Disco Inmortal: Nine Inch Nails – Pretty Hate Machine (1989)

Disco Inmortal: Nine Inch Nails – Pretty Hate Machine (1989)

Entrar en el mundo de Pretty Hate Machine por primera vez es toda una experiencia. El disco es una especie de bote a la deriva en que te mueves por mares tranquilos, seductores, amigables y conocidos, aunque en otros se adentra en un caos rotundo, en una violenta marea llena de letras oscuras y existenciales, de alguna forma empezando a tantear la autodestructiva primera etapa de su líder indiscutido Trent Reznor.

Hay muchos elementos aquí que, incluso 20 años después, todavía aparecen en la producción musical de Reznor hoy en día. Su habilidad para componer canciones oscuras, pero al miso tiempo contagiosas, se puede ver desde su infancia sobre todo en aquel incombustible “Head Like a Hole”, un tema que llegó a última hora a su producción, y definitivamente se nota, siendo, con mucho, la pista más agresiva aquí presente. La voz de Reznor coincide de manera excelente con los versos maliciosos y desgarradores, impulsados ​​por la batería y el bajo, que finalmente estallan en un coro cáusticamente enojado, mientras Reznor grita una de las líneas más icónicas de la banda ( “Head like a hole black as your soul/I’d rather die than give you control/ “Cabeza como un agujero/negra como tu alma/Preferiría morir / Que darte el control”).

Es un comienzo fuerte, poderoso, el primer track del primer álbum de NIN es potencia pura, como sentenciando su historia y es seguido inmediatamente por “Terrible Lie”, igualmente grandilocuente, aunque significativamente más espaciosa y donde los synthes y toda esa mirada al new wave ochentero e influencias de adolescencia aparecen. Su tema de elección para seguir adentrándote es bastante interesante, ya que Reznor tiene un cara a cara con “el todopoderoso”, Dios mismo. La canción es refrescante y espaciosa, pero las preguntas tranquilas y complacientes de Reznor al “Señor” contrastan fuertemente con una compleja melodía de coro que hace lo contrario de lo que acabábamos de escuchar en “Head Like a Hole”. Ambas pistas se convertirían en elementos básicos de las presentaciones en vivo de la banda mucho más allá de las otras canciones del álbum, y es grato y comprensible, con un antecedente más que notable, más aún después cuando brillaron de forma elocuente en su show en Woodstock ’94, hito en su carrera.

Tanto en la instrumentación como en las letras presentes, el álbum comienza a volverse bastante personal a partir de este momento. “Down in It” es una canción mezclada increíblemente con un pesado ruido de sintetizador cargado de rabia, ya que Reznor ofrece líneas en lo que solo puede describir como rapeo límite (algo que volvería a usar en el futuro). Es una elección extraña de entrega, pero funciona, y la canción es, con mucho, una de las pistas más pegadizas, seguida de “Santified”, de ritmo más lento, que cuenta una historia de enamoramiento más demoníaco.

El álbum también presenta lo que se convertiría en otro elemento básico de los trabajos futuros de NIN, al menos una canción triste y de ritmo lento, aletargada pero potentísima en el alma: “Something I Can Never Have”, la pista hace un buen trabajo emulando un sentimiento de pérdida, mientras Reznor canta tranquilamente sobre una melodía de piano igualmente tímida y un ritmo industrial de fondo. Hay un Reznor algo inocente en las letras, pero claramente quiere echar apara afuera cosas muy íntimas, por lo que podemos apreciar en su absoluta honestidad. Reznor no está interesado en ocultar nada, y este tema lo ilustra bastante bien. Las pistas “Kinda I Want To” y “Sin” son dos canciones maravillosamente oscuras y bailables, y la primera nos mostraba a Reznor incluso probando sus propias pistas (en este caso, “Down in It”, jugando con ella) para crear un puente de guitarra extrañamente atmosférico. En tanto “Sin” presenta ritmos industriales pesados ​​a lo largo de su tiempo de ejecución de 4 minutos y una gama variada de efectos de sonido utilizados para construir su instrumental complejo, pero adictivo.

Reznor toca la sexualidad y, sorprendentemente, actos pseudo pecaminosos en ambas pistas, y con “Ringfinger” probablemente tenga el outro más débil en cualquier álbum de NIN, sintiéndose menos como un outro y más como una pista que resultó ser el final del álbum. La línea de bajo en “The Only Time” definitivamente no pega con el atractivo y la euforia sexual que la pista podría haber tenido, pero esta inexperta forma de componer es adorable al mismo tiempo, al igual que líneas como “Pon mis manos en el cielo y el sol y la luna y las estrellas / Mientras el diablo quiere follarme en la parte trasera de su coche”). Sin duda una letra tan absurda como voladora de cabeza.

Hay mucho que apreciar en este disco. Suena bien y fue extraordinariamente innovador para la época, es bastante creativo y logra ser un poco oscuro y a la vez fácil de cantar, suena muy pop en muchas de sus pasadas . Los instrumentales están maravillosamente bien elaborados, con una gran atención al detalle que hace que las reproducciones a través de los años sean aún más interesantes, ya que los detalles adicionales llegan más y más, incluso pasados sus 30 años. Es un vistazo a Reznor en su forma más primitiva, elaborando los orígenes de lo que luego se convertiría en uno de los más importantes compositores del rock y de la electrónica, por cierto, llevándola a niveles que ningún ser humano pudo: a la visceralidad, la emoción desgarradora y la profundidad que cada día es más necesaria en la música.

Por Patricio Avendaño R.