Disco Inmortal: Patti Smith – Horses (1975)

Disco Inmortal: Patti Smith – Horses (1975)

No queda ninguna duda que Patti Smith la rompió con su debut, la increíble manera que tuvo de tratar la contracultura con la más delirante poesía es notable y “Horses” es una obra llena de todo aquello. Al mismo tiempo se declaró antifeminista (aunque lo estaba siendo filosóficamente hablando) y es sólo cosa de ver la portada de este disco para dar cuenta de aquello, representada con una vestimenta totalmente masculina desafiando la estética femenina y la consigna de que las mujeres rockstars debían mostrar sus atributos físicos para sobresalir.

Musicalmente sabemos que Patti Smith odió las clasificaciones, lo que queda por decir entonces es que no hubo tal fuerza en un concepto como el de ella, en ese tiempo se decía que “era una mujer con testículos”. La fuerza desgarradora de su poesía mezclada con influencias claras del rock clásico a lo The Doors o Van Morrison era simplemente brutal.

Pero claro, no demoró mucho en convertirse en mujer ícono punk, la fuerza de la que hablábamos quedó plasmada en la historia y generación tras generación en ese inmenso despliegue de poder como ‘Gloria’, canción original de Van Morrison con letra reescrita con el transgresor verso “Jesús murió por los pecados de alguien/ pero no por los míos”, lo cual le valió el sitial dentro de todo tipo de polémicas que tuvo que enfrentar con mucha corajudez. Eran canciones largas, de corte épico incluso, pero llenas de animosidad contracultural, subversiva y con mensajes directos.

También se dio el lujo de versionar una oda punk como ‘My Generation’ de The Who y convertirla en un doble himno generacional. En ‘Free Money’ iguala y supera marcas impùestas por The Stooges, una canción que altera considerablemente su intensidad para volarte la cabeza en su punto más alzado.

Las referencias al poeta de la generación maldita francesa Arthur Rimbaud claras en la trilogía”Land: Horses / Land of a Thousand Dances / La Mer (De)” que suena casi como un homenaje a su ídolo. Las colaboraciones tanto de Allen Lanier de la banda de rock sicodélico Blue Oyster Cult como la de Tom Verlaine de Television nos demuestran como el énfasis de este disco está orientado en una especie de cruza perfecta del rock clásico y el punk; que estaba en pleno levantamiento por esos años en los circuitos neoyorkinos como el mítico local CBGB, cuna y precursor de todo el movimiento punk setentero y ochentero americano.

La sutil ‘Redondo Beach’, un reggae muy en la onda de lo que hacía The Clash y exploraciones jazzísticas como en ‘Birdland’ complementaban con matices musicales muy distintos esta obra de culto. Sin duda el punto de partida de un proto-punk muy fino, seductor, pero lleno de rabia y donde Patti Smith se encumbra en el movimiento como una mujer llena de intelecto, entereza y fuerza, y que tan sólo iba a ser el arranque de su gran obra que no culmina incluso hasta el día de hoy, donde mucho del rock actual tiene como espejo a esta gran ídola de siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *