Disco Inmortal: Red Hot Chili Peppers – Mother’s Milk (1989)

Disco Inmortal: Red Hot Chili Peppers – Mother’s Milk (1989)

“The Uplift Mofo Party Plan” era el álbum que los hizo recorrer Estados Unidos y parte de Europa por algunos meses, dándole a los Red Hot el punto de partida para dar a conocer su música y obra. Sin embargo, las drogas que eran el convidado de piedra en la vida de sus protagonistas seguía siendo un actor relevante en la carrera artística de Anthony Kiedis y de Hillel Slovak, siendo este último víctima fatal del consumo de heroína un 25 de junio del 88’. El guitarrista tenía 25 años y una carrera que, a pesar de ser bastante inestable, prometía. Golpe duro para la banda, pero que les daría un fuerte remezón para seguir.

La muerte de Slovak significó una gran pérdida para los Peppers y se sumó la partida de otro miembro como fue la del baterista Jack Irons. D.H. Peligro, percusionista de los míticos Dead Kennedys estuvo en algunas sesiones de lo que sería el próximo LP de los californianos, pero no encajó en el estilo, dándole la posibilidad de entrar a un “alto” y “larguirucho” Chad Smith para convertirse en amo y señor de la batería. “Cuando entró a la audición, su estilo era absolutamente ridículo, pero cuando se sentó y comenzó a tocar la batería, nos echamos a reír histéricamente y sin control por 20 minutos… sabíamos que era una buena señal, así que lo contratamos”, confidenció Anthony.

No obstante, el cupo que dejó Slovak y su legado era bastante complejo de cubrir, pero un joven John Frusciante haría su ingreso para poner su sello para que los creadores de “Fight Like a Brave” siguieran adelante con un proyecto que se convertiría en una de las bandas más grandes de la música y el rock. “Cuando John entró a al grupo fue un regalo del Dios Musical de todo el universo, ya que era una persona con filosofía hacia la vida completamente única y llevaba practicando su guitarra desde los 10 años”, recordó Kiedis en una entrevista acerca de la impresión que le dio Frusciante agregando que “cuando Slovak murió, resultó ser más una pérdida personal que una para el grupo, ya que nunca se puede reemplazar a un amigo. John entró al grupo amoldándose de tal manera que acabó siendo el hombre perfecto para el grupo”.

Era hora de entrar a los estudios y la nueva formación estaba completa: Anthony sería su vocalista, Flea le daría rienda suelta a su bajo y aportaría con los instrumentos de viento, dejando en la batería a Chad. Michael Beinhorn fue el productor que estaría con la banda en Ocean Way e Image Studios de Hollywood para darle vida a un LP que contendría 13 canciones y que titularían “Mother’s Milk”, siendo publicado el 16 de agosto de 1989.

El álbum es dedicado a la memoria de Hillel y le regalan parte del arte del disco donde colocan una pintura que el guitarrista realizó de una mujer desnuda, repitiéndola en dos formatos; una a dos páginas y otro de solo una, pero con las letras de que iba dirigido a él. “Fire” es un cover a Jimi Hendrix y el cual fue grabado cuando Jack y Hillel todavía pertenecían a la banda. “Higher Ground” es otro homenaje que realizan los Peppers, pero al “niño prodigio” Stevie Wonder, una de las mayores influencias de la banda y de Flea, que demuestra toda su clase con el bajo en este sencillo.

“Knock Me Down” fue grabado en los estudios Hully Gully de Silver Lake y sin la presencia del productor Beinhorn, teniendo una particularidad: la voz de Frusciante destaca un poco más que la de Anthony y en el video se muestra a un protagonista muy parecido a Slovak en una casa decorada con algunos genios de la música como Jim Morrison y Jimmi Hendrix, entre otros. Esta canción fue ligeramente editada y tuvo algunos cortes con respecto a la original, la cual vio la luz años después en una versión de bonus tracks del mismo disco. En “Punk Rock Classic” destaca una parte en que los RHCP “samplean” el reconocido riff de Slash de “Sweet Child O’ Mine” de Guns N’ Roses y con “Pretty Little Ditty” fueron los mismos Red Hot los que vieron sampleado su estilo en la canción “Butterfly” de Crazy Town a principios de los 2000.

El disco es muy diferente a susa nteriores trabajos, donde la onda “roots” y funk se acentúan más, dándole realce a las trompetas de Flea, agregando otros instrumentos de viento a las composiciones que ayudarían a la sofisticación de los oriundos de Los Ángeles. Tanto Michael Balzary como Anthony Kiedis son fanáticos reconocidos mundialmente por su amor a la franquicia de básquetbol de los Lakers y es aquí donde le rinden un homenaje a uno de sus mayores ídolos denominando el cuarto track del disco simplemente “Magic  Johnson”. El haber elegido a uno de los mayores exponentes de la NBA de la década de los 80 y de los 90 no era tan solo un simple homenaje por su gran carrera sino que esto iba más allá, pues compartía una misma raíz con Kiedis, ya que ambos nacieron en Michigan, antes de establecerse por sus pasiones en Los Ángeles.

Los duros momentos que atravesó la banda californiana con la muerte de Slovak y la partida de Irons para realizar este disco le valieron una madurez e ir encontrando su rumbo en la música. Sin embargo, la muerte del guitarrista significó un golpe de cátedra para la agrupación, pues existió la motivación para seguir adelante y construir algo después de la destrucción de una parte fundamental del conjunto. “No hay un momento que pase y que no piense en Hillel, que no lo eche de menos. Hoy, él sigue siendo una buena parte de mí”, expresó Kiedis. “Estuvimos tanto tiempo juntos que siempre será una parte de la música que hacemos. Era un intérprete instrumental de todo lo que era Red Hot Chili Peppers y tendrá un imperecedero impacto en todo lo que hagamos”, finalizó el vocalista.