Disco Inmortal: Depeche Mode – Music for the Masses (1987)

Disco Inmortal: Depeche Mode – Music for the Masses (1987)

Los estadounidenses más que nadie habían tenido que sufrir diez años de reediciones de Toto… nosotros aparecimos en el momento adecuado”.  Lo anterior fue dicho por Martín Gore a principios de los 90 para, de una manera u otra, expresar la importancia del “Music For The Masses” como influencia para lo que fue la música norteamericana y mundial.

Los creadores de “Just Can’t Get Enought” se alejaron aún más de sus orígenes en el electro pop, pero, parecido a lo que sucedió con Black Generation, revitalizaron todo lo que seguiría después, tanto en su propia inspiración como en la música dance y el industrial de otras bandas. El sexto álbum de estudio de los ingleses golpea a la perfección con su increíble “Never Let Me Down Again”, escrita por Gore. “I’m taking a ride / With my best friend / I hope he never lets me down again” (“Voy a dar un paseo / con mi mejor amigo / Espero que nunca me defraude otra vez”), canta David Gahan en un estridente sonido que te manda a volar con el primer sonido.

Este sencillo fue el segundo del álbum, el tono oscuro y con matices de lo que realizó Killing Joke y unas cuantas adiciones al trabajo de The Cure lograron que esta canción se posicionara como una de las mejores obras de la agrupación oriunda de Basildon. La obra, incluso para los más acérrimos fanáticos de la banda resulta ser compleja por todo el juego de palabras que va creando a medida que avanzan los tronadores sintetizadores y guitarras. “Promises me I’m as safe as houses, as long as I remember who’s wearing the trousers, i hope he never lets me down again”( “Me prometió que estaría tan seguro como en casa, mientras recuerde quien lleva los pantalones, suponiendo que nunca vuelva a decepcionarme”), son parte de aquel extracto inconexo y lleno de confusiones, que hasta el día de hoy muchos se preguntan la exactitud de la composición de Gore.

“Strangelove” fue el tema que escogió la banda para promocionar el disco. El tema fue complejo de realizar por sus sonidos, donde Alan Wilder tuvo que ceder parte de su forma de trabajar para que el productor Daniel Miller pudiese darle nuevos bríos, pero sin dejar de lado la conducción de Wilder para que fuese su aporte lo más significativo de la producción. Anton Corbijn se encargó de uno de los videos y que fue un verdadero suceso en cuanto a la puesta en escena que desarrolló el célebre fotógrafo.

Las canciones que componen el trabajo tienen un hilo conductor muy interesante, pues hacen que el LP mantenga el ritmo sin decaer entre sus sonidos. “Little 15” es una de las mejores expresiones del minimalismo que desarrolló la obra de Wilder para adornar las letras de Gore. Es una canción depurada en todo sentido de la palabra y que los llevó a presentarla como single, pero solo en Europa, lo cual no fue muy bien aceptado por el mercado imperante. “Behind the Wheel” tiene unos ritmos muy específicos, sin que ninguno destaque pero siendo desde su introducción una pieza formidable de la esencia minimalista, pero agregando unos toques muy elocuentes de rock. Las leyendas acerca de esta canción es variada y jocosa, pero muchos se preguntan ¿sabe manejar Martín Gore?

El trabajo que dura un poco más de 44 minutos, publicado el 28 de septiembre de 1987 y producido por los propios DM junto a David Bascombe marcó un antes y un después de la banda en Estados Unidos. Fue el LP que marcó un cierto preámbulo para lo que sería su exitoso “Violator” y dejarían de ser mirados como una “banda de niños vestidos de rosa”, como los describió Neil Tennant de los Pet Shop Boys para pasar a ser unos íconos vanguardistas de la música.

Está bien ser más una banda de culto que un grupo de muchos éxitos”, se refirió Gore en una entrevista con el Record Mirror acerca del nombre del disco y sus canciones, dejando un cierto halo de selectividad para sus fanáticos que apreciaron el trabajo. En la página nueve del libro del mismo LP se aprecia la frase “spreading the news around the world” (“difundiendo las noticias alrededor del mundo”). Un sarcasmo, un juego de palabras o simplemente unos mensajeros de la vanguardia. Tómelo como quiera. Depeche, en este disco, fue un juego de contrastes y matices ordenados casi a la perfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *