Disco Inmortal: INXS – Kick (1987)

Disco Inmortal: INXS – Kick (1987)

Más de 100 semanas en los primeros lugares de los rankings de Inglaterra y de Estados Unidos. Ocho millones de discos vendidos. Euforia colectiva. Ya llevaban hartos años en el circuito musical y pese a que muchas de las bandas más grandes del planeta los reconocen con sus primeros dos discos, a INXS les llegó la fama cuando ya estaban con un poco más de una década de vida. Habían experimentado desde el post punk de sus inicios hasta los sonidos más pop, sin dejar de lado el rock y las guitarras tan características de sus sonidos para dar vida a “Kick”, su sexto álbum de estudio, sucediendo a “Listen Like Thieves” de 1985.

Michael Hutchence y compañía compusieron prácticamente un grandes éxitos de la banda, pues este LP contiene por lejos, las mayores composiciones de los oriundos de Nueva Gales del Sur. Andrew Farris junto al frontman escribieron varias canciones pensando en que fueran solo hits. No se equivocaron. “Live baby live / Now that the day is over / I gotta new sensation / In perfect moments / Well so impossible to refuse” (“Vive nena vive / Ahora que el día termino / Tengo una nueva sensación / En momentos perfectos / Imposibles de negar”) rezan las primeras estrofas de “New Sensation”. Una guitarra pegadiza aprovechado por todo el sexteto para hacer de las suyas, con saxofón, teclado, entre otras, en esta composición que se practicó varias veces en el Sydney Opera House para dar con ese sonido que los elevó a otra categoría. Entraron de lleno a pelear palmo a palmo con U2.

Esperando un taxi en el aeropuerto para partir a Hong Kong nació “Need You Tonight”. El guitarrista Andrew Farriss coguionista de gran parte de los éxitos de los australianos, mencionó que fue en ese momento de aguardo cuando se concibió este sencillo, que debe tener los cinco segundos de guitarra más reconocidos de los 80’, junto a un bajo pegadizo, acompañado con una caja de ritmos grabada a través de una Roland 707 por parte de Jonathan ‘Jon’ Farris, que ayuda bastante para recordar este súper hit. Además, posee el susurro y una melodía vocal por Hutchence atractiva y erótica verbalizado en su lírica: “So slide over here / And give me a moment / Your moves are so raw / I’ve got to let you know / I’ve got to let you know /You’re one of my kind” (“Entonces deslízate hacia aquí / Y dame un momento / Tus movimientos son tan salvajes / Tengo que dejarte saber / Tengo que dejarte saber / Que eres una de mi tipo”).

El murmullo en “Devil Inside” con esa vertiginosa guitarra de Farris, que la hace a la vez misteriosa, es uno de los puntos “G” de este trabajo. Este single, catapultó a la banda a estar en los primeros lugares en Estados Unidos, ya que su halo de sensualidad mezclado con maldad sintetiza las máximas de la banda. Cada hombre y mujer “tiene un diablo adentro”, nos advierte Michael, mientras que la banda va marcando el compás de su vocalista para que vaya sembrando todo ese siniestro erotismo, al más puro estilo de Mick Jagger y los Stones.

En “Never Tear Us Apart” nos regocijamos en una sensual balada que de inmediato nos transporta al frío europeo de la ciudad de Praga. Personal y romántica, esas son las dos palabras que definen esta canción escrita por Hutchence que debe ser una de las más reconocidas por las generaciones que nacieron después de la mitad de los 80’ y que fue compuesta para ser tocada al ritmo del rockabilly más puro de mitad del siglo pasado y no al de los violines tan peculiares y el genial saxofón de Kirky Pengilly que finalmente estamparon su sello. Sin duda, ha sido uno de los mayores hits  y más transversales de la banda, pues desde Joe Cocker hasta Natalie Imbruglia hicieron sus versiones de este clásico de “In Excess”. Excelso himno.

“All veils and misty / Streets of blue / Almond looks / That chill divine / Some silken moment / Goes on forever / And we’re leaving broken hearts behind” (“Todo velado y neblinoso / Calles azuladas / El almendro luce / ese divino escalofrío / Algún sedoso momento / Continúa por siempre / Y vamos dejando corazones rotos detrás”), comienza recitando Hutchence mediante el piano de Andrew para ir sellando un álbum redondo. Este debe ser el track más sorpresivo del trabajo, pues aquí sale un poco de la línea de un single masivo, pero sobresale la voz del “hombre con mucha suerte”, como tildaban por esos años a Michael. El álbum cumple a cabalidad lo que se prometieron de un principio: cada track debe ser un éxito y de este LP salieron cinco que son mundialmente reconocidos y que han sido ocupados tanto en películas como en comerciales de diferente índole. Incluso Beck, décadas después, realizó una sesión para grabar íntegramente “Kick “junto a su Record Club.

Las letras son cautivadoras y sensuales. Juegan al límite de lo establecido por esos años y no escatiman sacar lo mejor de cada uno para darle su toque dominante. “Te necesito esta noche, porque no voy a dormir”, dijeron sus fans cuando este disco salió y por el cual Atlantic Records no quería dar un solo peso, al principio, debido a que sus tracks no eran tan vendibles en las radios (parece que no le habían tomado tanta atención a “Need You Tonight”). Bajo la supervisión del ingeniero de The Beatles, Chris Thomas, INXS realizó uno de sus mejores trabajos tanto en letras como en composición, convirtiendo a los australianos en un producto que llenó recintos en todo el mundo, hizo derramar sensualidad en las discotecas, fue un gran oponente para U2 con su “Joshua Tree” y sus  videos eran efectivos para MTV. El diablo mismo se inculcó en este larga duración y Hutchence fue su personificación: “It’s hard to believe we need a place called hell” (“Es difícil de creer que necesitamos un lugar llamado infierno”).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *