que canciones fáciles y cantables las puede componer la casta metálica sin dificultades, un riff inolvidable y pegajoso adoba y sostiene una gran canción.

‘Without wings’ en su tono melancólico se convierte en el puente necesario para sostener la  pesadez de ‘Broken  Man’, donde Keenan de nuevo muestra sus credenciales como la voz ideal de la nueva etapa de COC. ‘Señor Limpio’ le devuelve la dinámica al álbum con un coro de nuevo recordable y la influencia de Thin Lizzy y sus melodías viven en Deliverance como más que un simple huésped. ‘Mano de Mono’ retoma los bríos solemnes y antecede a una de las piezas fundamentales del disco, la gran ‘Seven days’; que con su dulce melodía, pero  brumosa pesadez nos transporta a recordar por siempre el buen viaje que es sentir a Deliverance como un  álbum indispensable –hay una versión en youtube en vivo de COC  junto a James Hetfield (declarado fan de la banda) interpretando esta maravilla de 1996 en Oslo/Noruega.

‘My  Grain’ y ‘Deliverance’ alejan a COC del tedio que nos puede provocar la repetición de un esquema, y se desmarcan del resto con un ritmo a ratos Groove y funk que incendian la última parte del disco. ‘Shake like you’ muestra la experimentación en la voz de Keenan con efectos propios de las grabaciones del rock  alternativo de los 90’ –incluso recuerda a recursos que más tarde ocuparía Hetfield y su banda en Reload-  ‘No Shelter’ llama a la calma y nos sentamos para de nuevo asimilar el material bajo una sombra que  nos cobije de la tempestad, y es que la música de COC  tiene todo los matices que quieres obtener de un buen álbum de rock. ‘Pearls before swine’ cierra Deliverance de modo épico y desolador, con  seis minutos de fuerte experimentación y con Keenan desgarrándose la voz. Un disco irrepetible, dinámico y que no podía faltar en la colección de disco inmortal.

Por Nelson Silva A. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *